DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un asturiano manda en Kosovo: Víctor se corona en la liga

El jugador gijonés de balonmano logra en el país balcánico su primer título, aparca la doble nacionalidad y opta a la Copa: “Mi idea es seguir una temporada más y pensar en la retirada”

Víctor Alonso se dispone a disparar a portería durante el partido que dio el título liguero a su equipo en Kosovo. | V. A.

Víctor Alonso se dispone a disparar a portería durante el partido que dio el título liguero a su equipo en Kosovo. | V. A.

Diez años después, el balonmano ha hecho justicia con la ilusión de Víctor Alonso (Gijón, 1990). El 10 de abril del 2011, el asturiano, entonces en las filas del Balonmano Valladolid, llegó a su primera final y vio cómo se le escapaba de las manos la Copa del Rey ante el Ciudad Real. Ya no contaba con algo así, pero la segunda vida deportiva que inició el pasado verano en Kosovo le ha devuelto la oportunidad de levantar un título, el primero de su carrera. “Hemos logrado con el Besa Famgas el campeonato de Liga por octava ocasión consecutiva”, detalla el gijonés. “Ahora toca jugar la final-four de la Copa”, añade en vistas a un nuevo trofeo que se disputará la próxima semana. Víctor quiere más.

Por la izquierda, Víctor Alonso, Javier Cabanas y Nikola Prce. | V. A.

“Ojalá podamos conseguir un nuevo título antes de finalizar la temporada. El club quiere que siga y mi idea es continuar un año más. Luego creo que tocará ya empezar a pensar en la retirada”, explica Víctor Alonso, una de los apuestas del también español Javier Cabanas para mantener la hegemonía del Besa Famgas en Kosovo. “Javier ya ha hecho público que nada más que acabe esta campaña se irá a entrenar a Arabia Saudita. Es una persona increíble y le deseo lo mejor. El tema es que ahora voy a quedarme como el único español del vestuario, aunque siempre tendré a Nikola Prce para que me eche un cable”, apunta.

El gijonés hace referencia al internacional bosnio porque posee un fluido castellano curtido en sus varios años en la liga española. “Aquí es uno de los jugadores más respetados”, añade. Juntos siguen manteniendo a raya al equipo de la capital y principal rival, el Sigal Prishtina. “La fase regular fue bastante llevadera, pero en el play-off por el título de Liga nos dieron por todos los lados. Nuestro balonmano es superior técnicamente y su partido pasa por ir al extremo en lo físico”, explica mientras enumera golpes recibidos.

Víctor, con el título de la liga kosovar V. A.

Mientras piensa en la Copa, Víctor Alonso descubre que sus trámites para obtener la nacionalidad kosovar y poder jugar con la selección, iniciados hace meses, están ahora detenidos. “Al final la selección no se clasificó para el Europeo por un punto y como, por tanto, la próxima temporada no tendrá competición, hemos decidido aparcar el tema”, explica. También reconoce Víctor, que este movimiento no hizo que la Federación Española levantara el teléfono en ningún momento para volver a entrar en sus planes. “Ni sucedió ni tampoco lo esperaba, la verdad”, confiesa. Reciente padre en Kosovo de otra niña, Martina, que se une a María Victoria, de año y medio, el gijonés se ve retirado “viviendo con la familia en Suiza, donde trabajó mi mujer muchos años, y ejerciendo como intermediario en el balonmano. Ya veremos, queda mucho para eso”.

Compartir el artículo

stats