Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Montañismo

El K2, último baile de la alpinista asturiana Rosa Fernández

La veterana montañera intentará coronar su séptimo “ochomil” como colofón a su carrera deportiva

Rosa Fernández, en el campo I del K2, en 2005. | R. F.

La montañera Rosa Fernández (Parada la Vieja, Cangas del Narcea, 20 de febrero de 1960) no se resigna a despedirse de las grandes cumbres sin probar en el K2, la segunda montaña más alta del planeta (8.611 metros), tras el Everest, que coronó en 2005. El próximo martes, 14 de junio, tiene previsto iniciar una expedición que incluirá un documental que servirá de resumen de su carrera deportiva.

Rosa Fernández ya intentó ascender el K2 en 2015, pero una avalancha que arrasó los campos de altura y provocó varios muertos la obligó a renunciar cuando esperaba en el campo base el momento de atacar la cumbre. Desde entonces, afectada por episodios personales que dejaron en un segundo plano el alpinismo, siempre mantuvo la esperanza de volver y ahora ha llegado la oportunidad, con un proyecto preparado con todo detalle.

Rosa se apoyará en la productora Supersonic, especializada en el contenido audiovisual joven. Uno de sus fundadores es el asturiano José Velasco, que lleva años creando contenido audiovisual, como anuncios, videoclips y “branded content”. Ahora, Supersonic se aventura en un proyecto documental con Rosa Fernandez. “Me acompañará Luis Soriano, un cámara que ha trabajado en las expediciones de Carlos Soria”, explica Rosa, convencida de que con Soriano se asegura un gran producto audiovisual: “No hay nadie como él porque es un buen alpinista. Es una gran baza para mí”. Además de la grabación en el K2, Soriano se desplazará a Asturias para recoger testimonios de la montañera en su pueblo, Parada la Vieja, y otros escenarios.

Además, Rosa Fernández contará con internet en el campo base y con un “spot”, un dispositivo que le proporcionará seguridad: “Es un geolocalizador que me permitirá tener cobertura en cualquier momento. Si se produce un accidente, siempre sabrán dónde nos encontramos”.

Tras el fallecimiento de Dawa, el sherpa que la acompañó en sus anteriores incursiones en el Himalaya, Rosa Fernández tendrá la ayuda de una persona que conoce la cumbre del K2 y de otro porteador que completará, con Luis Soriano, el equipo de la asturiana en el asalto al K2.

Rosa Fernández ya ha asegurado la mitad de los patrocinios necesarios para financiar una expedición que tiene el 5 de agosto como fecha límite. La montañera es consciente de que el período de aclimatación puede ser largo y por eso también ha adquirido el permiso para ascender el Broad Peak (8.051 metros). Hasta el momento Fernández ha completado seis “ochomiles”: el Gasherbrum II (1997), el Makalu (2004), el Everest (2005), el Lhotse (2008), el Kangchenjunga (2011) y el Manaslu (2011).

Compartir el artículo

stats