Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chiqui de Paz inicia su cuenta atrás como entrenador: "Cuando acabe la temporada dejo el fútbol definitivamente"

"El Avilés es favorito", dice el técnico del San Martín del partido del domingo en el Suárez Puerta

Chiqui de Paz, en su etapa de entrenador del Avilés. | I. P.

Chiqui de Paz, en su etapa de entrenador del Avilés. | I. P.

Para Chiqui de Paz, el partido del domingo (12 horas) frente al Avilés en el Suárez Puerta supone algo más que la vuelta a un campo muy especial para él. Porque el entrenador del San Martín ha iniciado una especie de cuenta atrás futbolística: “Cuando acabe la temporada dejaré de entrenar definitivamente”. Así que el objetivo de Francisco Javier de Paz Bernard (Gijón, 11 de agosto de 1970) es disfrutar en esta segunda fase de la temporada, con seis partidos que el equipo de Sotrondio se toma como un premio.

“No tengo nada para la próxima temporada porque éste es mi último año como entrenador”, aseguró Chiqui de Paz a LA NUEVA ESPAÑA. Una decisión que toma con 50 años y que atribuye a motivos personales. “Ya se lo comuniqué hace tiempo al presidente del San Martín. Tengo decidido no volver a entrenar y lo único que quiero ahora es disfrutar de estos partidos a tumba abierta”.

“Tengo recuerdos muy buenos del Avilés”, asegura De Paz, sin que ni siquiera su último contacto con el club le lleve a torcer el gesto. En la temporada 2012-13, con el equipo en séptima posición en su grupo de Segunda B, el gijonés fue destituido. “El tiempo todo lo cura. Ahora lo que me importa es el San Martín, competir como lo hemos hecho hasta ahora”, señala el entrenador gijonés, que ha conseguido clasificar al equipo para la fase de ascenso a la Segunda RFEF.

El San Martín parte como quinto clasificado de un grupo de seis, que dará el ascenso directo a los dos primeros y una plaza más de play-off. Chiqui de Paz se abona a la teoría del “partido a partido, hasta donde nos lleve”, mientras que tiene claro que “el Avilés es un favorito claro al ascenso. Tiene una potente plantilla, individualidades destacadas y una gran ciudad y afición detrás”. Destaca el cambio del club en los últimos meses: “Es lo que merece una ciudad como Avilés, una persona que le dé estabilidad y posibilidades de subir a Segunda División”.

Enfrente, Chiqui de Paz llegará al Suárez Puerta con un equipo “de gente joven, meritorios que se quieren buscar la vida en el fútbol. El San Martín es un equipo humilde, con pocos recursos, pero estamos preparados para competir. Tengo a todos los jugadores preparados, al ciento por ciento, y con mucha ilusión”. No quiere profundizar en el análisis del equipo ahora dirigido por Luis Rueda: “Tampoco estuve muy pendiente del grupo del Avilés. Bastante tenía con lo nuestro”.

Volviendo la vista atrás, a su etapa de jugador del Avilés (1993-96), De Paz asegura que “fue maravillosa. Fueron tres buenas temporadas”. Más esquivo se muestra a analizar su etapa en el banquillo, cuando el club estaba gestionado por Gol Plus. Resalta el rendimiento del equipo “porque teníamos buenos futbolistas. Del resto prefiero no hablar. Cosas que pasan”.

Compartir el artículo

stats