Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todo lo que tienes que saber de los equipos asturianos de balonmano: la Liga empieza mañana

La plantilla del Unión Financiera Base Oviedo LNE

La Primera Nacional, tercera categoría del balonmano español, se pone mañana en marcha con seis equipos asturianos que parten a priori con objetivos muy distintos. Todos señalan al Unión Financiera Base Oviedo como gran favorito para luchar por el ascenso a División de Honor Plata, junto al cántabro Santoña, y a partir de ahí objetivos para todos los gustos: Finetwork Gijón y Cafés Toscaf Atlética, a la expectativa de meterse en los primeros puestos; el Grupo IMQ aspira a una temporada tranquila; y el Oca Hotels-Villa de Luanco y el Auto-Center Principado Vetusta se conforman con la permanencia. “Cuantos más asturianos, mejor”, coinciden los responsables de los clubes.

Tras quedarse a las puertas la pasada temporada, la directiva del Unión Financiera redobló la apuesta para no retrasar más el salto a la segunda categoría del balonmano español. Hubo cambio en el banquillo, con la llegada de Ricardo Margareto, y bastante movimiento en la plantilla, con altas de jugadores llamados a ser importantes, como Rozada, Wermbter, Yailán, Elcio, Parovinchak y, sobre todo, Gonzalo Carou, una leyenda del balonmano argentino. Llega Carou, con 42 años, y se marchó un referente de la selección uruguaya, Maxi Cancio, que con 37 se ha alistado en el Vetusta, convencido de que aún tiene recorrido.

Margareto prefiere taparse los oídos ante los cantos de sirena: “No valoro las opiniones de quienes nos dan como favoritos. Se trata de trabajar día a día, con humildad, porque sabemos que las cosas no van a ser fáciles. Nuestro único objetivo para la temporada en estos momentos es ir semana a semana, trabajando para construir un equipo con bastantes caras nuevas. Se trata de ir sumando dos puntos cada jornada hasta que estemos clasificados para la fase de ascenso. Lo digo ahora y lo repetiré las veces que haga falta “.

Ángel Gulín, técnico del Finetwork Gijón, asume que su equipo debe de estar “en un segundo nivel, por detrás del Unión Financiera y Santoña”. Gulín cuenta con la ventaja de mantener la misma plantilla, con la única baja del extremo Pol Deiros, mientras que le llegaron los refuerzos de Pelayo Nistal y Carlos Suárez. “Nos falta un puntín en defensa”, advierte el técnico gijonés ante el comienzo de Liga: “Tuvimos alguna duda en los partidos de pretemporada, pero en la Copa Principado estuvimos bien”.

“Puede que la liga sea un poco más floja porque falta uno de los cocos del año pasado, Soria”, añade Gulín, que prevé una Primera Nacional más igualada que nunca: “Nadie se va a poder relajar y va a ser muy difícil sacar puntos en cualquier cancha, incluidas las de los dos que subieron de Segunda, Camargo y Vetusta”. Sobre el debut ante el Santoña señaló que “será un partido muy difícil porque ellos están ya con un ritmo espectacular”.

En teoría, Juan Muñiz, entrenador de la Atlética, debería de estar más optimista ante la primera jornada, ya que recibe en La Magdalena al Vetusta, pero la semana no ha sido propicia: “Tengo las bajas de Ardisana, Adrián Rey, Aitor y Pablo, que se unen a los que no siguen de la pasada temporada, Silvino, Puig, Costoya y Rubén Rozada. Todos eran titulares, por lo que este año tengo menos fondo de armario”.

Las altas en la Atlética, además de Ardisana, se limitan a Milo (Codema), César (Base) y los juveniles Raúl, Pablo y Jaime. Pese a todo, Muñiz admite que “nuestra obligación es estar arriba, pero equipos como el Base Oviedo, Santoña y Finetwork están un paso por delante del resto”. El entrenador avilesino está encantado con la abundancia de asturianos en el grupo y, sobre todo, con la vuelta del público: “Así será más complicado para cualquier rival ganarnos”.

