Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Quién puede volver a los estadios en Asturias? Así establecerán el Sporting y el Real Oviedo sus prioridades de acceso

El Carlos Tartiere podrá acoger 12.000 aficionados, mientras que en El Molinón serán 11.600 los que tengan acceso al campo

Imagen del último derbi Sporting-Oviedo, con la grada vacía a excepción de los suplentes rojiblancos. | Marcos León

Imagen del último derbi Sporting-Oviedo, con la grada vacía a excepción de los suplentes rojiblancos. | Marcos León Oviedo / Gijón, Ángel CABRANES / A. L.

El Oviedo y el Sporting tienen establecidos los criterios de prioridad para el acceso de sus abonados en la primera jornada de Liga, el próximo 15 de agosto, ante el Lugo y Burgos, respectivamente, aunque los dos clubes están pendientes de que el Gobierno del Principado ratifique la decisión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el que todas las comunidades, excepto País Vasco que se abstuvo, acordaron permitir el 40% de aforo en los estadios de fútbol. El País Vasco tiene unas medidas en vigor más restrictivas que quiere mantener y que dejarían en un 20% el aforo máximo en los recintos al aire libre. El efecto se verá en Mendizorroza, cuando 3.968 aficionados y no 7.936 puedan acceder a ver al Deportivo Alavés contra el Madrid en la primera jornada de Liga.

En el caso de Asturias, en caso de mantener el 40% de los aforos de los estadios, el máximo permitido en el Carlos Tartiere sería 12.000 espectadores, por los 11.600 que podrían acceder a El Molinón.

El Oviedo está tomando como base el protocolo que ya había establecido con ocasión del partido entre el conjunto azul y el Mirandés, a finales del mes de mayo, que en principio iba a acoger a 4.427 aficionados, y que al final se disputó a puerta cerrada por el empeoramiento de la situación sanitaria del Principado en aquellas fechas. No obstante, el club está pendiente de conocer los criterios de ubicación y en especial la distancia de seguridad interpersonal que se fije entre los aficionados, lo que será clave para determinar el número máximo de aficionados que podrá asistir al Carlos Tartiere.

Para el diseño del regreso del público al Carlos Tartiere, el Oviedo utilizará un software que ubica a los aficionados en el estadio siguiendo los criterios de zonas disponibles, y distancia de seguridad entre aficionados (1,5 m). Todas las zonas del estadio estarán disponibles, incluso el anillo azul Oeste y la Tribunal Herrerita, que estaban bloqueadas para uso de banquillos.

La prioridad en la entrada al Carlos Tartiere de los abonados está fijada por el club en la campaña de abonados que presentó el pasado 25 de julio. Así, el acceso prioritario será para los socios del Abono completo de la pasada temporada, independientemente de si es un abono de los de mayor o menor precio o categoría. Dentro de los abonos completos de la pasada temporada, el criterio de prioridad será por orden de renovación en la presente temporada.

Los siguientes serán los abonos base de la pasada temporada. Dentro de ellos, el criterio de prioridad será por orden de renovación en la presente temporada.

En el caso de querer acceder al estadio un grupo de convivientes, podría ocurrir que la ubicación exacta no sea la de su abono, o la que ocupaba en época previa al covid-19. Por otro lado, los abonados del Fondo Norte, tendrán un acceso específico y diferenciado con respecto al resto de zonas del estadio, tendrán el mismo porcentaje de acceso y normativa que la totalidad de los espectadores, pero ubicados únicamente en su sector Fondo Norte. No se realizará su reubicación en otras zonas del estadio, ni tampoco su zona será ocupada por aficionados reubicados desde otros puntos del Carlos Tartiere.

Por su parte, el Sporting también trabaja en definir los criterios de acceso para el primer encuentro liguero en El Molinón. Podrán acceder al campo, en principio, 11.600 espectadores, una cifra netamente inferior al número de abonados con los que cuenta el club en la actualidad, que la semana pasada superó los 16.100 de la pasada campaña.

Así, el club dará prioridad a los abonados que hayan renovado con la opción A –compensación del abono de la pasada campaña en dos temporadas– y A+ –aquellos que renunciaron a la compensación del abono del pasado curso–, según se recogía en las bases de renovación, respetando la antigüedad del socio. En caso de que siga habiendo plazas, una vez ubicados todos estos abonados, podrán acceder los de la opción B –quienes optan por compensar el abono del pasado año por el de este, sin hacer ningún desembolso– y, posteriormente, las nuevas altas. Una posibilidad que parece poco factible, toda vez que solo en abonados de las dos opciones con mayor prioridad se supera ya el aforo permitido. No obstante, disputándose el partido en periodo vacacional, todo hace prever que no todos los abonados que pudieran acceder al campo soliciten su presencia en el partido.

Desde el club, se habilitará en los próximos días una plataforma para que los abonados puedan solicitar su acceso al campo. No obstante, desde el Sporting se advierte que, debido a las restricciones existentes, sobre todo en lo relativo a la distancia interpersonal exigible de 1,5 metros, “no se asegura poder respetar las zonas de ubicación de los abonados”, de tal forma que un socio puede tener su asiento en una grada y terminar viendo el partido en otra. Además, se valora que aquellos que no puedan acudir al primer encuentro liguero puedan hacerlo al segundo en el estadio gijonés, frente al Mirandés.

Compartir el artículo

stats