Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hockey sobre patines en Grado: La heroica lucha por la salvación de los dos Areces

El Ecopilas y el Pavitek tratan de salvar la categoría en un año en el que viajes en avión acaban siendo en furgoneta por el covid

La formación del Areces Ecopilas

La formación del Areces Ecopilas Luis Velasco

La pandemia ha hecho que el problema para los mejores equipos de hockey sobre patines de Asturias no sea cómo sufragar los gastos de viajar varios fines de semana a Cataluña, sino el de encontrar un vuelo para llegar hasta allí. Lo saben bien en el Areces, tanto el Ecopilas, que compite en la máxima categoría, la OK Liga Femenina, como en el Pavitek, que lo hace en la segunda masculina, la OK Liga Plata. El Pavitek ha tenido que hacer ya varios viajes en furgonetas porque ni tener los billetes de avión comprados les sirve para estar tranquilos dado que la escasez de viajeros lleva a que las cancelaciones estén a la orden del día.

Pero el club de Grado, cuyos dos equipos sénior aspiran a mantener la categoría en la que militan, ha tenido muchos más problemas causados por la pandemia. El coronavirus ha golpeado a la villa moscona con dureza y eso ha afectado a los equipos porque, además de tener algunos casos en la plantilla, han visto como se les cerraban las instalaciones y tenían que dejar de entrenar. Los dos equipos han tenido incluso que trasladarse a jugar fuera de la localidad.

David Miranda es el entrenador del Areces Pavitek, que ahora se encuentra en uno de sus mejores momentos de la temporada. Perdieron su último partido, ante el Manlleu, líder del grupo, pero antes sumaron dos victorias en dos días pertenecientes a dos jornadas que se tuvieron que aplazar: ante el Tordera (6-1) y ante el San Cugat (5-4), equipo que ocupaba el segundo puesto en la clasificación. Esas dos victorias se suman a la de la semana anterior por 3-6 ante el Liceo. Nueve puntos seguidos que les han devuelto la esperanza por salvar la categoría. En estos momentos tienen un margen de cuatro puntos con el descenso. “Se va a decidir al final en los duelos directos”, explica David Miranda.

La heroica lucha por la salvación de los dos Areces

La heroica lucha por la salvación de los dos Areces Luis Velasco

Las victorias logradas ahora son para el equipo de Grado un bálsamo tras un inicio de competición muy duro: “Llegamos a enero con dos puntos, ahora estamos en una mejor dinámica, también por el calendario porque nuestro inicio era más complicado por los rivales que nos tocaban”. Otro problema grave ha sido el de no poder disponer varias semanas de su pista, donde se sienten muy cómodos. “Nos ha afectado bastante porque tuvimos las instalaciones cerradas dos semanas, no pudimos entrenar y a la tercera tuvimos que ir a Mieres a entrenar y a jugar, por lo que estamos muy agradecidos. Hemos tenido también que adaptarnos a los horarios del toque de queda”, explica el técnico. Las cosas parece que están mejorando y poco a poco, además de volver a entrenar y jugar en casa, el público ha podido volver a ver sus partidos: “Es verdad que notamos que en nuestra pista competimos bien”.

En cuanto al problema de los viajes, David Miranda relata que ha sido una locura: “Es complicado porque tuvimos varios partidos que nos aplazaron a última hora, con el vuelo ya reservado, y luego está el problema de que no hay aviones y se cancelan vuelos porque no hay pasajeros. Esta temporada hemos tenido que viajar dos veces a Cataluña en furgoneta”. El tercero será para jugar el sábado, a las 18 horas, ante el San Just.

También está en un buen momento el Areces Ecopilas, de categoría femenina, que no pierde la esperanza de salvarse en la máxima categoría. Un objetivo que antes de la victoria la pasada jornada por 6-5 ante el Alcorcón parecía prácticamente imposible. Y es que el equipo de Grado está ya en la segunda fase, encuadrado en un grupo de ocho equipos de los que cinco descienden. Su entrenador, Álvaro Fernández-Vigil, tiene las cuentas hechas: “En teoría tenemos que ganar seis de los ocho partidos que nos quedan; bajan tantos porque quieren reducir equipos para la próxima temporada”.

Como le sucedió al equipo masculino, uno de los grandes problemas que han tenido ha sido el cierre de las instalaciones: “Nos pasamos tres semanas sin entrenar, tuvimos que jugar un partido en Pola de Lena con un entrenamiento nada más”. A pesar de todo, el equipo se mantiene firme en la lucha, sabedor de que tiene posibilidades de salvarse y consciente de que si no lo consiguen les tocará luchar la próxima temporada por volver a la elite. “Ya sabíamos que iba a ser complicado, ganamos el otro día, pero llevábamos desde septiembre sin ganar un partido”, explica el técnico. Además, más allá de lo que suceda, de que consigan o no salvarse, lo que sí que tienen claro es la importancia de la cantera: “El objetivo es que las jóvenes vayan entrando, tenemos a dos jugadores de 15 y 16 años que están jugando”, concluye el entrenador del equipo moscón.

Compartir el artículo

stats