Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "Espartana", la camarera de puños de acero: "Voy a ser campeona de España y de Europa"

La gijonesa Miner Gutiérrez deja una gran sensación en Londres en su debut internacional como profesional

Por la izquierda, Rober Menéndez, «el Puma»; Miner Gutiérrez, Ricky Hatton, Chloe Watson, el segundo entrenador de Chloe Watson y José Manuel Iglesias, «Punky». M. G.

La llamaban "Miner dollar baby" –un juego entre su nombre y el título de la película que cuenta la historia de una mujer boxeadora– antes de dar el salto al mundo profesional. Entonces, Miner Gutiérrez decidió apodarse "Espartana", por sentirse como "aquellas mujeres adelantadas a su tiempo, con voz y voto, que incluso competían con los hombres". A esta gijonesa de 29 años no le asustan los retos, le apasionan. El pasado fin de semana disputó su primer combate fuera de España, el tercero como profesional, en el York Hall de Londres. "Perdí a los puntos, pero tengo claro que seré campeona de España y de Europa", sentencia. Va más allá. "Lo conseguiré en un plazo de dos años, como mucho", asegura. Nadie la para.

Miner es más que una boxeadora en busca del golpe de gloria. Cada día, a partir de las 7 de la mañana, trabaja como camarera en una cervecería de su barrio, La Calzada, "Se llama ‘A puño limpio’", detalla sobre el local hostelero, donde el cuadrilátero es también una inspiración. Al mediodía está fuera para completar la jornada como entrenadora de boxeo. A eso hay que sumar los entrenamientos propios, su preparación para alcanzar los títulos que está convencida conseguirá.

Miner Gutiérrez, «la Espartana», con la bandera de Asturias. M. G.

Puesta a punto

Su puesta a punto se reparte entre la Escuela de Musculación Asturiana, en Gijón, y el Club de Punky, en Laviana. Allí, José Manuel Iglesias, "Punky", excampeón de España, y Róber Menéndez, el "Puma", sus preparadores, moldean a la próxima campeona nacional. "Para ir al campeonato de España te exigen al menos cinco combates profesionales. Me faltan dos, pero voy a intentar participar en el próximo", advierte. No tiene ninguna fecha cerrada aún, pero cree que "ya no será en el extranjero".

La experiencia en Londres, lejos de frenar su ímpetu por el resultado, la ha motivado. "Fuimos las que más espectáculo dimos en la velada. Llegamos al sexto asalto y decidieron los puntos. Fue justo", admite sobre el triunfo de Chloe Watson, cuyo entrenador es el expúgil inglés Ricky Hatton. "Viene de ser campeona amateur en Gran Bretaña. Allí cuando das el salto a profesional es diferente. Hay ayudas, becas para los deportistas. Aquí te tienes que buscar la vida", lamenta "la Espartana", que mantiene relación con su oponente. Días después del combate todavía se siguen escribiendo por Instagram.

A Miner también le motiva el hecho de dar relieve a las mujeres en un mundo, el del boxeo, tradicionalmente dominado por hombres. "El boxeo femenino está en auge. Somos cada vez más, aunque es cierto que parece que tenemos que demostrar también más que el resto para que se nos tenga encuentra. La gente no se espera que una chica pueda dar el espectáculo que atribuye a los hombres. Que prueben, se sorprenderán", desafía "la Espartana".

Compartir el artículo

stats