DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece el maestro de karate de toda Asturias, Hiromichi Kohata, a los 76 años

Llegó a España en 1970 atraído por la cultura del país y la decepción de Madrid le llevó a recalar en Asturias

Hiromichi Kohata, en el centro de la imagen, rodeado de discípulos.

Hiromichi Kohata, en el centro de la imagen, rodeado de discípulos.

El maestro japonés Hiromichi Kohata, introductor del kárate en Asturias ha fallecido hoy en Gijón a los 76 años de edad. Nacido en Tokyo en 1944 se inició en la práctica del kárate de mano de los maestros Setsuzo Kuruji y Sadao Ayase a la vez que cursa estudios universitarios licenciándose en Económicas.

Fue un enamorado de España desde joven, país que conoció a través del cine y con el que se obsesionó hasta el punto de viajar a Madrid en el año 1970, sin conocer a nadie, para disfrutar de la cultura española. Sin embargo la capital de España no le gustó lo suficiente y primero se desplazó a Santander, donde podía tomar contacto con otro maestro del kárate, para posteriormente recalar en Asturias donde se asentó de manera definitiva. En Asturias se convierte en pionero de Karate-Do Gensei Ryu en España. 

Kohata imparte sus enseñanzas en los gimnasio Sukurakan y Takeda II en Gijón y Takeda en Oviedo. En 1971 consigue el título de entrenador nacional de kárate. Años más tarde, en 1985, funda la asociación Gensey Ruy Karate Do España y publica un libro sobre katas en este estilo. Ese mismo año realiza gestiones para que se desplace a España su maestro Setsuzo Kuruji. Kohata fue uno de los fundadores de la primera Federación Asturiana de Kárate en 1978 y por sus manos han pasado competidores, entrenadores, árbitros e incluso seleccionadores nacionales que hacen de Asturias una de las potencias del kárate no solo en España sino a nivel internacional. Por toda esa trayectoria, y por su carácter, era un hombre muy respetado en el mundo del deporte, y eso que él consideraba el kárate mucho más que eso, lo entendía como una forma de vida. «Con él cuidas tu cuerpo, pero también cuidas la mente. Y además puedes practicarlo a cualquier edad», comentó hace años en una entrevista con LA NUEVA ESPAÑA. Insistía en que no se puede reducir todo a competir y que cada uno debe hacer kárate para sentirse bien. "Lo de la competición, simplemente, es una etapa más», matizaba el que será para siempre una referencia del karate en Asturias.

Sus restos serán incinerados mañana en el Tanatorio de Cabueñes

Compartir el artículo

stats