Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Lorenzo Miembro del cuerpo técnico de la Selección Española de Baloncesto

El asturiano detrás del éxito de España en el Eurobasket: "Decir que íbamos a ser una de las decepciones nos dio motivación extra"

"Hemos conseguido que cada jugador supiese su rol a la perfección, ha sido clave para hacerse con el Eurobasket", dice Jorge Lorenzo

Jorge Lorenzo junto a su oro del Eurobasket J.L.

Aunque compartan nombre, Jorge Lorenzo (Avilés, 1985) poco tiene que ver con el motociclismo. El avilesino está mucho más lejos de los focos que su tocayo, pero su palmarés no tiene nada que envidiarle. Su última gesta es uno de los mayores logros dentro de la historia del baloncesto español. Lorenzo forma parte del cuerpo técnico de la selección de Sergio Scariolo y junto al preparador italiano y los Hernangómez, Rudy Fernández, Alberto Díaz y compañía proclamó campeón del último Eurobasket. Además, ha desarrollado la aplicación Basketouch. Esta herramienta de big data permite hacer análisis en directo de lo que está ocurriendo sobre la pista, con estadísticas de los quintetos, lo que ha permitido al seleccionador español conocer al dedillo a sus rivales. Parte del éxito de España ha sido culpa de este avilesino.

–¿Cuáles son sus labores dentro del cuerpo técnico de Scariolo?

–Me encargo de coordinar a todos los entrenadores. Dentro de la selección hay personas encargadas del ataque, de la defensa y de varios aspectos y yo soy el encargado de coordinarlo todo para después desarrollarlo en las reuniones con Scariolo y dárselo luego a los jugadores. Además, en partidos hago análisis del rendimiento táctico de nuestros sistemas y de los del rival gracias a mi aplicación, Basketouch.

–Entre partido a partido había veces que apenas pasaban 24 horas. ¿Cómo los preparaban?

–Como teníamos el calendario varios días antes intentábamos ir con un partido o dos de adelanto. En la fase de grupos había varios partidos seguidos, por lo que necesitábamos la información cuanto antes, por eso llevábamos las cosas adelantadas. Y también hacíamos mucho trabajo de noche.

–¿Cuántas hora dormía?

–Muy poco (se ríe). Cuatro o cinco horas como mucho.

–Uno de los grandes nombres del Eurobasket ha sido Lorenzo Brown. ¿Cómo gestionaron su situación?

–Nosotros no nos metemos en polémicas, nos focalizamos en lo deportivo. Lorenzo se integró perfectamente, es un jugador con mucha predisposición. En el día a día un asistente le ayudaba traduciéndole las charlas y como a los jugadores no les damos mucha documentación no había problemas. Lo único especial era que el plan de partido lo hacíamos en dos idiomas. Como muchos de los conceptos de baloncesto son en inglés nos facilitó las cosas.

–¿Cuáles diría que son las claves de esta selección?

–Hemos conseguido que cada jugador supiese su rol a la perfección. Hicimos un análisis previo muy amplio y a partir de él Scariolo tomaba sus decisiones. Nosotros conocíamos a la perfección nuestras limitaciones y fortalezas, al igual que la de los rivales. Nos centramos en explotarlas y defensivamente ir al detalle para ver dónde sacar el mejor rendimiento. El gran trabajo del equipo nos facilitó la tarea. Los doce jugadores han sido muy importantes.

–Antes de comenzar, la FIBA colocaba a España como la séptima favorita al título. ¿Sirvió eso como motivación para el grupo?

–Eso ya nos pasó en el Mundial. Un medio internacional apuntaba que España iba a ser una de las grandes decepciones, ya que faltaban jugadores como Pau Gasol, y acabamos ganando. Desde el staff no lo llegamos a comentar con los jugadores, pero seguramente lo hayan visto. Estas cosas siempre sirven. No teníamos nada que demostrar a nadie, pero te da un puntito extra de motivación.

–¿Se esperaba el crecimiento que han tenido jugadores como Garuba, Alberto Díaz o Willy Hernangómez?

–Están bastante acostumbrados a esto, no son nuevos. Está claro que no son las referencias de antes, pero ya han ganado cosas a lo largo de su carrera. Esto es una continuidad de lo que vienen haciendo durante su etapa deportiva. El jugador español lleva años trabajando para conseguir estas cosas. Ha habido un crecimiento claro, pero no ha sido ninguna sorpresa.

Jorge Lorenzo con el trofeo del Eurobasket J.L.

–El caso de Alberto Díaz fue el más llamativo.

