Las promesas del fútbol asturiano vuelven a sonreír tras muchos meses sin poder competir. La competición en el fútbol base regresó este fin de semana desde prebenjamines a cadetes entre fuertes protocolos sanitarios por el covid. En general, no se registraron incidentes reseñables salvo algún contratiempo por la implantación de las medidas que se espera resolver en las próximas jornadas.

El protocolo permite a un acompañante por niño. "Salió todo perfecto aunque hubo algo de lio por el protocolo, pero la próxima jornada irá todo sobre ruedas", aseguran desde el Covadonga. La misma sensación la tienen en el Juventud Estadio y en varios clubes de la región.

Desde la Federación Asturiana indican que todo se desarrollo con normalidad y que hubo "mínimas incidencias dentro de un orden".