Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fin de temporada para Morilla, operado de fractura de mandíbula

El defensa del Marino sufrió su grave lesión el domingo tras chocar con el jugador del Deportivo Villares

Emilio Morilla, con la cara ensangrentada, es atendido en Miramar tras sufrir el choque. | Carla Montes López

Emilio Morilla, con la cara ensangrentada, es atendido en Miramar tras sufrir el choque. | Carla Montes López

La temporada se ha acabado antes de tiempo para Emilio Morilla, defensa del Marino que el domingo sufrió una grave lesión durante el partido frente al Deportivo en Miramar. Morilla fue operado ayer de una fractura de mandíbula que sufrió al cuarto de hora del partido, cuando se lanzó al suelo para cortar un balón y chocó con su cara contra la rodilla del jugador visitante Villares.

Morilla, que sangró abundantemente, tuvo que ser trasladado inmediatamente al HUCA, donde ayer fue intervenido quirúrgicamente para colocarle dos placas de titanio en la zona. Según el presidente del Marino, Luis Gallego, Morilla podría recibir hoy mismo el alta, pero tendrá que afrontar una larga recuperación y no podrá volver a entrenarse hasta la próxima temporada, al menos para realizar actividad que conlleve contacto físico.

Emilio Morilla, de 25 años y formado en la cantera del Oviedo, cumple su tercera campaña en el Marino. Un gol suyo en el campo del Sestao dio el último ascenso a Segunda B al equipo luanquín en 2019. Esta temporada ha disputado 19 partidos, siendo habitualmente titular, especialmente con la llegada del nuevo entrenador, Manel, que pasó a jugar con una línea de tres centrales.

La de Morilla es la segunda lesión importante que sufre el Marino en las últimas semanas, ya que el centrocampista César Suárez tuvo que retirarse con una luxación de hombro en el anterior partido en Miramar, frente al Compostela. El centro del campo es la línea más castigada por las lesiones en el equipo luanquín esta campaña, ya que Guille Pinín sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla en pretemporada.

“Menos mal que queda poco y ya lo tenemos todo hecho”, señaló Luis Gallego en referencia a los dos partidos que le faltan por jugar al Marino, el domingo en Santiago de Compostela, para cerrar en Miramar contra el Racing de Ferrol. Gallego está satisfecho por el trabajo del equipo, que militará la próxima temporada en la nueva Segunda RFEF.

Compartir el artículo

stats