Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piscinas accesibles, pero con reparos: los nadadores con discapacidad analizan las instalaciones asturianas

Alaban la del Parque del Oeste, pero piden mejoras

Byron Álvarez, en las piscinas del Parque del Oeste Luisma Murias

Asturias ha avanzado mucho en la accesibilidad de sus instalaciones para deportistas con discapacidad, pero todavía queda camino por andar. Un ejemplo son las piscinas del Parque del Oeste, en Oviedo, que ya han albergado varios Campeonatos de España de natación adaptada y que están pendientes de unas mejoras que sus usuarios reclaman.

El vaso principal del Parque del Oeste cuenta con tres sillas hidráulicas para el acceso al agua, además de una móvil para usar en caso de avería de las fijas. También hay vestuarios adaptados, uno masculino y otro femenino, además de una cabina mixta.

Byron Álvarez, en las piscinas del Parque del Oeste / Luisma Murias

Las carencias, además de la inexistencia de acceso a las gradas, se refieren a las dificultades para llegar a la piscina en silla de ruedas. La directora técnica de Fedema (Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Física del Principado de Asturias), Beatriz Álvarez, lamenta que en 2002 se decidiese acondicionar el acceso desde la calle a través de una rampa, en vez de ascensor.

“La primera parte de la rampa es muy larga y el tramo final, demasiado empinado. Los técnicos del Ayuntamiento están buscando soluciones porque tenemos que hacer un gran esfuerzo”, señala Álvarez. La falta de un acceso a las gradas para personas con discapacidad obliga, entre otras cosas, a situar la zona VIP de las competiciones a pie de piscina.

Byron Álvarez, en las piscinas del Parque del Oeste / Luisma Murias

Cincuenta personas utilizan habitualmente las instalaciones del Parque del Oeste. Una de ellas es Byron Adrián Álvarez, que hace seis años sufrió una lesión medular por un accidente laboral. Hace tres, atendiendo a los consejos médicos, empezó a nadar: “Me dijeron que iba a mejorar de los espasmos en las piernas”.

Byron practica de lunes a viernes en la piscina y los fines de semana se entrena y juega con el equipo de baloncesto en silla de ruedas Cosa Nuesa, de Avilés. Con la dirección de Beatriz Álvarez ha ido mejorando, hasta entrar en competición, “sin buscar resultados”, aclara.

Byron Álvarez, en las piscinas del Parque del Oeste / Luisma Murias

Byron Álvarez confirma las bondades y carencias de la instalación: “Lo peor es la dificultad de la rampa para subir hasta la piscina, el tramo final se hace durísimo. Una vez arriba, con la silla hidráulica es muy cómodo. Está muy bien el vestuario con duchas adaptadas”.

La gran ventaja del Parque del Oeste es contar con una piscina de 50 metros, por lo que ya ha acogido tres campeonatos de España para nadadores con discapacidad (2010, 2017 y 2020) y ha vuelto a ser designado para 2022. En Gijón y Avilés no hay piscinas públicas de 50 metros, pero sí con buenas condiciones de accesibilidad.

Byron Álvarez, en las piscinas del Parque del Oeste / Luisma Murias

Beatriz Álvarez destaca que el pabellón de La Magdalena avilesino fue, en 1994, la primera instalación asturiana con un plan integral de accesibilidad, antes incluso de que entrara en vigor la ley. Más reciente es el Centro Deportivo El Quirinal, que cumple con todos los criterios de accesibilidad, incluido el ascensor para llegar al vaso.

En Gijón, Beatriz Álvarez resalta lo ocurrido en el pabellón de Moreda-Natahoyo, que abrió en marzo unas escuelas de natación adaptada que ya cuentan con 18 alumnos. “No es fácil conseguir tanta gente en tan poco tiempo”, explica. La directora técnica de Fedema no tiene muchas referencias de la situación en grandes entidades, como el Grupo Covadonga o el Club Natación Santa Olaya, aunque sí le consta que en el Grupo se han acometido muchas mejoras en los últimos años, con la creación incluso de un área de diversidad funcional.

Byron Álvarez, en las piscinas del Parque del Oeste

Fedema cuenta incluso con una sede no oficial, en Arriondas, donde realiza concentraciones con los integrantes de la selección asturiana. “La relación empezó con los ayuntamientos de la zona por el Descenso del Sella adaptado. En Arriondas tenemos la ventaja de que cierran la piscina los fines de semana, así que la tenemos a nuestra disposición. Y atienden todas las sugerencias que les hacemos. Por ejemplo, hace poco eliminaron un escaloncillo que había para entrar al vaso”.

Compartir el artículo

stats