Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo

Así se creó la figura de El Tarangu, leyenda del ciclismo asturiano

Antón Barrutia, mítico director deportivo del KAS, fallecido a los 88 años, fue una bendición para los ciclistas asturianos y clave en las victorias del campeón de Limanes

Antón Barrutia, en su época de ciclista

Antón Barrutia, en su época de ciclista EFE

El ciclismo español está de luto por la muerte del histórico director del Kas, Antón Barrutia, a los 88 años. Había sido ciclista y ganador de más de medio centenar de carreras gracias a su fuerza, temperamento y sprint. Entre sus victorias se encuentra la Subida al Naranco de 1961. También fue un gran especialista en ciclocross con múltiples victorias, entre ellas dos campeonatos de España.

Pero Barrutia fue incluso más importante después como director deportivo de la época dorada del Kas. Todo empezó cuando Langarica lo nombró su segundo en 1971. Una decisión que a la larga sería una bendición para el mundo del ciclismo, especialmente para los ciclistas asturianos que estuvimos a sus órdenes como José Manuel Fuente, “El Tarangu”, Vicente López Carril, Antonio Menéndez, Faustino Fernández Ovies, Jesús Suárez Cueva y el que suscribe. Más tarde en el Transmallorca-Heninger también se sumaron Luis Alberto Ordiales y José Manuel García “Roxín”.

Antón fue el “culpable” de fichar a Fuente para el Kas, después de que el asturiano ganara el maillot Tigre o corredor revelación en el Karpy en 1970. “El Tarangu” pudo demostrar en 1971 su calidad de escalador ganando en el Giro de Italia la montaña y la etapa de Falco y luego en el Tour de Francia las etapas, de manera consecutiva, de Bagneres de Luchón y SuperBagneres.

Antón Barrutia, en su época de corredor de ciclocross EFE

Pero la “culpa” de que Fuente se convirtiera en una figura mundial la tuvo Barrutia en la Vuelta a España de 1972, cuando El Tarangu no contaba para la general. El técnico vasco apostó por el campeón asturiano en la etapa con final en la estación invernal de Formigal. Una vez disputada la meta volante de Huesca se marcharon Pepe Grande (Werner) y Fuente (Kas) y rápidamente tomaron cinco minutos de ventaja teniendo de líder en el pelotón a su compañero Perurena (Kas), que fue quien permitió la fuga del de Limanes, pero siempre que llegara escapado en solitario.

Ahí Barrutia llegó a la escapada al principio del puerto de Mont Repos y se encontró que Fuente le había jurado por su madre a Grande que le dejaba ganar la etapa y él ponerse líder. El equipo Kas era el favorito para la Vuelta con Perurena y Lasa y no podía conformarse con apostar por un ciclista que estaba siendo irregular.

Así que Barrutia le dijo a Fuente que rompiera ese pacto atacando en la subida a Grande para dejarle atrás o sino en la cima paraba la fuga dejándose atrapar por el pelotón y no arriesgar a tener una pájara. Después de varias discusiones, y Fuente pedirle perdón a Grande, El Tarangu atacó hasta dejar descolgado al valenciano. El Tarangu rodó veloz, a 70 kilómetros por hora, para llegar a la meta en solitario, colocarse líder con más de seis minutos de ventaja y ganar la Vuelta de 1972.

Bergareche, director de la Vuelta, le comentó indignado a Barrutia que le había “arruinado la carrera ganando la Vuelta con un corredor desconocido”. Un mes después Antón se tomó cumplida revancha: había “fabricado” un campeón, Fuente brilló en el Giro

decoration

Bergareche, director de la Vuelta, le comentó indignado a Barrutia que le había “arruinado la carrera ganando la Vuelta con un corredor desconocido”. Un mes después Antón se tomó cumplida revancha por aquella bronca. Había “fabricado” un campeón ya que Fuente volvió a brillar. Lo hizo a lo grande ganando el malliot de la montaña en el Giro, una etapa en Block Haus -donde dejó a medio pelotón fuera de control-, luciendo el maillot rosa de líder durante cuatro jornadas y acabando segundo de la general ante el todopoderoso Eddy Merckx.

Aquella confianza que Barrutia depositó en “El Tarangu” camino de Formigal hizo del asturiano un escalador incomparable para la general ganando otra Vuelta a España en 1974 y quedando tercero en el Tour de Francia disputando los triunfos al “Caníbal” Merckx y a Luis Ocaña. Sin esa apuesta de Barrutia, puede que Fuente hubiera sido un ciclista para ganar algunas etapas de montaña, pero no la general. Así se cambian las vidas. Barrutia también logró que Vicente López Carril acabara tercero en el Tour de Francia de 1974 y fuera ganador de varias etapas en otras ediciones. Se da la curiosidad que tanto Fuente como Barrutia fallecieron en el mes de julio (1996 y 2021) cuando se disputa la mejor carrera del mundo, el Tour de Francia y se compite por los Pirineos. Una maldita casualidad o simplemente un guiño del destino hacia dos hombres que hicieron historia en el ciclismo yendo de la mano. Descansen en paz.

Compartir el artículo

stats