La segunda jornada del XXVIII Torneo de LA NUEVA ESPAÑA, Trofeo Unicaja Banco, se desarrolló en un día marcado por el calor y la ausencia total de viento sobre el campo de La Llorea, aguantando sufridamente los participantes que, después de completar sus recorridos subrayaban que, a pesar de las altas temperaturas, siempre molestas para la práctica de cualquier deporte había sido "un día magnífico para jugar, con unos compañeros de partidos geniales; lo más importante es estar aquí". Otros, además, firmaron buenas tarjetas de juego en el día de ayer.

El primer partido del día de ayer, integrado por los equipos de Pablo Alperi López y Cristina Riu Álvarez, por un lado y Javier Neira García y Elena Arias Quirós por otro cumplieron los pronósticos de favoritos y Riu con Alperi terminaron con 69 impactos, después de una vuelta plana para sus posibilidades, con solo dos birdies y un Eagle en los hoyos 7, 17 y 15 respectivamente. En la parte negativa de su participación en el campeonato ayer, dejaron un bogey en el hoyo 10.

Mientras tanto, Javier Neira y Elena Arias, buenos conocedores del recorrido, firmaron una excelente tarjeta de 10 golpes bajo el par del campo, es decir 62 impactos y 46 puntos "scratch". Empezaron bien, con "birdie" al 1 y 4, completando con un "eagle" en el 6 la primera parte. En la segunda, de nuevo "eagle" en el hoyo 10 y el 14 para seguir con "birdies" en los hoyos 11, 13 y 17.

En la parte de restar solo un "bogey" en el hoyo 12. "Jugamos muy bien, compenetrados, solo tuvimos un fallo y los dos a la vez en primer golpe del 12. Elena estuvo genial en el green, metía todos los putts. Hicimos 3 eagles pero el del hoyo 14 fue especial, con un segundo golpe que entró desde unos 50 metros", comentaba Javier Neira al finalizar su recorrido en el campo La llorea.

El alevín Gonzalo Álvarez Rodríguez golpea la bola con su «drive» en el hoyo 10, ante la atenta mirada de sus compañeros de partido. Por la izquierda: Juan Carlos García, que los acompañaba, Alberto Álvarez Cuevas, padre del niño; Óscar Toribio García y Roberto García Montes. | Benjamín Lebrato

El otro partido que se esperaba diera espectáculo en la bonita jornada de ayer era el disputado por Luis Masaveu Roncal con Rafael Masaveu Cardín y Daniel Granda González con Sabino García Cordero, pero no se pudo disfrutar de dicho enfrentamiento al ponerse Luis Masaveu enfermo.

Daniel Granda y Sabino García tuvieron que jugar con otro equipo, Roberto Fernández y José Fernández-Peña buscada la pareja oportunamente el Comité de Competición. Al final, Daniel y Sabino completaron su recorrido con 35 puntos "scratch", completando una trayectoria de menos a más en su juego.

Buenos resultados cosecharon también la pareja formada por Francisco Javier González Álvarez y José Ángel Pérez Martínez, que terminaron con 42 puntos "stableford" en segunda categoría en su participación.

Entre los partcipantes que son fieles a la cita veraniega y repiten su concuros en el torneo desde hace muchos años peleando por un buen resultado, que no llega, pero sobre todo para pasarlo bien, estaba el formado por Saturnino Sánchez Iglesias y Manuel Moreno Vázquez, que jugaron con Antonio Menéndez Fernández y José Luis Díaz Acebal y que perdieron con estos últimos las cervezas de la casa-club.

Hoy salen los hándicaps altos primero, siendo Iñaki Pérez González con Juan López-Carballo Camino y José Ramón Moro Oliva con Carlos Prada Fernández, los encargados de abrir la jornada, en la que participan 21 jugadores con licencia de otras comunidades, un veinte por ciento del total de participantes del día.

Un día más quedaron desiertos los premios especiales de los "hoyos en uno" de la XXVIII edición del Torneo de golf LA NUEVA ESPAÑA, Trofeo Unicaja Banco, en el 8 y 16 de La Llorea, de un coche Nissan Qashqai 1.3 Gasolina, 140 CV, Mildhybrid Acenta, color plata y una moto Yadea C1S PRO, siguen quedando a la espera de un jugador que acierte con su golpe y e lleve el premio.

En el hoyo 8 hay muchos golpes cercanos al hoyo, pero siempre queda una pequeña distancia para entrar. En cuanto al hoyo 16 donde el premio es el coche, hay menos jugadores que metan la bola en green y solo conocemos uno en estos dos días que la dejó a menos de un metro.