Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La asturiana María José García, segunda en el “Arnold Classic Europe” de Sevilla

La culturista ovetense optará dentro de dos semanas a la licencia profesional en la “Diamond Cup” de Marbella

Por la izquierda, María José García, Joselyn González y Sofia Fagerstrom, las tres primeras en la categoría wellness más de 1,63. | LNE

Una asturiana, María José García López, confirmó el pasado fin de semana en Sevilla que sigue en la elite del culturismo, una actividad que también ha notado el azote de la pandemia. La ovetense acabó segunda en su categoría, wellness, en el Arnold Classic Europe de Sevilla, una competición de carácter internacional que homenajea al actor, y también culturista, Arnold Schwarzenegger. Dentro de dos semanas, en Marbella, María José García espera dar otro gran salto en su carrera ganando la Diamond Cup, lo que le permitiría obtener la tarjeta profesional.

La pandemia y una lesión de lumbares había dificultado la carrera como culturista de María José García, pero el año pasado le dio un buen empujón gracias a su título de España en la categoría wellness. Eso le permitió participar en el Mundial, que se celebró en Barcelona, logrando la cuarta posición. Convencida de que había encontrado el camino adecuado, durante los últimos meses afinó su preparación, dirigida por su entrenador y pareja Omar Quintana. Y en Sevilla, en una competición con participantes de todo el mundo, la ovetense fue segunda, solo superada por la mexicana Joselyn González, y con la finlandesa Sofia Fagerstrom tercera.

María José García cree que ha acertado con el cambio de categoría, ya que el wellness se adapta mejor a sus características físicas. Con esa confianza irá a por todas a Marbella “porque la tarjeta pro me daría acceso a las mejores competiciones del mundo, en las que ya se reparten premios en metálico importantes”. Hasta entonces, la ovetense tendrá que seguir haciendo equilibrios para compatibilizar su pasión con otras muchas ocupaciones: profesora en el colegio Palacio de Granda, cursos en la Universidad y un negocio de asesoramiento nutricional y deportivo.

María José García, primera por la izquierda. | LNE

A falta de compensación económica, García puede mantener su dedicación al culturismo gracias al apoyo de firmas como Mays Bikinis, que le facilita las prendas para las competiciones, “que cuestan un riñón; Coolinary, que me prepara las comidas al detalle como necesito en mi dieta. Y Bavarian, que me aporta todo lo que necesito en cuanto a suplementación”. Lo demás lo pone ella, incluido el sacrificio de soportar los dolores por sus problemas de lumbares.

Compartir el artículo

stats