–Es un encanto de persona y un excelente jugador. Hace cosas que no salen en las estadísticas, pero que son importantísimas. El robo que hizo ante Turquía a Larkin o la falta en ataque que sacó ante Sabonis fueron claves. Su especialidad es esa y es de valorar, no todo es meter canastas.

–¿Cómo estaba el grupo después de la derrota ante Bélgica?

–Entraron las dudas. Es la primera vez que se usaba ese formato y no era sencillo salir a la pista al día siguiente. Nos sirvió de aprendizaje para todo el campeonato

–Durante la fase final España parecía el Real Madrid, de remontada en remontada.

–Teníamos claro que no íbamos a dejar de competir por mucho que nos descolgáramos. Sabíamos que cuando hiciésemos las cosas bien todo iba a cambiar. Teníamos que reengancharnos al plan del partido y todo volvería a fluir. La confianza que tenía el equipo en sus posibilidades fue clave. Los jugadores están acostumbrados a estas situaciones y tenían la confianza por las nubes, por lo que estábamos tranquilos.

–En la final ante Francia hubo momentos donde estuvieron cerca de ponerse 25 puntos por encima. ¿Temían que un exceso de confianza pudiese transformarse en la remontada de Francia?

–Desde mi punto de vista, no. Estábamos en la final, por lo que la atención estaba al 150%. Íbamos a necesitar esos puntos de ventaja a lo largo del partido, como se vio durante el encuentro, y los jugadores lo sabían.

–¿Cómo plantearon la final?

–Sabíamos de las fortalezas de jugadores como Gobert, Yabusele, Fournier y Huertel. Nosotros íbamos intentando tapar esas fortalezas y nos fue bien. Por ejemplo, Gobert es muy bueno finalizando cerca del aro, pero le cuesta mucho pasar el balón. Lo que hicimos fue ofrecerle siempre la opción de pasar, para que así no entrase a canasta. Eso provocó que tuviese muchas pérdidas y nos ayudó en la final.

–Scariolo termina su contrato después de los Juegos de París y ahora está entrenando a la Virtus, por lo que no podrá participar en las ventanas FIBA. ¿Cree que seguirá a partir del 2024?

–No sé su pensamiento, pero este Eurobasket ha sido muy motivante para todo el equipo. Ahora tenemos ventanas y seguimos compitiendo para ir al Mundial, por lo que no hay tiempo para pensar en eso. No sé qué pasará, pero este título nos ha venido muy bien a todos los niveles. El apoyo ha sido brutal. Lo que tenga que venir, vendrá.

–¿Cómo funciona la aplicación Basketouch?

–La aplicación toma los datos en directo de todo lo que ocurre en el partido. Rendimiento táctico tanto de España como del rival, análisis de las estadísticas de cada jugador, de las acciones que llevan a cabo, de cómo funcionan los quintetos… Te permite hacer análisis en directo de todo lo que pasa sobre la pista.

–¿Y cómo se lo explica a Scariolo?

–La aplicación te permite ver en lo que aciertas y en lo que fallas. Para explicárselo a Scariolo el momento clave es el descanso. Los miembros del cuerpo técnico vemos los datos en una reunión que hacemos antes de que Sergio entre en el vestuario y analizamos lo que está sucediendo. Teniendo en cuenta el plan de partido vemos si los números demuestran si está funcionando o no. Toda esa información se expone en un proyector y Scariolo toma sus notas sobre nuestras conclusiones para luego trasladar lo que estime oportuno a los jugadores.

Jorge Lorenzo junto a Sergio Scariolo J.L.

–¿Cómo le surgió la idea de la aplicación?

–Anteriormente ya hacíamos algo parecido, pero con menos información y sin los quintetos. Creía que podía hacer algo que cubriese todo y que agilizase el proceso, con análisis en directo. Ahora la herramienta toma cerca de 200 datos diferentes, que los cruza con los quintetos y da un veredicto.

–¿Cómo ha sido recibida tu aplicación desde la Federación?

–Desde la Federación siempre han sido muy proclive al big data. Al que más le gusta es a Scariolo, que tiene mucho interés. Siempre quiere ver tendencias del juego, cómo rinden los sistemas y cómo funciona todo.

–Viendo lo que dice de Scariolo, ¿se ha llevado su aplicación a la Virtus de Bolonia?

–Sí, él la usa tanto en la Lega como en Eurocup. Además, hay clientes de otros países, como Uruguay y Japón.

–¿La aplicación podría tener utilidad en otros deportes?

–Podría perfectamente. Al fin y al cabo, es un análisis en directo de lo que va sucediendo. Se tendría que adaptar al estilo de deporte, minutaje, a las dimensiones campo, y al tipo de acciones que se desarrollan, pero es muy algo muy adaptable.

Compartir el artículo

stats