Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sporting y Oviedo esperarán al menos una semana por la vuelta de la afición

Sanidad mantiene a Asturias fuera de la fase 1 y pospone a la última jornada en casa la opción de la vuelta al Tartiere y a El Molinón

Campuzano controla ante Arribas. Marcos León

La vuelta del público a El Molinón y el Carlos Tartiere tendrá que esperar. Al menos, una semana. Asturias continuará hasta el próximo jueves en fase 2, lo que significa que no se cumplen las condiciones marcadas por el Gobierno para permitir el acceso del público a los campos de Segunda División, que exige que las comunidades estén en fase 1. Hay que aguardar, por tanto, a que el Principado pase del naranja al amarillo dentro de los indicadores de seguimiento de covid-19, establecidos en variables resumidas en los colores del semáforo elaborado por el Ministerio de Sanidad. El Principado continúa en nivel de riesgo medio (naranja) y debe descender hasta números que impliquen un valor bajo (amarillo). Es posible que se alcancen en siete días, pero no es seguro.

A los aficionados del Oviedo les queda la esperanza de poder despedir la temporada en el Tartiere el lunes 24 de mayo, fecha en la que los azules recibirán al Mirandés. En el caso del Sporting, la primera opción posible de poder regresar a El Molinón será del domingo 30, fecha en la que los gijoneses disputarán la última jornada ante el Almería. En este caso, si los rojiblancos lograran finalmente clasificarse para el play-off, contarían con la opción añadida de disputar otros dos encuentros en casa como máximo. Un escenario que abriría un poco más la probabilidad de que, si los índicadores de seguimiento de covid-19 continúan descendiendo, puedan volver a ver fútbol dentro del municipal gijonés antes de que finalice la presente campaña.

Criterios utilizados

Los criterios a partir de los que se determinan los niveles de riesgo se dividen en dos bloques: uno de indicadores de transmisión y otro de capacidad de asistencia hospitalaria. El primero de ellos, el de la incidencia del virus, se desglosa en seis apartados. El segundo bloque, el de la presión en los hospitales, en número de ingresos y pacientes críticos. Para que Asturias pueda descender a fase 1, deben figurar en verde dos apartados del primer bloque y uno del segundo. Y aun cumpliéndose esta norma, la clasificación para encasillar a la región en fase 1 no es automática, sino que también depende de la tendencia, la positividad de los casos sospechosos, la capacidad para establecer planes de contingencia o factores como la demografía y la movilidad del territorio evaluado. No es tan sencillo, por tanto, dar por seguro que el Sporting y el Oviedo recuperarán a sus aficionados en las gradas esta temporada.

La vuelta del público a los campos de fútbol ha provocado también un debate interno en los clubes de Segunda División. Especialmente, entre aquellos que figuran dentro de comunidades autónomas que están lejos de poder alcanzar a lo largo de las próximas semanas los niveles para entrar en fase 1 y que se están jugando la permanencia en la categoría. Alcorcón y Sabadell fueron ayer los primeros en mostrar su rechazo a la decisión del Gobierno y a la postura de la Liga, al entender que se daña a los clubes que no podrán contar con el apoyo de sus aficionados por causas ajenas a las propiamente deportivas, aunque acatarán la decisión tomada.

En el caso de los catalanes, en un comunicado solicitaron la vuelta del público “con las mismas condiciones para todos los equipos. Se trata de una medida discriminatoria y desvirtúa la competición en el tramo más decisivo”. En cuanto a la entidad alfarera, recalca también en un comunicado que “para la entrada de público en las últimas jornadas, habría sido preferible un debate previo sobre las prioridades entre dos objetivos compartidos por los clubes de LaLiga, como son la vuelta de público a los estadios y el refuerzo de la equidad e integridad de la competición”.

Entre los asturianos, el que podría salir más beneficiado es el Sporting, en plena pelea por el ascenso ante clubes como Almería, Leganés, Rayo o Girona, todos en de comunidades que tienen difícil alcanzar niveles que pueda permitir que recuperen público en sus campos. Un plus añadido para el conjunto de Gallego de cara a una lucha por regresar a Primera. En cuanto el Oviedo, con la permanencia casi certificada, está en juego que el público pueda despedir a los jugadores desde su butaca.

Compartir el artículo

stats