DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Travesera está de vuelta: el sufrimiento más esperado por los aficionados a las carreras de montaña

“Los Picos de Europa son mágicos”, dice Toño Gutiérrez, que ha acabado todas las ediciones de la prueba

Uno de los participantes en la Traveserina, la semana pasada en la subida al Urriellu. |

Uno de los participantes en la Traveserina, la semana pasada en la subida al Urriellu. | N. A.

La Travesera es una carrera que transcurre por los Picos de Europa, que tiene un recorrido de 74 kilómetros, con 13.000 metros de desnivel, y con un tiempo máximo de 21 horas para realizarlo. Se sale a medianoche (la edición de este año comienza a las 24 horas de hoy), en plena oscuridad, y lo que se encuentran los participantes a partir de ahí es un camino tortuoso que les llevará a un agotamiento extremo. Y cuánto lo echaron de menos los participantes en 2020, cuando se tuvo que suspender por la pandemia. “La Travesera tiene todo lo que puede tener una competición de montaña”, explica Toño Gutiérrez, una de las voces más autorizadas para hablar de esta prueba. Y es que Toño ha acabado las dieciséis ediciones que van de la Travesera y esta noche, a sus 59 años, intentará sumar una más.

“Todos los años, justo antes de llegar me digo: ‘esta es la última’”

Toño Gutiérrez - Ha acabado las 16 ediciones

decoration

Natural de Cangas de Onís, aunque residente en Gijón, Toño Gutiérrez es uno de los pioneros y se considera “un privilegiado” por poder disfrutar de un entorno así: “Vivimos en una zona privilegiada, los Picos de Europa son mágicos, la gente de fuera cuando viene alucina”. Eso sí, como buen conocedor de la Travesera, Toño no da nada por supuesto: “Esta carrera es una aventura, cuando sales no sabes lo que puede pasar, es especialmente dura, mi único objetivo es acabarla, como la mayoría. Todos los años, cuando estoy a punto de llegar, me digo ‘este año es la última vez que la corro’, pero cuando cruzo la meta se me pasa todo, es una satisfacción muy grande, algunos lloran, otros gritan, solo sabe lo que es el que lo hace”, añade Toño Gutiérrez.

“Nunca sabes lo que puede pasar, hay que disfrutar del esfuerzo”

Claudia Gutiérrez - Tercera en la última edición

decoration

La pasión de Toño la heredó su hija Claudia, que va a por su cuarta Travesera y que fue segunda en 2018 y tercera en 2019, la última que se corrió. Si bien, la de este año es para Claudia una de las más difíciles, puesto que ha tenido que compatibilizar la dura preparación de esta competición con las oposiciones de Secundaria. “Cuando estás preparando una prueba así siempre te da la sensación de que no es suficiente y más cuando eres amateur y tienes otras cosas; este año, además, tengo las oposiciones la semana siguiente a la carrera”, explica.

“Es mi carrera favorita, tardo diez horas y pico y se me pasa volando”

Manuel Merillas - Ganador de las dos últimas ediciones de la Travesera

decoration

A pesar de haber estado entre las primeras en ediciones anteriores, Claudia solo se marca el objetivo de “terminar”: “Nunca sabes lo que te puede pasar, hay que saber disfrutar del esfuerzo y tomar esto como una experiencia individual”, añade. Sí que reconoce que todo deportista quiere hacerlo siempre “un poco mejor”.

Y es que ni el máximo favorito para cruzar el primero la línea de meta, Manuel Merillas, ganador de las dos últimas ediciones, se atreve a dar nada por seguro: “Esto es una barbaridad y cualquier cosa te puede echar al banquillo”, dice. Este corredor, natural de Valseco (León), uno de los mejores de España, es un incondicional de la Travesera: “Es mi carrera favorita, en otras cuando llevas seis horas se te puede hacer pesado y, sin embargo, en esta tardó diez horas y pico y se me pasa volando”. Merillas tiene el récord de la prueba, con 10 horas y 32 minutos, y tratará de batirlo.

“Quiero bajar de trece horas, me voy a vaciar y a darlo todo”

Arturo Mier - Séptimo en la última edición

decoration

Entre los asturianos que aspiran a acabar en buena posición está Arturo Mier, natural de Bulnes (Cabrales) y séptimo en la última edición. Mier reconoce que llega “bastante fuerte”. “Sí que la eché de menos el año pasado, pero entreno en los Picos de Europa, son como mi patio del recreo”, explica. En cuanto al tiempo que aspira a hacer, dependerá de varios factores: “La noche que haga, si llueve, puede incluso haber nieve en las partes más altas. Para mí lo peor es el calor, cuanto más frío para mí mejor; pero el objetivo es bajar de las trece horas”. Lo que sí tiene claro es que no se ahorrará ni un esfuerzo: “Me voy a vaciar y a darlo todo”.

Compartir el artículo

stats