El entrenador del Grupo IMQ, Chechu Villaldea, tiene muy asumidas las limitaciones de su proyecto, ya que solo puede contar con jugadores que sean socios de la entidad gijonesa. Por eso advierte de que “nuestro objetivo es salvar la categoría. Hemos perdido a mucha gente importante y, además, la semana pasada Pablo Cuervo se rompió el ligamento cruzado y los dos meniscos. Estamos en cuadro”. Pese a todo, Villaldea dice que “llegamos bien a la liga porque diseñé una pretemporada muy exigente”.

Villaldea coincide en señalar al Santoña y Unión Financiera como claros favoritos para jugar la fase de ascenso: “Han invertido mucho dinero y fichado jugadores de alto nivel. Por plantilla deberían de estar en otra categoría. Después creo que hay otros tres equipos que van a pelear por estar arriba: Finetwork Gijón, Atlética y Ademar León”.

En el banquillo del Oca Hotels-Villa de Luanco hubo relevo, con la renuncia de Manuel Gutiérrez, que será sustituido por Ángel Perianes, vinculado al club luanquín desde sus inicios como jugador alevín. Como entrenador, tras sus primeros pasos en el Grupo Covadonga, ha tenido experiencias en casi todas las categorías de base del Villa de Luanco: “Que hayan pensado en mí para el primer equipo es un regalo y, a la vez, una responsabilidad”.

Perianes hereda una plantilla basada en la cantera que tan bien conoce, con las bajas de Ardisana, Coke, Omar Mendiluce, Íñigo y Devyn, mientras que se incorporan Marcos Mendiluce, Marco Ojea, Luis, Rubén García (Chino) y Miguel Montero. “Creo que el nivel será parecido al de la pasada temporada, pero mi objetivo es sacar algo más de jugadores que ya tienen un año de experiencia en la categoría”.

Ángel Perianes reconoce que su nivel de exigencia puede entrar en conflicto en algún momento con las posibilidades de unos jugadores muy lejanos al profesionalismo: “Digo siempre lo que pienso, en el club y en el equipo, y eso puede generar tensiones”. El técnico asegura que habrá cambios tácticos, que se notarán sobre todo en defensa, con lo que espera lograr el objetivo de la permanencia: “Hay siete equipos a los que será muy difícil echarles mano y otros siete de los que saldrán partidos en los que puede ganar cualquiera”.

En ese grupo estará el Auto-Center Principado Vetusta, que gracias al fichaje de Maxi Cancio ha pasado de ser señalado como claro candidato al descenso a equipo incómodo. Un cambio que respalda el entrenador, Rodrigo Llordén: “Cuando acepté el cargo tenía alguna duda porque sabía que se trata de un club nuevo, con chavales inexpertos en la categoría. Pero estoy muy satisfecho con lo que he visto en estas seis semanas y convencido de que podremos lograr el objetivo de la permanencia. Pondremos nuestro granito de arena para que se consolide el club”.

Para ello, Llordén contará con la base de la plantilla del ascenso y las incorporaciones, además de la estelar de Cancio, de Enrique Olmedo, Diego Santos, Luis Bayod y Alberto Castaño, además de los juveniles Joaquín Pedraza, Daniel Arias y David Pulgar. Mientras, son baja Luis Lorca, Pablo Pérez, Marco Vidal, Ignacio Fernández y Jorge López. El técnico habla de “inicio complicado”, frente a tres de los cuatro primeros de la pasada temporada (Atlética, Unión Financiera y Finetwork), por lo que, según Llordén, “nos lo tomamos como preparación para nuestra liga. Todo lo que consigamos será bienvenido”. Reconoce la importancia de contar con Maxi Cancio: “Es un jugador súper contrastado que nos puede ayudar mucho para adoctrinar a los jóvenes”.

Compartir el artículo

stats