Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano | La radiografía del deporte asturiano

La cantera de los 1.500 chavales pide apoyo: 11 testimonios de la realidad del balonmano asturiano

Los principales clubes hacen balance: “En el Principado hay futuro”

“En Asturias hay buenos jugadores, pero nos falta apoyo”: los clubs analizan el futuro del balonmano en Asturias

También juegan con un balón, aunque no tienen tanto foco como el fútbol. Lo que tienen es responsabilidad: atesoran el futuro de unos 1.500 chavales asturianos que quieren triunfar en la pista. 3.000 manos. Todos bromean con resignación: “Es lo que hay, siempre ha sido así. Nos mantenemos”. Es la sensación de los representantes de los principales equipos del balonmano asturiano, que en pleno julio ya calientan motores para una campaña más en una cita veraniega organizada por LA NUEVA ESPAÑA. Todos piden más apoyo institucional y privado para poder seguir adelante con sus proyectos.

Raquel Álvarez, jugadora. | | MIKI LÓPEZ

Hay presidentes, entrenadores, jugadoras y jugadores. Les une le pasión por este deporte, lleno de pequeñas historias personales. Como la de María Alonso, jugadora del Siero, que va todos los días de la Pola hasta Llanes para trabajar y vuelve todavía con ganas de entrenar. O la de Eduardo Valdés, presidente del Balonmano Vetusta, atento a la caza de patrocinadores.

Chechu Villaldea, entrenador. | |  MIKI LÓPEZ

Chechu Villaldea, entrenador. | | MIKI LÓPEZ Xuan FERNÁNDEZ / Noé MENÉNDEZ

En total, hay nueve clubes representados: el Liberbank Gijón Femenino (División de Honor), el Unión Financiera Base Oviedo (Primera Nacional masculina y División de Honor Plata femenina), el Oviedo Balonmano Femenino (División de Honor plata), el Balonmano Gijón (División de Honor Plata femenina), el Grupo Covadonga (Primera Nacional masculina), el Toscaf Atlética Avilesina (Primera Nacional masculina), el Siero Deportivo (División de Honor Plata femenina), el Finetwork Gijón (Primera nacional masculina) y el Grupo Covadonga (Primera Nacional masculina). El Villa de Luanco, de Primera Nacional masculina, no pudo acudir a la reunión por problemas de agenda. Manolo de la Cámara, presidente de la Federación Asturiana de balonmano, tampoco quiso perderse la cita y ejerció de testigo neutral. Todos analizan la realidad de su deporte y arriman el ascua a su sardina.

Pepe Rionda, presidente. | |  MIKI LÓPEZ

Pepe Rionda, presidente. | | MIKI LÓPEZ

Raquel Álvarez, capitana del Liberbank Gijón. “Tenemos mucho balonmano en Asturias, pero hay muchas cosas que mejorar: la base, los entrenadores, el trabajo de los niños... Hay muchos niños que juegan y se podría sacar mucho provecho de ellos”, explica la jugadora. Reconoce que a veces se hace cuesta arriba encarar los entrenamientos por eso de compaginar el deporte con el trabajo o los estudios. “El balonmano es mi cable a tierra y me sirve para todo. Hay momentos más complicados, pero lo que no me falta nunca son las ganas de jugar. Lo compagino de la mejor manera posible. Estoy jugando en casa, en la máxima categoría. ¿Qué más puedo pedir?”. Álvarez es exigente con su propio equipo. “El objetivo es estar lo más arriba posible e intentar clasificarnos para la Copa de la Reina”.

Gerardo González, presidente. | | MIKI LÓPEZ

Pepe Rionda, presidente del Unión Financiera Base Oviedo. Es uno de los que más presume de asturianía. “La salud del balonmano asturiano está bien. Hay seis equipos masculinos en la Primera, en femenino somos cuatro más el Liberbank Gijón. Que en una región como la nuestra, con un millón de habitantes, tengamos tantos equipos en categorías tan altas es un éxito”, cree Rionda. El presidente es optimista, pero avisa: se necesitan más apoyos para seguir adelante. “Necesitamos a las instituciones y a las empresas. Sin ellas, el balonmano no tira porque somos clubes modestos. No tenemos el tirón del fútbol”, asegura Rionda, que hace hincapié en la cantera del Unión Financiera, “lo mejor que tenemos”.

Juan de Álvaro, presidente. | | MIKI LÓPEZ

Gerardo González, presidente del Toscaf Atlética Avilesina. González es uno de los representantes más críticos de la cumbre. “En Asturias nos falta un representante en una categoría superior, porque es lo que ven los niños y así se enganchan al deporte”. Echa en falta este directivo una apuesta más firme por el balonmano por parte del tejido social asturiano. “Las empresas y los aficionados tienen que tener claro que les toca poner una buena parte para que esto funcione. Los clubes tenemos que profesionalizarnos y seguir fortaleciendo las estructuras, pero mientras las administraciones no vean la necesidad de tener un equipo en la élite es complicado”.

