Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Final feliz para el OCB: se podrá inscribir en la LEB Oro tras conseguir los apoyos suficientes

El club confía en cubrir un presupuesto al menos como el del curso pasado tras las últimas conversaciones con empresas e instituciones

El presidente del Oviedo Baloncesto, Fernando Villabella, a la izquierda, y Héctor Galán, director general. | Irma Collín

El Oviedo Baloncesto podrá inscribirse a tiempo en la LEB Oro y disputar su décima temporada consecutiva en la segunda categoría en importancia del baloncesto español. El club de Pumarín, tras un montón de negativas, por fin ha recibido las suficientes respuestas afirmativas como para dar el paso, pagar la cuota de 36.000 euros de inscripción y afrontar el aval de 150.000 euros que exige la Federación Española. Entre el apoyo que le ofrecen algunas empresas y el de las instituciones, el OCB puede dar el paso con suficientes garantías. Eso sí, en un principio lo harán contando con un presupuesto similar al de la pasada temporada, que es muy inferior al de los proyectos punteros de la categoría.

El OCB ha logrado salvar una de las situaciones más complicadas que se había encontrado desde que desembarcó en la LEB Oro en la temporada 2013-14. Y es que la salida de Unicaja como patrocinador principal le colocó en una situación muy complicada, sobre todo por las dificultades para encontrar un nuevo patrocinador principal. El club llegó a la segunda categoría del baloncesto español con el nombre de Unión Financiera Asturiana Oviedo Baloncesto. La empresa de crédito se sumó al OCB en su última temporada en la LEB Plata, la 2012-13, en la que se consiguió el ascenso. Unicaja, entonces Liberbank, llegó en la 2018-19 y, sobre todo en ese primer curso, supuso un paso adelante a nivel presupuestario para el club carbayón. Tras cuatro temporadas acompañando al equipo de Pumarín, la entidad financiera decidió poner fin a los patrocinios deportivos que tiene en la región.

Después de eso, la carrera ha sido a contrarreloj para el Oviedo Baloncesto, ya que el viernes se acaba el plazo a para formalizar la inscripción en la LEB Oro. El pasado lunes el club todavía no tenía la certeza de contar con los suficientes apoyos como para permitirse inscribirse sin tener dudas de que podría cumplir con los compromisos que se adquieren cuando se deposita el aval. Las últimas gestiones han fructificado y al apoyo de las instituciones públicas se ha sumado el empresarial, con la fuerza suficiente como para dar el paso de inscribirse con garantías.

Salvado el escollo, ahora es el momento ahora de comenzar a pensar en otras cosas, como la confección de la plantilla. Una de las primeras decisiones que tendrá que tomar el Oviedo Baloncesto es quién será su próximo entrador tras la marcha de Natxo Lezkano al Andorra. La plantilla ahora mismo tan solo cuenta con dos bases, Alonso Meana y Hansel Atencia, con contrato en vigor. El hecho de que el club se vaya a inscribir deja prácticamente asegurada la continuidad del capitán del equipo, Oliver Arteaga, que tiene un acuerdo verbal con el club para renovar un año más. Falta ahora abordar la situación de otros jugadores que formaron parte del equipo la pasada campaña para saber si alguno más continuará. A partir de ahí, tocará comenzar con el arduo trabajo de cada verano para preparar una temporada que se presenta muy complicada, con equipos como Andorra y Burgos, los recién descendidos, históricos como el Estudiantes y proyectos pujantes como el de Coruña.

El Principado aumentará su aportación al Oviedo Baloncesto, que hasta ahora era de 15.000 euros. La consejería de Cultura aún tiene pendiente concretar la cifra exacta. Este aumento de la asignación de la comunidad autónoma al principal club de baloncesto asturiano ha supuesto otro granito de arena que ha permitido al club dar el paso de inscribirse en la LEB Oro. La principal aportación que recibe el OCB por parte de las instituciones es, sin embargo, la del Ayuntamiento de Oviedo, a través de una subvención anual de 175.000 euros. El club está a la espera de conocer si desde la ciudad podrán aumentar de alguna forma su ayuda para terminar de cuadrar un presupuesto que, en cualquier caso, será muy ajustado para una categoría que está aumentando su nivel cada año.

Por eso, el club sigue trabajando para sumar a más empresas dispuestas a apoyar el proyecto. Lo que se ha conseguido ahora es asegurarse la supervivencia en la segunda categoría del baloncesto español, pero de momento el OCB sigue entre los presupuestos más humildes y le toca un verano complicado para confeccionar la plantilla a no ser que sus gestiones lleguen a buen puerto y siga sumando a pequeños colaboradores que le den un empujón más. Aun así, los aficionados pueden respirar un poco más tranquilos después de que el equipo haya asegurado su supervivencia.

El Principado aumentará la cantidad que aporta al club

El Principado se ha comprometido a aumentar su aportación económica al Oviedo Baloncesto, que en las pasadas temporadas era de 15.000 euros. La cantidad en la que se aumentará esta cifra está aún por determinar, aunque las conversaciones que ha mantenido el club con la consejería de Cultura han sido positivas y supone un granito más de arena para que el OCB pueda salir a competir la próxima temporada en la segunda categoría del baloncesto español. El club está todavía pendiente de concretar con el Ayuntamiento de Oviedo de qué forma puede echarles también una manos, más allá de la subvención de 175.000 euros que le conceden cada año, para que el club pueda tener un presupuesto al menos como el del curso pasado y competir así con garantías frente a clubes de mayor potencial económico. Al margen de las gestiones que el OCB está haciendo con las instituciones, el hecho de haber cubierto el presupuesto mínimo para dar el paso de inscribirse en la LEB Oro no quiere decir que en el club vayan a dejar de trabajar en sumar a más empresas que puedan echar una mano para potenciar aún más el proyecto deportivo y facilitar así la confección de una plantilla competitiva. Lo que ha logrado el OCB es cubrir un mínimo que le permite seguir respirando, pero no uno para estar entre los aspirantes a estar arriba, aunque las dos últimas temporadas, a pesar de ello, lograron jugar el play-off.

Compartir el artículo

stats