Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los guajes presumen de puntería en Asturias: así fue el torneo de tiro que se celebró en Oviedo

40

Todas las imágenes de la Copa Princesa de Tiro celebrada en Oviedo Irma Collín / Miki López

Marina González tiene 19 años, es de Logroño (La Rioja) y puede presumir, aunque no lo hace, de ser de las primeras españolas becadas en Estados Unidos por destacar en un deporte ruidoso en la práctica, pero silencioso en el día a día, como es el tiro olímpico. La joven se pasó el año entero en Alaska compatibilizando el tiro con carabina con el estudio de la carrera Bellas Artes. “Pero las armas las dejé en la Universidad”, bromea.

Ayer González estaba tranquilamente sentada en el Club Principado de Oviedo, que acogió este fin de semana la Copa Princesa de Asturias de jóvenes promesas de pistola y carabina aire 10 metros. Marina acudió con sus padres para acompañar a su hermana, Zahra, prometedora tiradora, pero esta vez no apretó el gatillo.

La gallega Carla Cortón, en una de las tiradas. | Miki López

“Me pasé ocho años tirando, ahora descanso un poco. Empecé con solo ocho años. El tiro me llamó la atención en las romerías de los pueblos y mi madre me dijo que destacaba mucho, que siempre acertaba a los palillos. Me dijo que no era normal tener tanta puntería y empecé en el tiro. Y aquí sigo”, rememora Marina, campeona de España, mientras en el club retumban los tiros procedentes de la galería.

De izquierda a derecha, Alba García, Martina Capdevila y Marta Pascual, en una tanda. Sobre estas líneas, José Carlos Iglesias disparando. | Irma Collín

En total, se juntaron este fin de semana en Oviedo 112 deportistas, 23 de ellos asturianos, de 9 a 23 años (alevines, infantiles, cadetes, juveniles y sub-23). Pese al covid, un ambientazo. “Pues lo veo descafeinado en comparación con antes de la pandemia”, insistía Benjamín Álvarez, presidente del Club Principado y vicepresidente de la Federación Española de Tiro.

El corverano Illán Suárez tirando al blanco. Miki López

Los tiradores disparan a diez metros. Unos los hacen con pistola y otros con carabinas. La disciplina de tiro es prácticamente inabordable, hay un sinfín de tipos de armas y de categorías. Los resultados se comprueban de forma electrónica: no hay fallo posible. Los profesionales prefieren que no se hable de disparos de aire comprimido, si no de pistolas neumáticas. Los árbitros pasean mientras suenan los disparos controlando que todo está bien y una pantalla marca los resultados en directo. Se exige concentración y se pide silencio.

Las ovetense Covadonga Lledías y su madre Marián Álvarez, en la galería de tiro

Las ovetense Covadonga Lledías y su madre Marián Álvarez, en la galería de tiro Xuan FERNÁNDEZ

Cada tirador puede tener cerca un acompañante, que suele ser el entrenador. Y detrás de cada disparo hay una historia. María Alemán vino de Madrid, tiene 11 años y empezó con el tiro por tradición familiar. “Mis abuelos eran guardias civiles y a mí me gustaron las armas desde muy pequeña”, dice segura. Le acompaña su entrenadora, Nuria García, y una aspirante a técnica con varios trofeos a su espalda, Merche Soto, malagueña de 28 años. “Para los niños este torneo es el más especial de toda la temporada. Yo llevo viniendo aquí desde al año 2014 y le pongo un sobresaliente”. La reflexión de García coincide con los datos del tiro en Asturias. En estos momentos hay 3.500 licencias en el Principado. Madrid tiene unas 5.000 y Andalucía 6.000. Ambas superan en habitantes a Asturias, pero no en afición por el disparo. Además, en los órganos directivos a nivel estatal hay clara presencia astur.

La riojana Marina González, ayer, durante la prueba.| Irma Collín

El presidente de la Federación Española es Miguel Francés, gijonés, y su vicepresidente es el anteriormente citado Benjamín Álvarez. “El tiro de Asturias es el mejor de España. Y no me pueden los colores. Tenemos una cantera sensacional”, dice Álvarez. De esa cantera forma parte Illán Suárez, de diez años, que tiene que apoyar la pistola en una polea para disparar, pero apunta de maravilla. “Me gusta mucho. Empecé por mi padre”, dice el joven, que es de Corvera y acaba de finalizar su tanda.

Adrián Diaz

La concentración es tal en la galería que incluso una madre advierte a su hijo, que carga con la pistola y explica que empezó con las armas desde un viaje a Estados Unidos. “No hables mucho hasta después de disparar, que te desconcentras y te pones nervioso”. La ovetense Covadonga Lledías, en cambio, está muy tranquila. Lleva 4 años disparando y siguió la estela de su madre, Marián Álvarez, que también fue una gran tiradora. “Entreno cuatro días a la semana”, advierte Lledías. Su madre comenzó con 16 años. Siempre le llamó la atención el tiro y un buen día acudió a una escuela municipal de Oviedo. Tuvo una gran interrupción de quince años sin tirar, y ahora acompaña a su hija.

La gallega Carla Cortón, en cambio, comenzó por sus primas. “Iban a tirar desde pequeñas y me picó el gusanillo. Entreno tres días a la semana en Lugo”, recalca mientras desfunda la pistola tras una tanda. La interrumpe un árbitro. “¡Tiradores, fin de la tanda!”. El torneo finaliza hoy, aunque volverá: “No lo hay mejor”.

Los ganadores de Croacia

Los equipos juniors masculino y femenino que lograron recientemente seis medallas (un oro, tres platas y dos bronces) en el Campeonato de Europa celebrado en Osijek (Croacia), estuvieron este fin de semana en Oviedo compitiendo en la Copa Princesa de Asturias de jóvenes promesas. Cuenta Inés Martinón, miembro del equipo, que se metió en tiro porque querí aprender defensa persona. “Mi madre me decía que estaba loca”. De aquella tenía seis años. Ahora tiene 18 y entrena cinco veces a la semana en Barcelona. Ayer quedó campeona en sub-23 femenina y rememora el éxito en Croacia. “Por primera vez tuve seguridad en mi misma”, recuerda, antes de elogiar a Asturias, “estoy muy cómoda compitiendo aquí”. Cerca de Martinón está el asturiano Jorge Díaz, olímpico en Río de Janeiro, y sensación ayer en el club de Tiro. “Este torneo es una de las competiciones más importantes para las jóvenes promesas. El tiro está muy vivo en Asturias, lo único que se necesita es más difusión”, recalca el de Belmonte de Miranda, que lleva compitiendo desde el año 2000.

El praviano Adrián Díaz, el mejor asturiano

El tirador praviano Adrián Díaz fue ayer el mejor asturiano clasificado en la categoría sub-23 y quedó en la cuarta posición. Jorge Estévez, Jesús Oviedo y Juan Cecilia completaron el podio masculino en sub-23. Inés Martinón, Helena Arias y Nuria Bonet hicieron lo propio en sub-23 femenino. En juvenil femenino la vencedora fue Naroa López, seguida de Marta Pascual y Martina Capdevila. En categoría masculina el ganador fue Eric Constanzo. Completaron el podio Aleix Buj y Alberto González. Durante la mañana de hoy se disputarán las tandas correspondientes a la categoría infantil.

Compartir el artículo

stats