Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kevin, el campeón asturiano del tiro con arco con sólo 17 años

Con 17 años, el deportista del Arco Astur ya es campeón de España junior y senior

Kevin Arias, durante un entrenamiento con su club, Arco Astur, en Trasona.

Kevin Arias, durante un entrenamiento con su club, Arco Astur, en Trasona. Ricardo Solís

A punto de cumplir 17 años, el asturiano Kevin Arias es una de las más firmes promesas del tiro con arco español. Hace unas semanas protagonizó un hecho sorprendente, al proclamarse campeón de España de sala en categoría junior y senior, mientras en su categoría, cadete, solo podía ser bronce. ”Me desconcentré”, explica Kevin Arias Ruiz, nacido en Sotrondio el 14 de mayo de 2004 y perteneciente al club Arco Astur de Corvera. Eligió el arco compuesto, o de poleas, y no se arrepiente pese a que no es una modalidad olímpica.

Una exposición sobre tiro con arco llamó la atención de Kevin Arias cuando solo tenía ocho años. Empezó a entrenar con el club Arqueros de San Martín y hasta hoy: “El entrenador me dijo que apuntaba maneras. Hice un cursillo y durante cuatro años me dediqué al entrenamiento puro y duro con el arco recurvo. Pero después me decanté por el compuesto”.

Kevin Arias, durante un entrenamiento con su club, Arco Astur, en Trasona. Ricardo Solís

Cinco años después, los resultados parecen darle la razón. Arias maneja un palmarés brillante, que se disparó hace poco más de un mes en el Campeonato de España de sala disputado en Marina D’Or. Con solo 16 años fue capaz de ganar la medalla de oro en categoría senior y junior, mientras que se tuvo que conformar con el bronce en cadetes. “Al final todo es cuestión de cabeza”, explica el sotrondino: “En categoría cadete llegué a semifinales, pero en vez de seguir las rutinas de siempre me desconcentré. Y en junior y senior sí hice lo que debía”.

“En junior era algo bastante razonable, pero en el absoluto me sorprendí”, reconoce Kevin, sobre todo por los precedentes. “En los dos años anteriores que competí en senior, en uno no pasé el corte y en el otro caí en la primera eliminatoria”. Del Nacional también volvió con un bronce por clubes y otro por autonomías, y dos semanas después dio un nuevo aviso de su calidad. Se proclamó campeón de la Liga Nacional de cadetes, con récord de España en las eliminatorias (148 puntos) y en el global (696).

Pese a que utilizó durante su etapa de formación el arco recurvo, Kevin Arias asegura que “nunca me llamó la atención”. Mientras que el arco de la modalidad olímpica está formado por un cuerpo metálico y dos palas, el compuesto consta de una polea arriba y otra abajo. “Con este tienes más precisión porque no aguantas todas las libras, mientras que en el recurvo va toda la potencia a la cuerda”, añade Arias, que se refirma en que “cambiarme al compuesto fue la mejor decisión que pude tomar para mi carrera”.

Kevin Arias está incluido en el plan de arqueros de alto rendimiento de la Federación Española y a largo plazo aspira a ganar un europeo o un mundial. Pero lo más inmediato es refrendar sus buenas sensaciones en el Campeonato de España al aire libre. “No es lo mismo tirar a 18 metros que a 50, pero me veo con opciones. Igual que en sala, espero lograr la medalla de oro en categoría cadete, junior y también en senior”, señala, ambicioso.

Arias ha disparado su evolución desde que llegó al Arco Astur, hace tres años. Cuando no hay competición se entrena los siete días de la semana, a las órdenes de Alfredo Pérez y Montserrat Valle. “En las tres horas que suele durar una sesión puedo lanzar hasta 250 flechas”, señala, aunque tampoco descuida otros aspectos de su entrenamiento, tras centrarse en la preparación física durante la cuarentena del año pasado. Sabe que con el tiro con arco no podrá ganarse la vida y, por el contrario, tiene que afrontar los gastos de un deporte que no es precisamente barato, como explica el propio Kevin: “Un arco de poleas anda por los 1.700 euros, pero mi equipo completo, con visores, estabilizadores y reposaflechas, puede llegar a los cinco mil. Tuve la suerte de que me lo regaló hace dos años Andrea Marcos, campeona de Europa de arco compuesto”.

Compartir el artículo

stats