Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De central a hombre para todo del OCB

"Trifón me pide ser yo mismo", dice Shaquille Walters, el polivalente exterior inglés que cambió el fútbol por el baloncesto para sorpresa de su familia

Shaquille Walters, dirigiendo una jugada ante Alonso Meana ayer en Pumarín. | |LUISMA MURIAS

Cuando Shaquille Walters, todavía un adolescente de Denmark Hill, un barrio del distrito londinense de Southwark, anunció que apostaba por el baloncesto en lugar del fútbol, su familia se echó las manos a la cabeza. "Era bueno, podría haber sido profesional del fútbol, y no lo entendían. Solo cambiaron de idea cuando me fui a Estados Unidos a prep school (uno de los tipos de Secundaria) y recibí ofertas de varias universidades de Primera División", explica Shaquille, empapado en sudor, tras concluir ayer el entrenamiento del Alimerka Oviedo Baloncesto.

Un ensayo largo, intenso, con la vista puesta en Albacete, donde el defensa central reconvertido en "all around player", baloncestista para todo, hará el sábado su debut profesional. "Mira dónde estoy, acerté en mi elección", apunta sonriente Walters, que a sus 22 años asumirá buena parte de los galones en la dirección de juego ante la ausencia por lesión de Romeo Crouch. Rookie por rookie. Así es la vida del OCB.

El joven está disfrutando de la experiencia. "Especialmente de lo tranquilo que es esto, imagínate, soy de Londres... y me encanta la comida, siempre pido un plato de croquetas", explica Shaquille con otra gran sonrisa. Pero también se aplica en absorber los conceptos del baloncesto europeo, distinto al que se practica en las universidades estadounidenses: "Estoy aprendiendo cada día con nuestros grandes entrenadores, coach Trifón (Poch), coach Kike (Fernández) y coach Alberto (Carmona)".

¿Qué le pide "coach Trifón" a Shaquille Walters? "Me encanta defender y esa es mi tarea número uno, marcar el tono en defensa. En ataque me dice simplemente que sea agresivo. Lo que más me gusta de Trifón es que me deja ser yo mismo, no me pone presión. Pero tengo que ser más líder, la temporada pasada fue la primera que jugué entera de base", explica. Principalmente, el inglés colaborará en la creación de juego y diseccionará las defensas para asistir a sus compañeros o anotar.

Walters ve a la plantilla lista para empezar. "Hemos entrenado un montón durante la pretemporada. Sabemos que no estamos como estaremos más adelante, pero la posición de partida es buena. Hemos tenido problemas con las lesiones, pero nuestra fortaleza es que todos queremos lo mejor para todos; he estado en varios equipos y no siempre es así". El sábado, Shaquille se levantará enchufado al "reggae", calmado, y cerrará el día con "hip hop". Algo más excitante para celebrar, espera, el triunfo en su debut profesional.

Compartir el artículo

stats