Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Langreo B para la historia tras subir a la Tercera División de fútbol

El equipo filial jugará por primera vez en esta categoría después de haber logrado dos ascensos consecutivos

Ricardo Terente es manteado por sus lugadores tras lograr el ascenso ante el Nalón. |

Ricardo Terente es manteado por sus lugadores tras lograr el ascenso ante el Nalón. | Irma Collín

El Langreo B consiguió el pasado domingo un ascenso histórico a Tercera División. Por primera vez, el equipo filial jugará en categoría nacional, después de poner el broche de oro a una excelente temporada de la mano de un hombre de la casa, Ricardo Terente. El técnico, con una amplia trayectoria como jugador en el Langreo, en el que jugó durante 18 temporadas, siendo el jugador con más partidos oficiales en el club, 575. Terente, que lleva seis años al frente del equipo, antes con la denominación de Langreo Eulalia, había conseguido subir el equipo a Preferente la pasada temporada, con lo que encadena dos ascensos consecutivos. Para Terente la clave del éxito estuvo en que “conseguimos adaptarnos rápido a una temporada atípica. Tenemos un grupo con muy buenos futbolistas, que llevan tiempo juntos y eso ayuda, no es lo mismo montar un equipo partiendo de cero, que hacerlo teniendo ya una base y con un estilo de juego definido”. Terente reconoce que “siendo un recién ascendido, nos tocó un grupo muy complicado, con muy buenos equipos, pero tengo la suerte de contar con un grupo de futbolistas con una calidad deportiva y humana tremenda. El vestuario estuvo muy unido y así las cosas fueron más fáciles. Aprovechamos la buena inercia de la temporada pasada y logramos algo histórico. La verdad es que todavía no somos conscientes de lo que conseguimos, lo estamos asimilando todavía”. Terente señala que “habría sido muy injusto que este equipo no hubiese conseguido el ascenso. Creo que no se hubiera valorado igual la temporada que hicimos, que fue de sobresaliente y ahora, con el ascenso, de matrícula de honor”

Con respecto al play-off de ascenso, destaca que ´nos lo jugábamos a una carta, todo o nada, ya que el resto de equipos si no lo conseguía tenía el premio de la Copa del Rey. Tengo que reconocer que los partidos se jugaron en un ambiente espectacular y fue un premio para los futbolistas poder jugar en ese entorno. Creo que realizamos dos buenos partidos. En el primero no merecimos perder, sin restar méritos al Luarca, pero creo que pagamos un poco la inexperiencia. Nos costó entrar en el partido y saber manejar mejor las emociones. En el segundo, las cosas se nos pusieron de cara muy pronto y aunque no fuimos fieles a nuestra forma habitual de jugar, quizás por el miedo a perder una cosa que veíamos cerca de conseguir, la victoria fue justa”

Terente se muestra orgulloso de poder culminar un proyecto que se inició hace seis años con él en el banquillo. “Nos costó mucho trabajo llegar hasta aquí. Mucha gente no lo veía claro, pero Cima, el presidente, Teo, el delegado, Ilde y Rafa Camacho, fueron decisivos para llevarlo adelante. Con ellos, el apoyo de la actual directiva y la aportación del club se dio el impulso necesario para conseguir un éxito muy importante para el futuro deportivo del Langreo”. En este sentido, el técnico destaca que ahora “habrá una base de jugadores en el primer equipo, pero con una plantilla de jugadores más corta porque detrás está un equipo filial con muchos futbolistas con proyección y eso hará que dar el salto al primer equipo no se note tanto. Además, en Tercera División podremos acceder a jugadores con proyección que quieran estar en un filial que tiene el primer equipo en Segunda RFEF.

El técnico considera que muchos de sus jugadores están capacitados para dar el salto al primer equipo. “A las pruebas me remito. Esta temporada ya han debutado con el primer equipo Rabií y Abel. Ese es el sentido que debe de tener un equipo filial. Yo creo firmemente en ello. Si somos capaces de sacar dos o tres futbolistas, sería un éxito para el club, de lo contrario un equipo filial no tiene mucho sentido. Estoy convencido de que varios de ellos, con confianza y paciencia, pueden dar el salto. Hay que creer en ellos”. En cuanto a su futuro inmediato, dice que ”no me ha dado tiempo de pensarlo. No va a ser porque yo no quiera, pero no es una decisión solo mía, hay que contar con el club. No obstante, ahora toca saborear el éxito, porque los entrenadores tenemos poco tiempo para disfrutar”.

Ricardo Terente es policía municipal en Langreo y asegura que es su prioridad. “Lo más importante es el trabajo, el fútbol es mi pasión y lo vivo como un profesional, pero siendo siempre consciente que debo compaginarlo con mi profesión” y destaca que con la pandemia se han vivido situaciones muy dramáticas. “En ese sentido, podemos sentirnos unos privilegiados. Mi vocación como policía es ayudar a la gente. Estoy haciendo lo que me gusta y es un lujo poder seguir trabajando en lo que te gusta.

Compartir el artículo

stats