Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Álvarez Exentrenador asistente del Liberbank Oviedo

"El sitio en el que está asentado el OCB era un sueño inalcanzable hace diez años"

“Tras un año complicado y muy bueno, tengo la sensación de que es el momento de cerrar una etapa”

Jorge Álvarez, a la izquierda, se dirige a Natxo Lezkano durante un partido en Pumarín. | |  SANTIAGO BRIANSÓ / OCB

Jorge Álvarez, a la izquierda, se dirige a Natxo Lezkano durante un partido en Pumarín. | | SANTIAGO BRIANSÓ / OCB

Jorge Álvarez (Oviedo, 1974) ha puesto punto y final a su segunda etapa en el Liberbank Oviedo Baloncesto, tres años de entrenador asistente que han tenido de todo, con un gran contraste entre las dos últimas: de rozar el descenso y vivir la destitución de Javi Rodríguez a jugar los play-offs con un equipo plagado de rookies y apuestas, de la mano de Natxo Lezkano. Ahora afronta nuevos retos, posiblemente como ayudante de Lolo Encinas en uno de los rivales del OCB, el Acunsa Gipuzkoa.

–¿Por qué se va?

–Después de una temporada diferente y complicada por el coronavirus, pero muy buena en lo deportivo, empiezo a tener la sensación de que es un buen momento para terminar esta etapa.

–¿Cuáles son los mejores recuerdos que se lleva del OCB?

–De mi primera etapa posiblemente el ascenso de EBA a Plata con Alfredo Riera. Fue una temporada muy significativa porque el club había renunciado a salir en Plata tras la desaparición de la Bronce. Fue un paso atrás pero se lanzó el mensaje de que todo lo que se consigue aquí es en la cancha. De esta segunda, muchas cosas han sido buenas, incluso en situaciones de no victoria. Esta última temporada ha sido fenomenal, muy por encima de las expectativas con un equipo con buena química, y a nivel personal he tenido la satisfacción de entrenar a Saúl en su último año, después de haber coincidido en las pistas del colegio Ecole.

–¿El peor es la salida de Javi Rodríguez?

–Sin duda ha sido el momento más duro de mi experiencia aquí, sin comparación con el segundo. Todo lo que pudo haber salido mal salió mal. Lo recuerdo con tristeza y con la rabia de no haber podido ayudar un poquito más ni a Javi ni al club ni a los jugadores en aquellos momentos.

–Con perspectiva, ¿qué le parece la trayectoria del club?

–Lo que he visto es una tremenda evolución. El sitio en el que ahora está asentado el club, jugando de forma habitual los play-offs de ascenso a la ACB, era un sueño inalcanzable hace diez años.

–Un sueño frenado por la falta de un pabellón en condiciones.

–Es un tema muy recurrente, pero es así. Tanto Oviedo como ciudad como el OCB como club necesitan poder crecer y eso requiere una instalación acorde que le permita aumentar la masa social.

–¿Con qué se queda de los entrenadores con los qu coincidió?

–De Riera, con su liderazgo tranquilo, con cómo como gestionaba el grupo. De Javi me quedo con su talento, entendido como una enorme capacidad de aprendizaje. Lo tiene todo para ser un entrenador de máximo nivel. Y de Lezkano me quedaría con la claridad con la que transmite lo que quiere a todo el mundo.

–¿Qué espera de su futuro? ¿Le gustaría volver al OCB?

–Espero seguir viviendo del baloncesto como profesional, para mí es un privilegio dedicarme a mi pasión. Una tercera etapa en el OCB... ¿por qué no, quién sabe?

El Liberbank confirmó ayer como segundo de Lezkano a Alejandro González (Oviedo, 1992), que hasta ahora compaginaba las funciones de “team manager” (delegado con algunas labores técnicas) con las de entrenador del filial.

Compartir el artículo

stats