Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kabasele vuela, el OCB gana

El pívot congoleño supera su lesión y alcanza su pico de forma en el momento clave l “Con el corazón que tenemos podemos llegar más lejos que el año pasado”, dice el jugador, que confía en seguir en Oviedo

Kabasele realiza un mate en el partido contra el Lleida en Pumarín, ante Juani Marcos, Carrera y Kavas. | | IRMA COLLÍN

Pocas personas son capaces de inyectar tanta energía y optimismo en un equipo como hace Hervé Kabasele en el Unicaja Banco Oviedo Baloncesto. Afable, bromista y entregado, el congoleño está siendo una de las claves del final de temporada del equipo ovetense, a punto de certificar una nueva participación en las eliminatorias de ascenso a la ACB. Kaba ha dejado atrás sus molestias en la rodilla y vuelve a jugar por encima del aro. Y el equipo, de su mano, vuela.

El pívot del OCB firmó uno de sus mejores partidos el sábado pasado ante el Lleida. En solo 16 minutos anotó 12 puntos y capturó 8 rebotes, haciéndose el amo de la zona. “El Kabasele del año pasado no es el de este año”, confirma el jugador, que subraya la importancia que tuvo para él la renovación del contrato: “Es una cosa de compromiso. Yo, si firmo, es para darlo todo. Hay gente que dice que el baloncesto, el deporte, es un tema de días, pero yo pienso que, si trabajas, ganas. Ya está”.

Los problemas del pívot del OCB con la rodilla son recurrentes desde que se rompiera los ligamentos al final de su etapa en el Breogán, en 2018. El propio jugador confirma que “es una rodilla operada que tiene muchos problemas; después de un tiempo de trabajo duro siempre hay dolor o pasa algo, y tengo que parar, solucionarlo. Pero cuando estoy en la pista tengo que olvidarlo todo, jugar como si estuviera perfecto. Son los últimos partidos, muy importantes porque hay que coger la oportunidad del play-off”.

El mejor momento de Kabasele coincide, a juicio del jugador, con el del equipo, que aseguraría de forma definitiva su participación en los play-off con un triunfo mañana ante el Melilla en Pumarín. Una derrota obligaría a consultar otros marcadores. “No sé exactamente nuestras opciones matemáticas, pero lo que sí sé es que si ganamos este estamos dentro, así que es una final para nosotros y tenemos que estar al cien por cien”, manifiesta el jugador, que va más allá. Piensa que este OCB tiene más opciones que el de la temporada pasada: “Estamos en la misma posición clasificatoria, pero con el corazón que tenemos podemos dar un paso adelante. Tenemos más cosas que el año pasado y mucho trabajo bien hecho”.

En ese trabajo bien hecho hay que incluir la vuelta que le ha dado la plantilla al asunto del rebote, un quebradero de cabeza en el primer tramo de la temporada y una baza favorable de primer nivel desde entonces. Kabasele, uno de los responsables de capturar el balón en las cercanías del aro, asegura que “es cosa de querer y de estar concentrado. Delante de muchos equipos somos muy pequeños, pero no podemos ir con miedo porque sean más grandes que nosotros. Se nos quitó el miedo y podemos competir con todos”. Concentración también se autoexige el pívot congoleño para cometer menos faltas, un lastre que le ha impedido disputar tantos minutos como sería recomendable. “Hay partidos que salen complicados, que el entrenador te dice ‘este tío va a la izquierda’ y tú te olvidas y vas tarde... pero si lo tienes en la cabeza sale perfecto”. 

Apoyo del público

Kabasele confiesa que llegó a haber preocupación en la plantilla después de que el brote de covid y la marcha de Frey desembocaran en seis derrotas consecutivas. Reconoce que se sintió perdido el primer partido sin el noruego, que era su principal suministrador de balones –“no hice ningún mate, no metí ninguna canasta... me sentí muy triste”, confiesa–, pero alaba la reacción del equipo y da buena parte del mérito al público que acude a Pumarín. “No sé cómo explicarlo, es emocionante. Antes del partido miras al público y te miras a ti mismo, y te sientes obligado a devolver ese apoyo”, apunta el jugador, que apuesta por seguir el año que viene: “Tengo muchos problemas en mi cuerpo y me cuidan muy bien. Si están contentos conmigo, me siento en mi casa”. Y espera que sea con Lezkano: “Él me enseñó a jugar al baloncesto europeo, es un poco estresante porque quiere que hagas justo lo que él dice, que todo salga perfecto, pero para mí sería complicado cambiar”.

Meana, baja para lo que queda; el club se plantea fichar

 

El Unicaja Banco Oviedo anunció la baja para lo que resta de campaña de Alonso Meana, que fue intervenido en el HUCA de los efectos de un golpe recibido en un partido hace varias jornadas. El jugador, que ya recibió el alta, ha pedido confidencialidad sobre su problema. El club tiene previsto tantear la posibilidad de realizar un fichaje para cubrir su plaza. Aunque el plazo está cerrado, la normativa permite un recambio en caso de lesión de larga duración.

Compartir el artículo

stats