Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Delgado: “El Gamoniteiro me encanta al ser dos puertos en uno”

El exciclista pide que “no se quiten los tramos de hormigón para bien del espectáculo” de la nueva etapa reina de la Vuelta a España

Pedro Delgado, filmado por Evaristo Canete, ayer, en un momento de la subida al Gamoniteiro. | R. Menéndez

Pedro Delgado, filmado por Evaristo Canete, ayer, en un momento de la subida al Gamoniteiro. | R. Menéndez

“Me encanta este puerto del Gamoniteiro porque podría ser un final de las grandes etapas del Tour de Francia o Giro de Italia. Para mí es la etapa reina, donde el líder luego debe ganar la Vuelta a España, salvo que existan pocas diferencias de cara la crono de 30 kilómetros”. Así de contundente se muestra Pedro Delgado, tras inspeccionar ayer en bicicleta los puertos del Cordal y el novedoso Gamoniteiro, que formarán parte de la etapa del 2 de septiembre con salida de Salas.

Delgado en las últimas rampas de la subida. | R. Menéndez

El ganador del Tour de 1988 reconoce que “se trata de dos puertos en uno. La Cobertoria por parte de Pola de Lena y luego la durísima ascensión al Gamoniteiro, que completan 15,1 kilómetros con un desnivel de 1.465 metros y una pendiente media de nada menos que 9,69 por ciento. Pero es cierto que no tiene grandes desniveles de más del 20% como el Angliru, pero siempre va constantemente del 10 al 15 por ciento. Y esto particularmente pienso que da más opciones a que muchos pueden atacar y no tengan miedo a desfallecer. Creo que un puerto de este tipo favorece el espectáculo y Asturias siempre tiene grandes novedades en este aspecto”. La jornada de ayer, con cielo encapotado al principio pero que al final acabó despejando en la montaña lenense para verse el repetidor de televisión y sus alrededores con vacas y corderos paciendo por los verdes pastos, impresionó a Delgado y a su equipo, compuesto por los cámaras de televisión Evaristo Canete y Delgado Junior, el piloto Paco Marina y el responsable de dron Fernando de Santos.

“La subida tiene tramos claves. Entre ellos, uno de hormigón de 500 metros a falta tres kilómetros que puede ser decisivo entre los grandes y otro a falta de 200 metros de cara a ganar la etapa. Creo que la organización tiene la intención de asfaltarlo, lo cual considero un error porque esto se está imponiendo para mejorar el espectáculo. Con asfalto se mantiene mejor el ritmo y no se corta el grupo. Ojalá se rectifique y no se asfalte”, señala Pedro Delgado.

Otro de los temas de la etapa es el descenso del Cordal hacia Pola de Lena. En la Montaña Central se producen muchas caídas, incluido en la Vuelta a Asturias donde en 2012 bajando se cayó Jon Izaguirre cuando iba líder de la ronda del Principado y en la última etapa se fue al hospital debido al fuerte golpe recibido en la curva de la mina Soterraña. Delgado explica que “siendo una bajada tan pendiente y corta, aún sin llover, se pueden cortar muchos corredores y cuando quieran enlazar estarán ya subiendo La Cobertoria camino del Gamoniteiro. Será uno de los puntos clave de esa etapa asturiana, tras los esfuerzos acumulados del día anterior en los Lagos”.

Pedro Delgado compara ese final en el Gamoniteiro a otro mítico del Mont Ventoux por “su aspecto sin vegetación y también con las antenas en la cumbre. Y allí se hacen grandes diferencias. Esta montaña asturiana tiene todo para ofrecer un gran espectáculo. Dada la longitud y su dura pendiente también se le podría comparar al famoso Tourmalet, ya que en el alto tampoco tiene vegetación, o incluso al Galibier, aunque este último es más largo. Lo que queda claro es que 15 kilómetros de subida, con escasos descansos y una ascensión constante, son propicios para crear importantes distancias entre los mejores. Asturias vivirá otra gran etapa decisiva”.

Compartir el artículo

stats