Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así fue la jornada para los asturianos en Segunda RFEF: crónicas, puntuaciones e imágenes

25

Las imágenes de la jornada para los asturianos en Segunda RFEF Miki López

El Avilés se queda a medias ante la Segoviana (1-1)

Avilés: Mario de Luis (1); Nacho López (1); Prendes (1), Estellés (2), Juanmi Carrión (1); Vidorreta (2), Javi Pérez (1); Hualde (2), Fernando (1), Kilian Grant (1); y Natalio (2).

Cambios: Cedrick Mabwati (2) por Fernando, min, 46. Cárdenas (1) por Javi Pérez, min. 75, Sergio García (1) por Hualde y Guille Vázquez (1) por Kilian Grant, min. 75. Perea (s.c.) por Nacho López, min. 85.

Segoviana: Carmona (3); Adrián Pérez (1), Javi Marcos (1), Mansour (2), Rubén (1); Arribas (1), Manu (1), Cidoncha (2), Borrego (2); Conde (1) y Nanclares (1).

Cambios: Adeva (1) por Conde, min. 46. Juan de la Mata (1) por Arribas y Nogueira (1) por Cidoncha, min. 69. Llorente (s.c.) y Borao (s.c.) por Borrego y Nanclares, min. 81.

Árbitro: José Antonio Fernández Rodríguez, del Comité Gallego. Mostró tarjetas amarillas a los locales Estellés, Nacho López y Guille Vázquez y a los visitantes Nanclares, Rubén, Mansour y Manu, además del entrenador, Manuel González.

Goles: 0-1, min. 6, Borrego. 1-1, min. 40, Natalio.

Suárez Puerta: 800 espectadores.

El Avilés, en modo diésel, no pudo pasar del empate en su campo ante la Gimnástica Segoviana en un encuentro en el que los blanquiazules fueron de menos a más y vieron cortado su ritmo por el conjunto castellano cuando mejor jugaban. Natalio, siempre un peligro en el área, neutralizó el gol inicial de los visitantes, pero su portero, Carmona, fue un muro casi insuperable para un Avilés que tuvo oportunidades para haber ganado pese a no lucir en demasía.

Los de Chiqui de Paz entraron en el choque con mal pie. Una Segoviana bien colocada, presionando arriba, sacó partido de la lentitud y la imprecisión de los futbolistas locales en el manejo del balón. A los seis minutos, una combinación por banda izquierda entre Conde y Borrego permitió a este último plantarse solo ante De Luis y batirlo de fuerte derechazo. El guardameta blanquiazul, que entró en el once por la lesión de Davo, no pudo hacer nada para evitar el cero a uno.

El tanto no hizo sino reforzar a los jugadores que dirige Manuel González, que seguían bien juntos, con las líneas adelantadas y entorpeciendo la circulación local en el centro del campo. Solamente Hualde parecía tener la lucidez suficiente para aguantar el balón y ganar algunos metros. En un espectacular cambio de juego al primer toque facilitó la primera ocasión avilesina: Vidorreta hizo un gran control con la cabeza para plantarse ante Carmona, pero la carrera se le hizo muy larga y disparó fuera.

Poco a poco el Avilés se fue haciendo con el control y fabricando algunas oportunidades de gol. En el minuto 23, Carmona, fantástico todo el partido, evitó el empate en un fortísimo remate de Natalio a centro de Kilian Grant. La presión local se fue intensificando hasta que en el minuto 40 un centro de Juanmi Carrión llegó a pies de Natalio que, tras hacer un quiebro, batió al guardameta, ayudado por el rechace en un defensa.

Una marcha más

El comienzo de la segunda parte no tuvo nada que ver con el de la primera. Los de Chiqui de Paz metieron una marcha más y a punto estuvieron de ponerse por delante en diez minutos arrolladores. A los ocho minutos, Hualde y Cedrick elaboraron una fina obra por banda. El omnipresente Mansour se cruzó a tiempo de evitar el tiro de Natalio. Tres minutos más tarde, en medio de una serie de córners encadenados, Estellés cabeceó y Carmona sacó el balón de la escuadra. Para completar una actuación de estrellato, el portero visitante repelió un lanzamiento de Cedrick pasado el cuarto de hora.

Visto que pintaban bastos, la Gimnástica Segoviana tiró del freno de emergencia. Empezó su héroe, Carmona, que detuvo el juego durante varios minutos para recuperarse de un golpe que, aparentemente, había sufrido en un córner. A partir de entonces, las interrupciones del juego por problemas físicos de los visitantes fueron el pan nuestro de cada día. Objetivo cumplido: el caudal de juego realavilesino se secó.

Hubo una oportunidad más, un saque de córner de Juanmi Carrión que, tras esquivar varias piernas, fue a estrellarse en el poste. Pero la maquinaria local se había atascado. De Paz intentó solucionarlo a falta de un cuarto de hora dando entrada a Cárdenas, Sergio García y Guille Vázquez, pero ya no había claridad de ideas en las filas locales y en las visitantes había más preocupación por que avanzase el cronómetro que por jugar. El encuentro parecía encaminarse a morir sin más.

Sin embargo, en los seis minutos de descuento decretados por José Antonio Fernández pudo pasar de todo. La Segoviana, con más espacios por los riesgos que asumían los locales, rondó el área en dos oportunidades que terminaron en saque de esquina. En la otra portería, el juez de línea señaló fuera de juego en una acción en la que Natalio se quedó solo, y la rapidez de Cedrick le permitió llegar a un balón dividido que terminó impactando en el pecho del portero, hábil en su salida.

