Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gran temporada de los equipos asturianos de balonmano en la Primera Nacional más apretada

Unión Financiera, Toscaf Atlética y Finetwork, separados por un punto, buscan los dos puestos de la fase de ascenso

Una acción del Finetwork Gijón-Unión Financiera Base Oviedo

Una acción del Finetwork Gijón-Unión Financiera Base Oviedo Ángel González

El grupo B tiene dos plazas para disputar la fase de ascenso y cuatro candidatos para meterse en ellos. Cuatro candidatos que mantienen intactas sus opciones, ya que los dos primeros, el Unión Financiera y el Cafés Toscaf, están empatados a 28 puntos, con solo uno de ventaja sobre el Soria y el Finetwork Gijón, tercero y cuarto, respectivamente. Una lucha en la que hay tres equipos asturianos peleando por dar un paso adelante en el balonmano nacional. Los otros dos equipos asturianos del grupo, el OCA Hotels Villa de Luanco y el Grupo IMQ, aunque alejados de esas dos primeras posiciones, están cumpliendo con creces sus objetivos.

La igualdad del grupo en el que están los equipos es tal que, de los seis que componen la Primera Nacional masculina, es el más apretado en la zona alta. Así, en el grupo A el Calvo Xiria saca cuatro puntos al segundo y siete al cuarto; en el C el Eibar supera al segundo en un solo punto, pero tiene seis de ventaja sobre el cuarto; en el D, el Sant Quirze tiene cinco puntos más que el segundo; en el E el Agustinos Alicante lleva una ventaja de siete puntos al segundo y, por último, en el F el primer clasificado es el Egido de Pinto, que tiene dos puntos más que el segundo y siete más que el cuarto.

El líder del grupo en el que están los asturianos es el Unión Financiera Base Oviedo, que tiene una plantilla con jugadores contrastados, con experiencia en la categoría y algunos incluso en Asobal, como Nacho Huerta, Ortega o Maxi Cancio, que viene de disputar el Mundial con la selección de Uruguay, aunque acaba de ser operado de un dedo, por lo que estará una buena temporada de baja. A ellos se suman jóvenes promesas del balonmano regional.

El Cafés Toscaf Atlética, por su parte, comenzó con problemas por los aplazamientos de partidos, pero en cuanto comenzó a encadenar duelos fue cogiendo carrerilla y ahora no hay quien los pare: llevan cuatro victorias y un empate en las cinco últimas jornadas. Con una plantilla muy joven, todo hace indicar que tiene una gran capacidad de crecimiento cara al futuro.

De estos cuatro equipos que se han convertido en aspirantes a disputar la fase de ascenso, el Finetwork Gijón es la mayor sorpresa de la temporada, ya que su plantilla está compuesta prácticamente en su totalidad por canteranos y por jugadores muy jóvenes: la media de edad no llega a los 20 años y, por lo tanto, se trata de un conjunto con poca experiencia en la categoría. Su principal virtud es el potencial ofensivo que están demostrando, con 524 goles en 18 partidos, lo que supone más de 30 por partido, guarismos solo superados por el Cafés Toscaf Atlética, que lleva 13 goles más.

El cuarto equipo en discordia es el Soria, otro club que como el Unión Financiera ha hecho una plantilla con el objetivo de ascender. Los castellanos atraviesan ahora un momento dulce, con 10 victorias consecutivas, siendo la mejor racha de todo el grupo. El equipo soriano se presenta como un rival muy complicado para los asturianos. Pero todavía queda mucho. Y es que a la Liga regular le quedan 12 jornadas, que se presumen apasionantes porque en ellas habrá duelos directos entre estos cuatro equipos en los que la emoción está garantizada.

Para el presidente del Finetwork Gijón, Juan de Álvaro, ellos se han colado en una pelea en la que no tenían previsto entrar: “Era bastante imprevisible esta igualdad, sobre el papel había tres equipos muy superiores al resto, Unión Financiera, Soria y Santoña, incluso diría que el de Oviedo el más superior de todos. Es cierto que todos los proyectos hay que rodarlos y que tienen gente nueva y la lógica todavía señala que pueden acabar arriba, pero no deja de ser sorprendente que nosotros estemos tan cerca de estos equipos. Lo cierto es que estamos jugando muy bien, pero no era de esperar que hubiera tanta igualdad a estas alturas”, añade.

De Álvaro tiene una explicación para que tres de estos cuatro equipos sean asturianos: “La realidad del balonmano masculino es la que es, hay 38 equipos entre Asobal y Plata y ninguno asturiano, pero jugadores sigue habiendo y con la actual crisis las condiciones que les pueden ofrecer fuera no les merece la pena salir de casa y al final, con la materia prima que tenemos y sin clubes en Asobal y Plata de la región, los clubes tienen acceso a muchos jugadores, que son los que está dando la calidad”.

Toni Malla, entrenador del Unión Financiera Base Oviedo, opina que “una vez se vayan desarrollando las jornadas, cuando se pase el mes de marzo, creo que se va a ir aclarando el tema de la clasificación. Ahora mismo la clasificación es ficticia, en cuatro o cinco jornadas más se va a ver más claro quién realmente va a luchar por esa fase de ascenso”.

En cuanto al estado en el que se encuentra su equipo, está cada vez más satisfecho con la versión que dan sus jugadores: “Nos falta dar nuestra mejor versión, pero cada vez estamos más cerca. El sábado pasado es cierto que jugamos con un equipo de la zona baja, pero se empezaron a ver cosas en ataque muy productivas; en defensa llevamos varios partidos que nos encontramos, trabajamos mucho más sobre la defensa y creo que cada vez estamos mejor”.

En cuanto a los rivales, Malla señala la clasificación para hablar de los candidatos al ascenso: “Se marca en la clasificación, Soria, Cafés Toscaf, Finetwork Gijón y nosotros somos los que vamos a luchar por esa fase de ascenso, luego hay otros cuatro o cinco equipos más que te pueden dar problemas”. Un camino con curvas que espera les lleve hasta la deseada fase de ascenso.

Compartir el artículo

stats