Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol: La expulsión del club de una jugadora recrudece la guerra en el femenino del Covadonga

La plantilla del club ovetense muestra su malestar antes de un partido en Siero con pancartas: “No nos vais a callar, ¡igualdad,ya!”

Las jugadoras del Covadonga, ayer en El Bayu, con las pancartas y camisetas reivindicativas. A. M.

La guerra entre la plantilla del equipo femenino del Covadonga y los dirigentes del club vivió ayer un nuevo capítulo. Las jugadoras aprovecharon el primer partido tras el parón navideño, frente al Romanón, para saltar al césped de El Bayu con camisetas con el lema “Orgullo de pertenencia” y pancartas en defensa de sus reivindicaciones (“No nos vais a callar, ¡igualdad ya!”) y de apoyo a sus exentrenadoras, Jessica García y Olaya González. A última hora de la tarde, el presidente del Covadonga, Curro Cabal, decidió la expulsión del club de la jugadora Sheila Zapico.

“No podemos consentir que se falte al respeto al entrenador, ni que se provoquen destrozos en las instalaciones”, aseguró Cabal a LA NUEVA ESPAÑA. Alba Montes, una de las capitanas, lo ve de otra forma: “Sheila, que hasta ahora era la central titular, fue a preguntarle por la alineación al entrenador, con el que ya había tenido un choque el viernes. El entrenador le contestó a voces y ella, de la impotencia, dio una patada a la pared y se fue”.

Según Montes, desde sus denuncias públicas de discriminación respecto a otros equipos del club, que acabaron con la destitución de sus entrenadoras, el ambiente se ha enrarecido: “Nadie nos avisó del día para volver a los entrenamientos, tuvimos que mirarlo en las redes sociales. El nuevo entrenador, Ricardo Onís, no sabe nuestros nombres ni las posiciones en que jugamos. No pone ningún interés y lo de Siero ya fue el colmo”.

“Cambió por completo el equipo que suele jugar”, añadió Alba Montes, una de las afectadas: “A las capitanas nos mandó al banquillo o a la grada, modificó las posiciones y no dio ningún tipo de charla. Encima, durante el partido hizo comentarios despectivos sobre algunas compañeras y en el segundo tiempo estuvo más pendiente del móvil que del partido. Cuando salimos al campo se dedicó a hacer fotos, supongo que para pasárselas al presidente”.

“Nadie está a gusto, pero tendremos que aguantar”, señaló Montes, decepcionada por la falta de apoyo de la concejala del Ayuntamiento de Oviedo, Concepción Méndez (PP), y de la directora general de Deporte, Beatriz Álvarez (PSOE). Mientras, Cabal está seguro de que no se marchará ninguna jugadora “porque en el resto de clubes, salvo en el Sporting, tienen que pagar”.

Compartir el artículo

stats