En torno al mediodía de hoy miércoles, después de algo más de veinte minutos de intensa pelea, Pablo Fernández Suárez, de Cangas de Onís, con raíces familiares en Cañu (Cangas) y en Viegu (Ponga), echaba a tierra, con ayuda de José Vega Tomás, "el Pali de Villanueva" en el momento de la sacadera, el primer salmón de su vida y cómo no, en el mítico río Sella. Nervios y emoción a raudales, no era para menos. Además, lo hizo en un emblemático lugar como es el coto de El Puente Romano. Aplausos y vítores tras esa gesta. 

Pablo Fernández, que cuenta 20 años de edad, es un destacado jugador de cuatreada, con varios títulos a sus espaldas en categorías inferiores, entre ellos los de campeón de Asturias Juvenil y campeón de Asturias de 2ª Categoría, encuadrado actualmente en la categoría de División de honor, en las filas de la Peña Bolística Villa de la Sidra-Titi. Entre sus compañeros se encuentra Javier Pruneda, uno de los grandes de esa tradicional actividad deportiva en la comunidad autónoma.

El ejemplar de salmón dio un peso de 7 kilogramos en el Centro Oficial de Precintaje de El Portazgu (Cangas de Onís).

Así celebró un pescador cangués el primer salmón de un amigo

La anécdota llegó cuando un amigo del padre del joven ribereño cumplió una promesa. Había prometido que el día que el joven se estrenara pescando un salmón se tiraría al agua, y así lo hizo, con gorra y vestido. No faltó a su palabra ante la incredulidad de los presentes que en ese preciso instante tenían hoy el coto de El Puente Romano, en la cuenca del Sella. ¡Vivir para ver!, decían algunos. Y no se lo pensó pese a que el agua no debía tener una temperatura agradable a estas alturas del año.