"Es una felicidad inexplicable, fue muy emocionante", dice la ovetense Cristina Pérez tras proclamarse campeona de España de canicross junto a su perra "Coco" en el Nacional disputado el pasado domingo en Ólvega (Soria), con un tiempo de 31 minutos y 10 segundos. La deportista asturiana, que forma parte del Celtastur Mushing de Llanera, da así otro salto más en su ascendente carrera en este deporte cada vez más practicado y en el que el entendimiento entre el corredor y su mascota es lo más importante.

Cristina Pérez y «Coco» tras ganar el Campeonato de España. | C. P.

Dentro del mushing, Cristina Pérez compite en la modalidad de canicross, en la que el corredor va atado mediante un arnés a su mascota, que es la que tira de él. "En el club hubo lágrimas de emoción y parece ser que todos sabían que podíamos quedar campeones de España", señala la deportista asturiana tras este importante logro.

Cristina Pérez comenzó la temporada con una cita importante a la que se había clasificado al ser tercera en la anterior Copa de España: el campeonato de Europa que se disputó en la ciudad alemana de Leipa en noviembre y en el que acabó entre las diez primeras de su modalidad. "La experiencia del Europeo fue muy chula, era la segunda vez que ‘Coco’ competía, ya habíamos empezado la temporada en Valdefresno (Castilla y León) con un primer puesto y la segunda cita era ya el Europeo, muy exigente para él; pero lo defendimos bastante bien, sobre todo el segundo día", explica esta fisioterapeuta de Oviedo.

Una cita previa a un campeonato de España en el que Cristina Pérez sabía que tenía opciones de pelear por estar arriba, pero no tanto como para ganar: "No lo tenía claro porque luchaba contra dos rivales con muchos logros a nivel nacional e internacional, no era nada fácil, pero sabía que podía pelearlo por cómo veía entrenar a ‘Coco’".

Este animal sustituye a "Tina", con la que competía hasta la temporada pasada, y las pruebas previas sirvieron a la nueva pareja para ir acoplándose en competición: "Carrera a carrera él va sabiendo mejor lo que tiene que hacer, cogiendo ese gusto por competir, respetar a otros equipos y quitarse miedos e inseguridades".

Este resultado supone un espaldarazo enorme para una corredora que tiene que hacer muchos esfuerzos para practicar este deporte tan particular: "Para mí este campeonato de España es llegar a lo más alto, el ganar no es sólo una medalla, es el resultado de mucho esfuerzo y trabajo detrás; muchas vueltas a la cabeza del entrenador, que es mi marido, para planificar bien cada entrenamiento y meterse en la cabeza de los perros para saber qué les puede venir bien entrenar a cada uno, frustraciones y alegrías, mucho apoyo de los compañeros que te animan y te dan confianza y seguridad para saber que puedes estar ahí, es un orgullo que uno de nuestros perros sea campeón de España", concluye.