Chiqui de Paz exhibió su satisfacción por la labor de los suyos: “Mientras el portero rival sea el mejor, algo estamos haciendo bien. Creo que el equipo ha generado lo suficiente como para haber ganado, pero este punto es uno más de una carrera de fondo. No estamos contentos con el resultado, siempre queremos ganar, pero sí con la idea y con el empuje”.

El técnico local subrayó sobre todo la reacción del Avilés: “El equipo llevó un palo gordo tras un comienzo impreciso, pero se repuso y estuvo solidario y trabajando bien”.

Chiqui de Paz exhibió su satisfacción por la labor de los suyos: “Mientras el portero rival sea el mejor, algo estamos haciendo bien. Creo que el equipo ha generado lo suficiente como para haber ganado, pero este punto es uno más de una carrera de fondo. No estamos contentos con el resultado, siempre queremos ganar, pero sí con la idea y con el empuje”.

El técnico local subrayó sobre todo la reacción del Avilés: “El equipo llevó un palo gordo tras un comienzo impreciso, pero se repuso y estuvo solidario y trabajando bien”.

Punto de mérito del Llanera en Arosa (0-0)

Arosa: Manu Táboas (1); Javi Fontán (2), Campillo (2), Ross (1), Cotilla (2); Pedro García (1); LuisNuño (2), Alberto Martín (1), Mon (2), Fajardo (1) y Luismi (1).

cambios: Porrúa (2) por Fajardo, min. 58 ¡, Diego Diz (1) por Pedro García y Pedro Beda (1) por Luismi, min. 80.

Llanera:  Miguel (1); David Crespo (1), Otía (2), Tall (2), Marcos Arango (2); Didier (1), Martín (1), Espinar (1), Omar (2); Celes (2) y Romaric (2).

cambios: Viti (1) por Omar, Matías (1) por Celes y Saha (1) por Romaric, min. 58. Mundaka (s.c) por Martín y Berto (s.c) por Espinar, min. 87.

Árbitro: Holguera Castellanos (comité castellanoleonés). Tarjetas amarillas a los locales Cotilla y Porrúa; y a los visitantes Romaric, Viti y Otía.

A Lomba: 950 espectadores.

El Llanera arrancó un punto que acabó sabiendo a victoria en su visita a Villagarcía de Arosa. Los de José Luis Rodríguez fueron claramente de más a menos en unos noventa minutos en los que fueron perdiendo presencia ofensiva de manera evidente. Mon estrelló un libre directo en el larguero en la mejor ocasión local en el primer tiempo y, tras el descanso, Miguel desvió a la madera un remate de Luismi. El empate del Llanera tiene mérito teniendo en cuenta que son los primeros puntos que pierde esta temporada el Arosa

El Llanera se sentía mucho más cómodo con la presencia física de algunos de sus futbolistas y tomó el protagonismo sobre un césped que tampoco invitaba excesivamente a la elaboración. Con Tall y Arango resolviendo cualquier situación de juego directo del Arosa, en la vanguardia era Romaric el que se encargaba de complicarle la tarde una y otra vez a los centrales arlequinados.

Fieles a sus señas de identidad, los de José Luis Rodríguez no especularon a la hora de llevar el balón lo cerca posible de la portería rival. Estaba siendo más una cuestión de insistencia que de contundencia, pero lo cierto es que el Llanera estaba inclinando a su favor la balanza de los merecimientos.

El paso de los minutos sirvió para equilibrar más la dinámica. A los de Jorge Otero el balón comenzó a durarle un poco más en los pies y eso le servía para obtener mejores réditos que con el fútbol más directo que perseguía al principio. En esa fase de juego, llegó la primera gran oportunidad para los gallegos. Fue con una falta directa desde el vértice del área que Mon estrelló en el larguero con un Miguel ya batido.

Y ya cuando expiraban los primeros 45 minutos, en una acción a balón parado, el Llanera se llevó las manos a la cabeza cuando Romaric desperdició un balón suelto dentro del área para embocar la pelota en la red. El Arosa dio un paso adelante definitivo tras el descanso. Los gallegos se convirtieron en absolutos dominadores del partido y solo necesitaron de dos minutos para estrellar su segundo balón del partido en los marcos de la portería defendida por Miguel. Fue con un disparo lejano de Luismi que el portero astur tocó lo suficiente para desviar al poste.

Después del susto inicial todo volvió a la calma en las dos áreas. El desarrollo del partido invitaba claramente a nada más que el empate sin goles. Una fase en la que los dos técnicos decidieron agitar sus banquillos y el Arosa salió claramente beneficiado en las rotaciones. La última media hora fue un auténtico monólogo por parte de los locales. La entrada de Pablo Porrúa aportó clarividencia a partir de tres cuartos de campo mientras el Llanera empezaba a bajar físicamente de manera alarmante.

Sin noticias del Llanera en el área defendida por Manu Táboas, Beda seguía amenazando la portería de Miguel. Primero con un centro al área que Fontán no remató por centímetros y, a continuación, con una muy buena pared con Diego Diz que éste no acertó a rematar con todo a favor. 

Compartir el artículo

stats