Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El OCB se resetea de nuevo

El Unicaja Oviedo vuelve a la acción tras un solo ensayo por el covid: “No es la mejor situación, pero estamos contentos de viajar y jugar”

Con apenas un entrenamiento en grupo en la última semana y un único partido en más de un mes, el Unicaja Banco Oviedo Baloncesto viaja hoy a Melilla dispuesto a resetear de nuevo tras el segundo parón provocado por positivos en la plantilla. “Nos está afectando más de lo que debería, pero estamos contentos de poder viajar y jugar”, señaló ayer el técnico del equipo ovetense, Natxo Lezkano, después de reunir por fin a sus hombres para preparar el partido de mañana en la cancha de la ciudad autónoma.

El entrenador vizcaíno podrá contar con el grueso de la plantilla, toda vez que los antígenos realizados ayer no arrojaron nuevos positivos, aunque hasta última hora de ayer estaba pendiente de confirmar la recuperación de alguno de los infectados. Si el virus se mantiene controlado y no hay nuevas interrupciones, el de Melilla de mañana (12.30 horas) será el primero de un carrusel de ocho partidos en el próximo mes.

Lezkano admite que “no es la mejor situación, los jugadores no lo están pasando bien, pero por lo menos estamos en condiciones de viajar y de jugar. Parar provoca muchos trastornos a nivel físico y mental, lo que queremos es competir y estamos con muchas ganas, aunque sea en estas circunstancias”.

Para el técnico local, el hecho de que las bajas se estén produciendo en forma de goteo, “una semana tres, otra uno, otra dos...” “te va minando poco a poco, te va afectando en la manera en la que entrenas, o más bien en la que no entrenas”. El equipo no está en su mejor momento después de la intermitencia de los entrenamientos y de haber disputado un solo partido en más de un mes, el triunfo en Pumarín ante el Palencia. Pero, además, Lezkano piensa en la otra parte negativa de la situación: “Nos vendrá una época en la que tendremos que jugar muchos encuentros a la vez”.

Enfrente estará mañana el Melilla, cuya clasificación refleja la irregularidad que ha mostrado hasta el momento, con seis victorias y seis derrotas que le alojan en el decimosegundo puesto de la clasificación. El equipo que entrena el asturiano Arturo Álvarez viene también de una semana de paro forzoso por seis positivos, pero ha podido realizar más entrenamientos que el conjunto carbayón. El OCB, por su parte, es tercero con 9-3.

La reacción tras el “bicho”

Lezkano, como ya hizo después del brote detectado en diciembre, asegura que “va a ser fundamental para todos los equipos la manera en que reaccionamos después de parones, cuando cogemos el bicho y no estamos en competición”.

El OCB espera un partido difícil en la pista melillense, no solamente por las circunstancias sanitarias que lo rodean, sino por el propio potencial del rival. “Es un equipo con experiencia, con jugadores que conocen la categoría y que no destacan en nada en concreto, pero que no son malos en nada. Es un equipo completo que quizás ha pecado de irregularidad y ha tenido rachas, pero ¿quién no? Es una pista difícil contra un equipo complicado, con un buen entrenador y buenos jugadores en todas las posiciones”.

Compartir el artículo

stats