Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así se ve desde Asturias el adiós de los hermanos Gasol

“Son leyendas”, dicen en el Principado de Pau y Marc Gasol, que dejan la selección, apeada por EE UU en los cuartos de final, en la misma cancha en la que iniciaron la era dorada en 2006

Pau y Marc Gasol, tras la derrota de España ante EEUU.

Pau y Marc Gasol, tras la derrota de España ante EEUU.

En el Saitama Super Arena, el mismo escenario donde tocaron la gloria en el Mundial de 2006, iniciando una era dorada del baloncesto español, los hermanos Pau y Marc Gasol dijeron adiós a la selección. Estados Unidos, la bestia negra, se interpuso de nuevo en el camino de España, expulsándola de la lucha por las medallas olímpicas y precipitando la despedida de los hermanos. Casi de inmediato se desató una ola de admiración hacia la carrera internacional de los Gasol, auténticos coleccionistas de medallas y dos veces premiados con el “Princesa de Asturias”. “Hay jugadores muy buenos, gigantes y leyendas, y ellos son leyendas”, dicen los asturianos que coincidieron con ellos. España soñó con la gesta durante la primera parte, en la que llegó a acumular doce puntos de ventaja gracias a unos minutos geniales del Chacho Rodríguez y a la intensidad defensiva. Sin embargo, un chispazo de los estadounidenses llevó el marcador al empate al descanso (43-43). En la segunda mitad, el conjunto dirigido por Gregg Popovich dio un paso al frente en defensa y se echó en brazos de un enorme Durant, que neutralizó el partidazo de Ricky Rubio, autor de 38 puntos. España no pudo ni disputar el partido.

“Es un partido especial porque es el último con este gran equipo. Es una lástima no haber podido ganar estos cuartos, no haber podido ganar a Estados Unidos, pero no le quita mérito a todo lo que hemos hecho en tantos años”, explicó Pau Gasol, que deja su futuro en el aire: “Ahora tengo que decidir, digerir, hablar con mi familia si debo continuar jugando o debo moverme a diferentes retos”.

“Es tiempo de bajar de esta atracción y que la siguiente generación suba”, dijo Marc Gasol, secundando a su hermano. “Son 15 años de emociones, de mucho esfuerzo, de mucho cariño... después de perder nunca te quedas satisfecho, pero en perspectiva lo miras con orgullo y cariño”.

De cerca vivió la última experiencia con los Gasol Jorge Lorenzo, el avilesino que forma parte del cuerpo técnico. “La sensación que tengo es que estos dos jugadorazos han hecho historia con España, han marcado una época y son leyenda del baloncesto español. Su capacidad intelectual para jugar, su liderazgo, su ambición... y la vuelta de Pau después de una grave lesión y de tanto tiempo no hace más que demostrar lo grande que es”, apunta Lorenzo, todavía con el sabor de la decepción en los labios.

Ningún asturiano ha compartido más tiempo con los protagonistas que Jenaro Díaz, ex miembro del cuerpo técnico y actual entrenador del Clavijo de Logroño, en LEB Plata: “Solo tengo palabras de agradecimiento para los dos. Han dado todo al grupo a su manera, con dos estilos diferentes porque son muy distintos, y son dos deportistas mágicos, que crean una atmósfera ganadora alrededor. No hablo de lo que han ganado, sino de lo que generan por detrás de exigencia y de trabajo”.

Joaquín Prado, director deportivo del Força Lleida y largamente vinculado a la Federación Española (actualmente dirige a la selección sub-20), cree que “las figuras de ambos se irán agrandando con el transcurso de los años. Somos afortunados de poder haber vivido esto, si hace 25 años alguien nos hubiera dicho que España iba a ganar dos Mundiales le hubiéramos tachado de loco. Además, para los que entrenamos a niños y niñas son toda una referencia”.

Desde otra perspectiva conoce a Pau Gasol el médico avilesino Nicolás Terrados. “Le traté en el Barcelona, cuando pasó de junior a senior, y diez años después contactó conmigo, con 31 años, para que le asesorara sobre cómo cuidarse. ‘Aquí casi todos se retiran a los 31 o 32, me gustaría seguir un par de años más’, me dijo. Es un profesional impresionante que se cuida para dar al equipo lo máximo posible, gasta mucho dinero en cuidarse y en que lo cuiden”, señala Terrados, que como exjugador que fue lo que más le impresionó cuando lo conoció fue “que bajara el balón al suelo, un junior de 2,15, que botara y se decidiera a tirar de tres. No había pívots que hicieran eso”.

Compartir el artículo

stats