Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más dura fue la caída

La Segoviana acaba con la buena racha del Marino, que se adelantó en el marcador y se hundió en el segundo tiempo

Buru y Dailos, abatidos tras el cuarto gol de la Gimnástica Segoviana, conseguido por Gómez, que lo celebra al fondo con sus compañeros. | Área 11

El Marino de Luanco vivió una tarde en Segovia para olvidar. El equipo no pudo continuar con su racha de resultados, después de tres victorias consecutivas, y cayó derrotado ante la Segoviana por un contundente 4-1, ante un rival directo en la liga y que en el goal-average particular deja el pulso entre ambos bastante desigualado en caso de un hipotético empate a puntos al final de la liga.

El equipo luanquín comenzó el partido con un 5-3-2 muy compacto de salida, alternando en la salida del balón Guille Pinín y César Suárez. El gol no se hizo esperar, en el minuto diez llegaba en una jugada individual de Diego Díaz, que batía con un disparo al palo largo a Carmona. Todo se ponía con viento a favor para el Marino. La Segoviana notaba los nervios al verse por debajo del marcador y la presión visitante le causaba problemas para sacar el balón jugado desde atrás. Por momentos, incluso la afición local estaba molesta al ver como sus jugadores no avanzaban buscando la portería contraria.

Con el paso de los minutos, el Marino se fue echando más atrás, en un bloque bajo que buscaba la salida a la contra. La Segoviana monopolizaba el balón cada vez más tiempo. Y comenzó a merodear la zona de tres cuartos de campo, llegando las primeras ocasiones sobre la portería de Buru. En el minuto 27 el cancerbero asturiano detuvo un disparo de Arribas. La primera parte no tuvo mucha producción ofensiva por parte de ambos equipos. Minutos después llegaba la respuesta a la contra de Steven, que era solventada con mucha eficiencia por Manu, que le robaba el balón.

Cuando parecía que el partido se iba a ir al intermedio con la ventaja visitante, llegó el mazazo. Manu irrumpía por la zona derecha del área y batía con un sutil remate a Buru. El gol iba a suponer un antes y un después para el choque. Tras el intermedio, la Sego salió con otro talante muy diferente y se encontró con un penalti, bastante riguroso, ya que el zaguero tenía la mano pegada al cuerpo. La pena máxima era transformada por Cidoncha, que engañaba al cancerbero del Marino.

La remontada era un hecho y puso a los luanquinos al borde del abismo. El Marino se mostró muy endeble defensivamente y a la hora de sacar el balón jugado. La Segoviana tenía un ritmo de juego muy superior y eso se tradujo en la llegada del 3-1, en un remate de cabeza de Mansour a la salida de un córner. El Marino ya no tuvo opciones y vio como la Sego redondeaba el marcador en el último minuto con un gol de Gómez, el ariete local, que reaparecía después de siete meses lesionado.

Manel Menéndez | Entrenador del Marino

“Nos equivocamos al echarnos atrás”

El entrenador del Marino, Manel Menéndez, destacó que “comenzamos bastante bien el partido. En la primera llegada vino el gol. Al monopolizar la Segoviana el balón nos echamos atrás, y ahí nos equivocamos un poco”.

“El gol del empate a falta de un minuto fue clave”, añadió Manel, que considera que “el penalti lo ha cambiado todo porque tuvimos que cambiar el sistema. En Primera o Segunda División no se hubiera pitado ese penalti. Es una mano que no está despegada del cuerpo. El árbitro ha interpretado otra cosa”.

Manel lamentó que el partido no se desarrollara como había planificado: “La idea nuestra era tener mayor posesión de balón. Si les dejas el balón, te toca estar persiguiendo”. Sobre el futuro indició que “hay que ganar al Coruxo”.

El técnico de la Gimnástica Segoviana, Manu González, destacó que el Marino “juega muy replegado, buscando el error del rival y saliendo a la contra. Saben hacer una buena lectura del partido. La cosa pintaba mal con su gol tan rápido. Ser paciente era la clave. Había que intentar llegar por fuera. El gol de Manu ha sido psicológico, nos ha dado mucha confianza. Al jugar ellos con cuatro defensas, esto nos ha facilitado mucho las cosas”.

“En este equipo todos son muy disciplinados”, elogió González a sus jugadores. “Es una victoria redonda. La fuerza de competir con el Mallorca en la Copa nos ha hecho remontar el partido al ser pacientes. Espero que esto sea un pasito más en el camino que estamos haciendo”.

Compartir el artículo

stats