Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hermanos Díaz, talento asturiano que va sobre ruedas

Samuel vuelve a las superbikes y Abraham lidera en Galicia

Por la izquierda, Abraham Díaz y  Samuel Díaz posan con su traje de moteros junto a su casa de  Cabañaquinta. | David Díaz

Por la izquierda, Abraham Díaz y Samuel Díaz posan con su traje de moteros junto a su casa de Cabañaquinta. | David Díaz

El motociclismo se lleva en la sangre en esta familia de Cabañaquinta. El padre, David Díaz, heredó del abuelo su pasión por las dos ruedas, pero sus hijos Samuel y Abraham van aún más allá y sueñan con ser profesionales en el futuro. Samuel Díaz, de 14 años, vivió un fin de semana especial en el circuito de Montmeló (Cataluña). El joven compite desde este año en el campeonato junior de las Superbikes, pero no pudo participar en la prueba anterior porque se rompió el brazo el pasado mes de abril. A esto hubo que añadirle que la categoría, donde compiten 40 talentosos pilotos, es nueva para él. Pese a todo, Samuel finalizó los entrenamientos en la primera mitad de la tabla. El domingo, el asturiano finalizó 20º en una carrera y 17º en la otra, dejando buenas sensaciones de cara a la próxima prueba, que se celebrará en agosto en el circuito de Navarra.

En la otra punta de España estaba Abraham, de 11 años, que hereda de su hermano la pasión por las motos y también la “madera de campeón”. El pequeño de los Díaz participó el pasado fin de semana en una prueba celebrada en As Pontes (La Coruña). Abraham consiguió terminar segundo y primero en las carreras, que computan para el Campeonato de Galicia y para la VS Time. Con este gran resultado, el piloto asturiano lidera la general de ambos campeonatos. Abraham ya sabe lo que es ganar en 65 cc. y este año parece lanzado a hacer lo mismo en una categoría superior. Su próxima carrera será también en As Pontes el 15 de agosto, en una prueba del campeonato de España que computa para la clasificación general gallega. Los dos jóvenes buscan hacerse un hueco en un mundo muy competitivo. “Son todos muy simpáticos hasta que ganas. Ahí se empieza a complicar”, ironiza el padre de los pilotos. Pero los Díaz, acostumbrados a superar adversidades, prometen dar guerra y pasear el nombre de Asturias por los circuitos del mundo.

Compartir el artículo

stats