Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Víctor Fernández-Miranda, reelegido presidente del Unión Popular de Langreo: “El objetivo es seguir bajando la deuda del club y consolidar al equipo en Segunda B”

“Hay días duros cuando el presupuesto no te alcanza o no te salen las cosas, pero el Unión es mi pasión”

Víctor Fernández-Miranda, a la izquierda, con Luis A. Canga, presidente de la comisión electoral del Unión Popular de Langreo. |

Víctor Fernández-Miranda, a la izquierda, con Luis A. Canga, presidente de la comisión electoral del Unión Popular de Langreo. | David Gato

Víctor Fernández-Miranda, langreano de 62 años, seguirá presidiendo el Unión Popular de Langreo cuatro años más después de ser reelegido ayer tras ser el único socio capaz de reunir los avales necesarios para ser precandidato (presentó 88 cuando el mínimo era 53 avales). Fernández-Miranda, que lleva ya siete años como presidente de la entidad, tiene claros cuáles son sus objetivos en este próximo mandato: “Estamos intentando consolidar al equipo en Segunda B (la próxima temporada cambiará su denominación) y seguir reduciendo la deuda histórica que arrastra el club desde hace 15 años; está estructurada y hay un acuerdo con el principal acreedor, la intención es dejarla casi liquidada en tres o cuatro años”.

La economía, más en estos tiempos, es una de las grandes luchas que debe afrontar el presidente de un club como el Unión Popular de Langreo. A pesar de todo, Fernández-Miranda trata de seguir evolucionando y haciendo cosas que mejoren el futuro de la entidad: “Vamos a hacer una obra en Ganzábal para poner luces Led, siempre con la colaboración del Ayuntamiento de Langreo. Hay que ir avanzado, lo que pasa es que no hay dinero para todo; son más de 30.000 euros de mantenimiento del campo, sacar un presupuesto para Segunda B y lo peor es que estos últimos años estábamos atrayendo a más gente y todo esto de la pandemia ha supuesto un parón enorme”.

Y es que, explica Víctor Fernández-Miranda, para ellos es “fundamental” lo que ingresan por socios y por taquilla: “Hemos perdido más de 200 socios, en la asamblea de septiembre la gente entendió que no se podía competir si bajábamos la cuota; pero se han perdido unos 25.000 euros en socios, tampoco tenemos el dinero de la taquilla y se hizo un esfuerzo para coger los bares del campo y no los hemos podido ni inaugurar”. El club se mantiene, explica el presidente, “por el apoyo social, los principales patrocinadores, que nos siguen ayudando; la subvención federativa y lo que hemos podido sacar por el traspaso de algún jugador”. Un esfuerzo que se ha visto recompensado por una temporada en la que el equipo ha logrado estar siempre en los puestos altos de la clasificación, aunque ahora, en la recta final, está todo muy apretado: “Puede pasar de todo, pero este equipo pelea con rivales que le superan ocho veces en presupuesto y que tienen a jugadores de Primera División”.

La razón por la que Víctor Fernández-Miranda sigue luchando por sacar adelante a este club no es otra que la “pasión”: “Hay días duros cuando el presupuesto no te alcanza o no te salen las cosas bien, pero el Unión es mi pasión, mi equipo del alma”.

Compartir el artículo

stats