Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano: Mucha clase en Vallobín

Nacho Huerta y Raúl Blanco, profesores de carrera, se reencuentran en el Unión Financiera para consolidarlo en Plata

Nacho Huerta y Raúl Blanco, ayer, antes de iniciar el entrenamiento en el polideportivo de Vallobín. | UFBO

La presencia en el Unión Financiera de Nacho Huerta (Oviedo, 1989), veterano capitán del equipo, fue una de las razones que empujaron a Raúl Blanco (Gijón, 1996) a aceptar la proposición del club ovetense y regresar a Asturias tras seis años compitiendo fuera. Pese a la diferencia de edad entre ambos, siempre han tenido muy buena relación desde que coincidieron en el segundo año del Juanfersa en Asobal. Comparten pasión por el balonmano, la misma vocación profesional, la enseñanza (Nacho tiene ya la plaza, Raúl prepara las oposiciones) y ahora objetivo: amarrar la permanencia del Unión Financiera Base Oviedo en Plata, la segunda categoría.

"Por desgracia, aquel año en el Juanfersa fue el único que jugamos juntos. Luego, él se fue al Ademar y o me quedé. Es un tío estupendo, siempre está de buen humor y se agradece tener a una persona implicada y que te ayude", apunta Raúl Blanco, extremo gijonés que procede del Caserío Ciudad Real. Nacho Huerta apunta: "Seguimos trayectorias parecidas deportiva y profesionalmente y me gusta ver cómo ha mejorado desde que compartimos vestuario. Es un tío humilde y trabajador con mucho futuro".

Todavía dentro de la primera quincena del mes de julio, Raúl Blanco se convirtió en el primer refuerzo del Base en su ilusionante proyecto en División de Honor Plata. "Volver a casa es una alegría después de años dando vueltas, vengo a demostrar que podemos jugar en esta categoría". Después de años de diáspora constante de los mejores valores del balonmano asturiano, la presencia de un representante de la región en la segunda división puede cambiar la dinámica. "Eso ayuda, sin duda", recalca Raúl, que reconoce que "el balonmano está en una situación precaria y es complicado compaginar deporte con estudios u otros trabajos; conseguir eso en Asturias es un punto a favor".

El reto deportivo no es pequeño, en parte por el endemoniado sistema de competición, heredado de la pandemia. Hay 18 equipos en la categoría y descenderán hasta cinco, con el objetivo de reducirla a 16 para la próxima campaña. A mitad de campaña los equipos se dividirán en grupo de ascenso y grupo de descenso, arrastrando los resultados obtenidos en la primera fase ante tus compañeros de viaje. Por eso fue tan importante el triunfo del equipo ovetense en la jornada inaugural ante el Ikasa Boadilla. "Esto lleva a que todos los partidos sean finales, son puntos decisivos. Era muy importante empezar ganando en casa y ante otro recién ascendido", analiza Blanco, agradecido al buen ambiente que se vivió en el polideportivo de Vallobín: "el público respondió bien, la grada está cerca y había un ambiente festivo por el hecho de ser San Mateo, hubo más emoción y ganas".

El objetivo del Unión Financiera está claro: consolidarse de la mano de Ricardo Margareto en una categoría con exigencia al alza. ¿El de Raúl Blanco? "Mi objetivo siempre es aportar lo máximo posible al equipo, ser uno más. Aportaré mi experiencia y todo mi juego para el objetivo global. Cuanto mejor le vaya al club, mejor le va al jugador".

La experiencia de Raúl Blanco no es desdeñable en una plantilla en la que muchos de sus jugadores nunca han picado tan alto. "Somos varios los que podemos aportarla, es crucial tener gente que conozca la categoría".

El debut del Lobas en Oro habrá de esperar

Pese al acelerón en la preparación que había realizado el Lobas Global Atac Oviedo con el fin de empezar la competición a un buen nivel, el esperado debut en División de Honor Oro, la segunda categoría del balonmano español tendrá que esperar. La Federación Española ha atendido la solicitud de su rival, el Morvedre, de aplazar el choque de la primera jornada, fijado en principio para el 1 de octubre. El motivo alegado por la entidad valenciana es la convocatoria de una de sus jugadoras, Shandy Barbosa, con la selección española., que se concentra entre el 26 de septiembre y el 2 de octubre. El partido no tiene aún nueva fecha y ambos equipos tienen una semana para fijarla.

Compartir el artículo

stats