Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El OCB lucha contra el fantasma del play-off pasado

El Unicaja Banco Oviedo se mide de nuevo al Palencia, que le eliminó ya tres veces a pesar de que el balance en liga regular es favorable al OCB

Los jugadores del OCB.

Lleva siete play-off en los nueve años de trayectoria en la LEB Oro, y la que se avecina será la cuarta vez que el OCB se vea emparejado con el Palencia en las eliminatorias por el ascenso. El nuevo cruce entre asturianos y castellanos será una oportunidad para el Unicaja Banco Oviedo de romper con una maldición, pues las tres ocasiones anteriores acabaron con sonrisas palentinas. Nunca importó cómo les hubiera ido a los dos equipos durante la temporada ni quién tuviera el factor cancha a favor: a la hora de la verdad el Palencia siempre se ha llevado el gato al agua.

Resulta llamativa la diferencia de resultados entre ambos equipos según se trate de la liga regular o de los play-off. En la primera fase han disputado 17 partidos en 9 años (el encuentro de la segunda vuelta de la campaña 2019-20 no se disputó porque la Liga quedó suspendida por la pandemia justo la jornada anterior) y el balance es de 9 triunfos ovetenses por 8 palentinos. En temporada regular, el OCB ha conseguido ganar en pista ajena hasta en cinco ocasiones.

La historia en play-off es totalmente diferente. El balance es de cuatro victorias asturianas por nueve castellanas, y los azules han sido incapaces de sobrevivir en la cancha morada. Especialmente doloroso resultó el último cruce, en los cuartos de final de la campaña 2017-18. El OCB ganó los dos primeros en Pumarín y dominó buena parte del tercero en el Palacio de los Deportes de Palencia, pero acabó perdiendo ese choque, el cuarto dos días después y el quinto en la capital del Principado, en un ejercicio de impotencia y desesperación.

Sans y Santana.

Contra estos precedentes y contra el excelente nivel de la plantilla dirigida por Pedro Rivero tendrá que luchar desde el jueves el Unicaja Banco Oviedo, que esta temporada se ha impuesto a su rival tanto en Pumarín (79-74) como en Palencia (76-80). Ahora tendrá que refrendarlo en una eliminatoria al mejor de cinco partidos que se inicia el jueves (20.30 horas en la ciudad castellana).

Marco.

Para terminar de resucitar los fantasmas, el club rival acaba de recuperar a Urko Otegui, que machacó sin piedad a los pívots ocebeístas en las tres eliminatorias anteriores. A sus cerca de 41 años, el vasco ejerce de enlace entre plantilla y directiva y de representante institucional de la entidad.

En la temporada de su debut en Oro, el OCB forjó su leyenda de las remontadas en Pumarín y entró en los play-off de forma inesperada. Superó al Coruña en cuartos y en semifinales, tras ser vapuleado en el primer partido en Palencia (87-47) y rozar la proeza en el segundo (69-65), resistió en el tercero (79-76) y cayó en el cuarto (51-63). En la imagen, en primera fila, Van Wijk, Víctor Pérez, Daniel Fitzgerald y Álvaro Muñoz agradecen el apoyo del público ovetense tras la eliminación.

La campaña 2016-17 fue inolvidable por el título de la Copa Princesa. Sin embargo, el OCB no llegó en su mejor condición al play-off, en el que acusó mucho la baja de Salvó. Eliminó al Ourense en cuartos (3-1) y se las volvió a ver con el Palencia, que ganó el primero en Pumarín (74-76). Los azules empataron la serie (74-68), pero perdieron los dos siguientes (81-70 y 86-71). En la imagen, Sans y Santana, en primer término, saludan a los fans en Palencia.

Si dolorosas fueron las dos primeras eliminaciones ante el Palencia, qué decir de la última. El equipo ovetense parecía camino de la venganza tras ganar por partida doble en Pumarín (64-58 y 91-76). En el tercero, además, salió como un obús en la ciudad palentina (7-20), pero terminó cediendo (64-60). Empezaron las dudas, jugó mal el cuarto (91-81) y fue atenazado por los nervios en el quinto (54-66). En la imagen, Marco gesticula en la banda mientras Belemene defiende.

Lezkano: “El sexto es un puestazo”

Lezkano. | J. PELEGRÍN / ESTUDIANTES

Natxo Lezkano era el entrenador del Palencia en la eliminatoria de 2013-14. El técnico vizcaíno pasó mucho tiempo en la capital palentina y sabe de sobra el ambiente que se va a encontrar allí el Unicaja Banco Oviedo. “Va a haber un gran ambiente, es muy chulo. También estamos contentos porque la gente de Oviedo se podrá desplazar y espero que sea una fiesta del baloncesto, que hagamos un buen play-off y ojalá podamos pasar”, señaló Lezkano tras caer en el Magariños. El entrenador del OCB analizó una temporada regular en la que ha pasado de todo: “Ha sido muy difícil, marcada desde el inicio porque no conseguíamos hacer el equipo que teníamos en la cabeza. La lesión de Martí lo trastocó todo, nos costó encontrar un recambio. Luego empiezan los temas de covid, muchos partidos seguidos, se van a la vez Frey y Martín y hubo que reestructurar...”. Sin embargo, el balance es bueno: “Parecía que en la segunda vuelta podíamos sufrir, incluso mirar para abajo, pero los nuevos nos han dado aire. El sexto es un puestazo para nosotros. Hemos dejado auténticos equipazos detrás, que nos triplican y cuatriplican el presupuesto”.

Compartir el artículo

stats