Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera meta a la vista del Unión Financiera: el equipo de Oviedo tiene al alcance de la mano la lucha por subir a División de Honor Plata

“Muy mal se nos tendría que dar”, dice Nacho Huerta sobre la entrada en la fase de ascenso

Nacho Huerta lanza a puerta en un partido en Vallobín. |

Nacho Huerta lanza a puerta en un partido en Vallobín. | Juan Plaza

A falta de sumar tres puntos más para asegurarse la clasificación para la fase de ascenso y seis para lograr el primer puesto, en el Unión Financiera Base Oviedo se toman el final de temporada con tranquilidad. “Solo perdimos dos partidos, algo en consonancia con la plantilla que hicimos”, apunta el presidente, Pepe Rionda, sobre el líder del grupo B de la Primera Nacional. “Ascender en el equipo de mi ciudad y con mi gente sería un sueño”, recalca Nacho Huerta, capitán y jugador clave del equipo dirigido por Toni Malla.

Mañana (Vallobín, 19 horas), en el partido frente al Ezequiel 4Valles La Robla, el Unión Financiera puede situarse al borde del primer objetivo a comienzos de temporada. “Muy mal se nos tendría que dar”, añade Huerta, que sin considerar que está todo hecho reconoce que él y sus compañeros ya tienen un ojo puesto en la fase de ascenso: “Ya estamos viendo vídeos de posibles rivales, intensificando la preparación física y aprovechamos estos últimos partidos para probar cosas distintas”.

“Queremos asegurar el primer puesto”, precisa el capitán azul, por la ventaja que supone para la fase decisiva, ya que los líderes de cada grupo se enfrentarían a dos segundos con una plaza de ascenso a División de Honor Plata en juego. A sus 31 años, Nacho Huerta afronta esta recta final con la sensación de que “no puedo dejar escapar uno de mis últimos trenes”. Ya lo vivió en Gijón, donde contribuyó al ascenso del Jovellanos a la liga Asobal, pero “entonces era muy joven y no le daba tanta importancia”.

Como es habitual, Huerta está entre los máximos goleadores del grupo B de la Primera Nacional, con 112 tantos en 24 partidos (4,67 de media), pero aclara: “tengo ventaja porque soy el que tira los penaltis”. Dice que se encuentra bien físicamente, pero agradece tener un relevo de garantía como Cristian Murias.

Para Huerta sería clave que el Unión Financiera consiguiera una de las sedes de la fase de ascenso. Pepe Rionda, está de acuerdo, pero es realista: “Costaría unos 20.000 euros y vamos justos de presupuesto. Así que tendrían que ayudarnos desde las instituciones”. Para Rionda es tan importante cumplir las expectativas deportivas como garantizar la estabilidad económica del club. “Tenemos un patrocinador muy serio, con el compromiso de una temporada más, y los jugadores saben que pagamos lo que ofrecemos”.

Y, pase lo que pase, esa será la línea a seguir para la próxima temporada, según Rionda: “Tenemos un plan A y un plan B en función de si ascendemos o no. Confiamos en la plantilla, pero, lógicamente, si subimos a Plata habrá que traer algún refuerzo”. Asegura que el director deportivo, Caco Fernández, ya está planificando la plantilla, que salvo sorpresa de última hora seguirá siendo dirigida por Toni Malla: “Estamos muy contentos con él porque, además, está haciendo un trabajo muy serio con la base”.

Pepe Rionda también destaca la respuesta de los socios, pese a que las limitaciones por el protocolo anticovid solo permiten la asistencia de 150 espectadores a los partidos en Vallobín. “A ver si a partir del 9 de mayo las autoridades nos permiten aumentar un poco el aforo”, señala el presidente, que considera que el ambiente ha beneficiado a los jugadores en los últimos partidos.

Compartir el artículo

stats