Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diego le hace una kata a la ceguera

La Federación Española convoca a un niño de Cangas del Narcea de 9 años a la primera concentración de para-kárate que se organiza

Diego Rodríguez, en su primer torneo, recibiendo indicaciones de su entrenador Francisco Matins.| LNE

"Un luchador nato que hace posible lo imposible", así describe el profesor de karate Francisco Martins a su alumno Diego Rodríguez López, un pequeño que desde su nacimiento sufre albinismo ocular, una condición genética que genera graves alteraciones visuales, incluida la fotofobia y una visión tridimensional muy reducida. Pero en el ánimo de este niño, que vive en Villacibrán, Cangas del Narcea, no está ponerse muchas limitaciones. Y menos que tendrá si conserva su capacidad de esfuerzo.

Con tan solo 9 años, Diego Rodríguez ha sido convocado para formar parte de la primera concentración de para-kárate, que lleva por título "Descubriendo talentos", organizada por la Federación Española de Kárate y que tendrá lugar el próximo 17 de septiembre en Madrid. El pequeño reconoce que está "muy ilusionado" por esta oportunidad, pero lo que le gusta sobre todo es seguir disfrutando de un deporte del que no sabría decir cuál es su parte favorita: "Me gusta todo", asegura.

"Su problema en los ojos acarrea una discapacidad visual importante con la que va a vivir toda su vida, pero él nos está demostrando que no tiene barreras y que esta clara limitación no le impedirá llevar una vida plena en todos los aspectos", cuenta su madre, Lucía López.

El pequeño está muy ilusionado y Madrid supone "un paso muy grande", dice Martins, al que no le duelen prendas en añadir que Diego "tiene una gran proyección porque ya cuenta con las armas básicas del esfuerzo y el trabajo". Para su entrenador, además, la selección de Diego por parte de la Federación Nacional no puede ser más loable. "Es un orgullo y un privilegio que uno de mis alumnos pueda asistir a un evento tan grande siendo tan pequeño. Una gran apuesta de la Real Federación Española de Para-kárate y, cómo no, de la Federación Asturiana".

Diego Rodríguez comenzó a practicar kárate hace poco más de un año en el Gimnasio Coliseum. "Por una campaña para visibilizar el albinismo ocular. Fue al primer entreno y me dijo que quería hacer kárate", cuenta su madre, Lucía López.

Diego Rodríguez con Copito, el perro de su vecino. | LNE

Diego Rodríguez con Copito, el perro de su vecino. | LNE

A día de hoy Rodríguez ya es campeón de Asturias de para-kárate visual escolar. Su entrenador recuerda perfectamente el día que lo conoció. "Fue el 24 de abril de 2021. Adaptarse no le fue difícil y se integró muy bien con los que luego serían sus compañeros", relata Martins. El pequeño practica la modalidad de kata, basada en movimientos ejecutados al aire y que tan de actualidad pusieron los dos españoles medallistas en Tokio, Sandra Sánchez (oro) y Damián Quintero (plata). En su caso los entrenamientos son "muy normales", pese a la dificultad añadida de su baja visión, dice su entrenador, que obliga a hacerle los ejercicios "un poco más específicos" a sus condiciones.

El pequeño irá a Madrid acompañado precisamente del especialista Francisco Martins, y la idea es que "los mejores de cada categoría vayan a entrenar con los mejores seleccionadores, con maestros de la selección española de kárate", explica el entrenador, quien no duda en asegurar que "esos días cambiaré todos mis planes para ir con él y darle la mano para que entre con los grandes del kárate". No es mucho esfuerzo, dice Martins, para quien "entrenar a Diego es muy gratificante; yo soy muy exigente, pero él lo da todo".

Compartir el artículo

stats