Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aferrados a La Cruz

El Ceares busca ganar en su feudo al Bergantiños para reengancharse a la pelea por la permanencia

Pablo Busto, en un partido en La Cruz. | Ángel González

El Ceares tiene hoy (16 horas) en su campo de La Cruz ante el Bergantiños otro duelo crucial en su lucha por salir de los puestos de descenso. Después de salir goleados en Leganés buscan los gijoneses un impulso anímico y también deportivo, necesario para reengancharse a la pelea. “Lo de este mes no se puede permitir”, confiesa el técnico Pablo Busto. “No hay que poner excusas. Tenemos que apelar al orgullo, al carácter y al amor propio que tenga cada uno”, confiesa el preparador teyero, empeñado en no arrojar en ningún momento la toalla.

La victoria se antoja crucial para los locales, descolgados y a seis puntos del penúltimo. Con todo, el discurso se mantiene. Y el equipo gijonés sigue empeñado en darle la vuelta a la situación. Por eso busca ganar a un Bergantiños que está en la zona templada de la clasificación, noveno, aunque llega en una dinámica inestable después de perder tres de los últimos cinco encuentros de competición liguera.

“Queremos demostrar las ganas de revertir la situación complicada que tenemos. Mi exigencia no va a bajar aunque descendamos en febrero. Cada uno tiene que asumir lo que está haciendo mal, de la misma forma que yo lo asumo, e intentar trabajar lo máximo posible par solucionarlo”, añade Busto. “El tiempo se agota”, añade. El técnico pierde a David, sancionado, mantiene la ausencia de Llerandi y espera a los resultados de la prueba del covid que ha realizado Edu. “Queremos ser un equipo más valiente y atrevido; estamos corrigiendo detalles. Sabemos donde están los errores y donde nos hacen daño los equipos”, expone de nuevo Busto.

Compartir el artículo

stats