DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Castaño, presidente de la Federación del Principado: “En Asturias el tenis está mal, muy atrás, queremos que se hable de él”

“Con Galé el 80 por ciento eran contactos y el 20 por ciento gestión, creemos que tiene que ser al revés”, añade el mandatario

Fernando Castaño, en las pistas de tenis del Parque del Oeste de Oviedo. |

Fernando Castaño, en las pistas de tenis del Parque del Oeste de Oviedo. | Irma Collín

Fernando Castaño (Gijón, 1969) es el nuevo presidente de la Federación de Tenis del Principado (Fedetepa) y repite una frase: “Queremos que en Asturias se hable de tenis”. Castaño, que es gerente y socio del Grupo Gavia, recibe a LA NUEVA ESPAÑA en un despacho de la sede de la Federación, en las pistas del Parque del Oeste de Oviedo. Su equipo está a pocos metros de él en un mar de papeles. “Tenemos muchísimo trabajo, esto empieza ya”.

–¿Cuándo surge su proyecto?

–Nace hace más de dos años, en vida de Manolo Galé. Fue una reclamación de un grupo de padres que veían problemas en la gestión de los torneos. La problemática que hay en la gestión del tenis es complicada. Había órdenes de juego que se publicaban a las 11 de la noche. Queremos profesionalizar la Federación, que venía de 25 años de continuismo con una forma de trabajar muy personalista basada en una figura que fue espectacular, que es la de Manolo Galé.

–¿Su gestión no será continuista?

–No, porque eso no se va a repetir. La Federación era la vida de Manolo. Era un personaje muy singular, que amaba este deporte y era conocido internacionalmente. Viajó a todas las Copas Davis del mundo. Falleció con 79 años y llevaba la Federación de otra manera. El 80% eran contactos y el 20% gestión y creemos que ahora tiene que ser al revés. Yo siempre dije que en vida de Manolo Galé no se podía hacer ningún cambio, esto era su vida. Manolo Galé lo hacía todo. Era tesorero, secretario, presidente... Nuestra forma de trabajar será distinta. La parte importante serán las ocho comisiones permanentes que van a estar trabajando de forma autónoma, incorporando a técnicos y profesionales que puedan aportar. La idea es hacer comisiones y que mucha gente participe. Después del fallecimiento de Manolo, relanzamos el proyecto y nos juntamos mucha gente. Esto fue hace dos años y me pidieron liberar el proyecto.

–Le acompañan diez personas.

–Y seremos más. Nuestro proyecto es de clubes grandes, pequeños, de entrenadores, árbitros... Nuestro proyecto es el tenis.

–¿Cuál es la función de la Federación?

–Es el estamento que tiene que velar por los cuatro órganos que hay en el tenis: clubes, jugadores, técnicos y árbitros. Tenemos la función de promocionar formación y competición. Nuestro proyecto es muy ambicioso y tenemos un compromiso de 4 años. No queremos estar más de ocho y queremos modificar los estatutos para prohibirlo. Cuando uno está más de veinte años en un sitio no suele ser positivo.

–¿Cómo está el tenis en Asturias?

–Mal. Y es una pena. El mejor deportista asturiano del momento es Pablo Carreño, es el 12.º del mundo. Sucede que el tenis en Asturias está muy atrás. Es un deporte muy complicado. Para llegar a tener a un cadete que compita y pueda dar el salto a junior hay que trabajarlo desde los 4 años. La Federación Española tiene proyectos en los que se trabaja desde el inicio y nos vamos a sumar. El tenis, por cómo se fue desarrollando en Asturias, fue a la baja. Tenemos 1.800 licencias y llegó a haber más. El pádel crece y el tenis no. Hay una tasa de abandono brutal a los 16 años. La gente lo deja y luego vuelve. A esas edades no hay competiciones ni ligas entre comunidades y nosotros queremos llegar a eso. En Asturias no se habla de tenis y nosotros queremos que se haga. Queremos comunicar.

–¿Cómo se puede enganchar a los más jóvenes?

–Hay que trabajar y volcarse en la competición. Una niña de una escuela de competición de 6 años coge a un niño de un patronato y le puede meter 4-0 y 4-0 y ese niño no vuelve a competir jamás. Eso no puede ser. La competición debe ser organizada y orientada a que la gente se motive.

–¿Y en lo económico?

–Queremos tratar de buscar un patrocinador potente. En el fútbol, si eres bueno, puedes triunfar. No hay más. En el tenis es distinto. Un niño que sea campeón de Asturias y quiera ir al Campeonato de España igual le cuesta mil euros. Y si quieres ir a un torneo internacional no vas con mil euros: su padre tiene que dejar de trabajar. Por ahí hay niños y niñas promesas del tenis que ni van al colegio para competir.

–¿El tenis es elitista?

–Eso está desterrado. Se juega al tenis prácticamente en cualquier club o escuela. Es mucho más caro esquiar. Jugar al tenis bien no es caro ni elitista. Elitista es pegar un salto. Cuando Pablo Carreño se operó de la espalda su familia tuvo que pedir un crédito.

–¿Qué relación tienen con el Principado?

–Esperamos tenerla muy buena. Nos va a recibir la directora general de Deporte y necesitamos llevarnos bien. Necesitamos instalaciones porque celebrar competiciones federadas paraliza la actividad de los clubes por la falta de pistas. Nosotros tenemos pistas cedidas en el Parque del Oeste y otras pistas en La Morgal. Tenemos un problema en Asturias con las pistas cubiertas, casi no hay. Vamos a intentar que nos cubran más.

Compartir el artículo

stats