Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El OCB afina la puntería

El Liberbank Oviedo ha mejorado sus porcentajes de acierto en la segunda fase, en la que busca meterse en el play-off de ascenso

Kabasele machaca ante la mirada de Norelia en el Oviedo Baloncesto-Castelló. | Santiago Briansó / OCB

Kabasele machaca ante la mirada de Norelia en el Oviedo Baloncesto-Castelló. | Santiago Briansó / OCB

El Liberbank Oviedo Baloncesto hizo una gran primera fase de la LEB Oro y gracias a eso logró clasificarse entre los cinco mejores de su grupo. Eso le aseguró la permanencia y le permitió disputar la segunda fase en el grupo de los mejores, en el que están en juego siete plazas para el play-off de ascenso a la ACB. Pero, lejos de darse por satisfechos, los de Natxo Lezkano comenzaron la segunda fase de una forma espectacular, ganando los cuatro primeros partidos y cediendo solo en el último que han disputado, en Granada, por tan cuatro puntos (72-68).

Un inicio tan bueno se ha traducido en una mejora en casi todos los apartados estadísticos del equipo de la primera a la segunda fase, sobre todo en los que tienen que ver con el porcentaje de acierto en el lanzamiento. El OCB completó la primera fase con un porcentaje de acierto en tiros de dos del 51,7% que en los cinco partidos que van de la segunda se ha transformado en un 55,7%. En cuanto a los triples, el equipo asturiano ya tenía un gran 40,4% y en la segunda fase ha subido todavía más su acierto hasta el 41,7%. Pero si hay un porcentaje que ha mejorado es el de los tiros libres: de un 70,6% a un 77,4%. Todo ello se ha traducido también en un mayor número de puntos anotados de media por partido: yendo de los 79,3 que promedió en los dieciséis partidos de la primera fase a los 86,6 que lleva de media en los cinco encuentros de la segunda.

En otros apartados estadísticos también ha habido una mejoría, aunque no tan acusado como en el porcentaje de acierto. En rebotes, el OCB ha pasado de coger una media de 30,4 por partido a los 30,6 de la segunda fase; en cuanto a asistencias, el equipo asturiano ha pasado de dar 12,6 pases de canasta a 13,2 por partido. Todos estos datos juntos han tenido una traducción en los dígitos de valoración con los que acaban los partidos: el equipo ha pasado de promediar 84,3 por encuentro a los 91 dígitos de ahora.

Unos datos que el conjunto asturiano tiene después de ver frenado su gran inicio de segunda fase el domingo en Granada en un partido en el que bajaron bastante sus prestaciones en estos mismos apartados estadísticos: acabaron con un 33% de acierto en triples, un 50% en tiros de dos, cogieron 23 rebotes y dieron solo 8 asistencias. A pesar de todo, con lo hecho antes, mantienen unos números brillantes.

La clave para volver el domingo (12 horas), cuando visitan al Palmer Palma, a la senda de la victoria va a estar, en parte, en que vuelvan a ser un equipo que casi siempre acierta en sus lanzamientos y que habitualmente rebotea y asiste más que su rival.

Compartir el artículo

stats