Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Natxo Lezkano | Entrenador del Unicaja Banco Oviedo

“Somos un equipo que tiene mucho amor propio y mucha responsabilidad”

Natxo Lezkano se dirige al banquillo durante el partido. | Irma Collín

Natxo Lezkano fue cauto en sus declaraciones posteriores al partido que ganó el OCB al Lleida. Si la clasificación no es matemática, no hay valoración del play-off. Aun así, por los pasillos de Pumarín había ambiente de celebración, de objetivo cumplido y de ganas de seguir soñando. “Era una final para nosotros”, reconocía el entrenador del OCB.

Lo primero que hizo Lezkano fue elogiar al público, que ayer se entregó a la causa, su ayuda para ganar el partido: “Nos ha ayudado en momentos difíciles, que los hemos tenido, es una gozada jugar aquí”. Tampoco ocultó lo que le pareció la puesta en escena de los suyos: “El comienzo del partido ha sido horroroso, hemos hecho todo lo que no teníamos que hacer”. De lo que sí ha sido capaz el conjunto de Pumarín es de seguir enganchado al duelo: “El equipo se ha mantenido vivo gracias al segundo cuarto y, sobre todo, al tercero”.

Lo único que le sobró a los azules tras el descanso, para su entrenador, fue el último cuarto: “El tercer cuarto hemos controlado, hemos hecho las cosas bien, hemos estado más agresivos en defensa, pero en el último cuarto hemos cometido errores incomprensibles que casi nos cuestan el partido”.

Lo que sí quiso destacar Lezkano de sus jugadores fue la honradez: “No somos unos jetas que se dejan llevar cuando la cosa se pone con el marcador en contra”. Para el técnico vasco, los suyos son “un equipo que tiene mucha dignidad, un equipo con responsabilidad y amor propio”. Un grupo de “soldados”, como decía Marc Martí en su cuenta de Twitter tras el partido. El jugador, lesionado toda la temporada, era el hombre más feliz del mundo tras el encuentro y, probablemente, el que más habían sufrido con las alternativas en el marcador del partido.

Compartir el artículo

stats