Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pádel

La historia de Lucía Carreño, campeona asturiana de pádel y hermana del tenista

Kike Méndez, capitán del equipo masculino que representa a la región en Valencia este fin de semana, observa un boom en el deporte de la pala: “Para jugar apenas hay pistas”

Kike Méndez y Lucía Carreño Ángel González

A ella le regalaron su primera pala para que en los días lluviosos pudiese jugar al pádel en vez de al tenis. Él empezó porque un compañero de trabajo le convenció. Desde entonces no han parado. Lucía Carreño (Gijón, 1988) y Kike Méndez (Langreo, 1983) son los capitanes y líderes de los equipos Iberpadel y Grupo Covadonga, campeones en Asturias en sus categorías, que este fin de semana disputan la Copa de España de Ligas autonómicas en Valencia.

La cita debería haberse disputado en septiembre de 2020, pero se suspendió por la pandemia. Ahora vuelve. Y lo hace después de que el pádel sufriese un auténtico boom durante la época (que sigue) de covid. “El pádel ha tenido un enorme crecimiento desde hace poco tiempo. Mucha gente se federó en masa para poder salir de Asturias durante la pandemia”, explica Lucía Carreño, la líder del equipo femenino del equipo Iberpadel, que cuenta con 16 integrantes. En su caso, la fiebre por una raqueta le viene de familia: Lucía es la hermana mayor de Pablo Carreño, el tenista asturiano.

De pie, por la izquierda, Lucía Carreño, Sofía Llaneza, María Pombo, Tamara Valcárcel, Raquel Álvarez y Marta Labat Fernández. Agachadas, María Deban Fernández, María Fernández, Clara Las-Heras, Noemí Álvarez, Beatriz Vázquez y Tatiana Álvarez, del Iberpadel LNE

“Cuando mi hermano viene por Asturias echamos alguna ‘pachanguina’ de pádel y le aguanto el tipo, aunque físicamente me gana, pero se pierde en las paredes y tácticamente no es muy bueno”, bromea Lucía, que trabaja en un estudio de arquitectura de Gijón y compagina su trabajo con las competiciones de pádel.

La semana pasada quedó campeona de Asturias junto a su pareja en las pistas, Tamara Varcárcel. Lucía comenzó jugando al tenis en el Grupo Covadonga y aunque desde muy pequeña había probado con el pádel no se enganchó hasta los veinte años, cuando fue a La Coruña a estudiar arquitectura. “Empecé a jugar Ligas y ya nunca lo dejé. Hasta ir a Galicia no había tenido mucho contacto con el pádel, pero me enganché. El secreto de este deporte es que es tremendamente social y gracias a él haces amistades”.

Lucía, asturiana, quedó campeona de Galicia en 2013. Lo explica. “Me tuve que federar allí para poder competir”. Un año después Lucía regresó a Asturias y recibió la llamada del Iberpadel, equipo para el que juega desde entonces y campeón de la Liga autonómica femenina en 2019 y 2020. “Vamos al torneo on toda la ilusión”.

Algo similar puede contar Kike Méndez, el capitán del equipo masculino del Grupo Covadonga, como Iberpadel campeón en 2019 y 2020 y conjunto representante de Asturias en categoría masculina en la Copa autonómica. A Méndez le ha pillado el torneo celebrando su paternidad. Por eso intentará ganar y dedicarle el título a su hijo Pelayo, que tiene siete meses.

Nacho Lisa, Juan Barrio, Álex Silva, Fede Auñón, Kike Méndez y David Collado, integrantes del equipo de pádel del Grupo Covadonga LNE

El langreano, ingeniero telemático, responsable del área de Marketing y Empresas en Transformación Digital de Telecable, se introdujo en el mundo del pádel hace 12 años cuando trabajaba en Telefónica. “Un compañero me llevó a jugar: yo nunca había cogido una pala. Aquello era otro mundo y casi nadie jugaba al pádel. Me sedujo desde el principio y eso es lo bueno de este deporte: empiezas y ya no lo dejas”. Méndez pone un ejemplo concreto que demuestra el boom del pádel. “Para conseguir pista en el Grupo tengo que ir al mediodía, antes de la hora de comer. Si no, imposible. El crecimiento es real y te vas dando cuenta fijándote en la gente que te rodea. Casi todo el mundo juega al pádel y mucha gente ve los campeonatos por televisión”.

Méndez y Carreño coinciden en un asunto básico: Asturias va algo por detrás respecto a otras regiones. “También es cierto que tenemos el hándicap del tiempo, porque en otros lugares pueden jugar sin problema al aire libre. Cuando salimos fuera a competir sufrimos, pero no quiere decir que haya mal nivel”, dice el capitán. Los asturianos que representarán al Principado en Valencia empiezan hoy un exigente torneo que se alargará hasta el domingo. Será difícil, admiten, pero confían en ganar.

Compartir el artículo

stats