Eduardo Valdés, presidente del Balonmano Vetusta. | |   MIKI LÓPEZ

Eduardo Valdés, presidente del Balonmano Vetusta. | | MIKI LÓPEZ Xuan FERNÁNDEZ / Noé MENÉNDEZ

Raúl Vallejo, entrenador del Balonmano Gijón. Está a pie de pista y su visión es pesimista. A su juicio, Asturias no sale bien parada en la comparación con otras regiones. “Nunca ha habido patrocinadores fuertes que apuesten por el balonmano. Eso influye en la base, que sin duda es una de las mejores de España. Asturias suele tener buenos resultados, pero tenemos el hándicap de ser una comunidad uniprovincial”, explica el técnico. Su lamento principal es el siguiente y tiene que ver con la realidad de la región que se repite en otros sectores. “Muchos de los mejores jugadores que van saliendo en Asturias se ven obligados a emigrar para triunfar”.

María Alonso, jugadora del Siero. | | MIKI LÓPEZ

María Alonso, capitana del Siero Deportivo. Alonso pone el foco en que cada vez más niñas juegan al balonmano en Asturias. Es lo más positivo de su discurso “El número va en aumento, entre todos los equipos del club estamos cerca de las 100 niñas y cubrimos todas las categorías desde benjamines”. El lado negativo es que el covid ha golpeado fuerte en las cuentas y los ingresos bajan. “Los patrocinadores y el Ayuntamiento nos dan cada vez menos dinero y con mantener la categoría será bastante”, dice sobre el objetivo del equipo, mientras saca pecho por el club y da un pequeño tirón de orejas: “No se nos da tanto bombo, pero llevamos muchos años logrando muchísimas cosas”.

Celia Rojo, jugadora del Oviedo Balonmano. | MIKI LÓPEZ

Juan de Álvaro, presidente del Finetwork Gijón. “En el balonmano asturiano somos enemigos íntimos”, bromea antes de ir a la carga. Lo importante para que crezca el balonmano, cree este directivo, es que vuelva a salir una gran generación de deportistas que tiren del carro y enganchen a la afición. “Eso es lo que te va a dar la base para crecer. A partir de ahí aparece el patrocinio privado, que es el más importante. Los públicos dan lo que dan. Se necesita gente que apueste por este deporte. Pero de verdad”, sentencia.

Raúl Vallejo, entrenador del Balonmano Gijón. | | A. P.

Eduardo Valdés, presidente del Balonmano Vetusta. El suyo uno de los equipos más jóvenes del panorama. “El jugador más mayor que tengo tiene 24 años. Tenemos que ir a por la permanencia”, dice el gestor sobre el equipo, recién ascendido a Primera Nacional. Valdés pide que el balonmano utilice sus armas para seducir a los más jóvenes. Otros deportes ya lo están haciendo. “En Asturias somos una comunidad muy pequeña y los niños son los que son. Luchar contra el fútbol es complicado, el bádminton últimamente también lo está haciendo muy bien... En Oviedo hay mucho deporte y es difícil asentarse”, asegura.

Ángel Perianes, entrenador del Villa de Luanco.

Chechu Villaldea, entrenador del primer equipo del Grupo Covadonga. Villaldea cree que el futuro del balonmano es femenino. “Nos hace falta que algún equipo masculino llegue a la máxima categoría. En Asturias tenemos buena cantera y buenas infraestructuras, pero el balonmano femenino tiene ahora mejor futuro que el masculino”. El Grupo, según él, pasa por uno de sus mejores momentos. “Hay muy buenos jugadores a nivel de base y somos un referente a nivel nacional. Siempre estamos presentes en las convocatorias de la selección en categorías inferiores. El relevo está asegurado”.

Celia Rojo, capitana de Oviedo Balonmano. “El futuro del balonmano en Asturias tiene buen color. Cada vez hay más equipos jugando en las ligas más altas y eso es positivo. La visibilidad es muy importante”, asegura una de las jugadoras referentes del Oviedo Balonmano. Y lo explica. “Para que las crías empiecen a jugar es muy importante que se le dé visibilidad al deporte. Los medios de comunicación son esenciales en esa faceta”.

Ángel Perianes, entrenador del Villa de Luanco. Perianes no pudo acudir a la cita por problemas de agenda, pero a distancia opina sobre la situación del balonmano astur. Lo ve gris. “Cualquier tiempo pasado fue mejor y se ve en el reflejo de los jugadores que llegan a la élite. Ya no salen los mismos jugadores que antes. Nos queda trabajar la base e intentar llevar el balonmano a los colegios”.

Manolo de la Cámara, presidente de la Federación Española de Balonmano. De la Cámara lo tiene claro. Pone el broche a la cita alabando al balonmano asturiano. “Estamos extraordinariamente bien para los que somos. A todos los sitios a los que voy me preguntan que cómo hacemos para sacar tantos jugadores todos los años. El balonmano en Asturias llama la atención, sin duda”.

Compartir el artículo

stats