Quentin Urban y Jeremy Candy repiten triunfo francés en el Descenso del Sella más apretado

Los extranjeros ganan la partida a los ribereños: los húngaros Adrian Boros y Bruno Kolozsvari son segundos y superan a Miguel Llorens y Alberto Plaza, que dominaron gran parte de la prueba

VÍDEO: El increíble sprint final del Descenso del Sella, más disputado que nunca

Jorge Beltrán

Las expectativas sobre el gran nivel de esta edición del Descenso Internacional del Sella se quedaron hasta cortas. Los franceses Quentin Urban y Jeremy Candy, que salieron muy atrás pero que realizaron una remontada espectacular, reeditaron su triunfo del año pasado bajo el puente de Ribadesella tras el sprint más multitudinario que se recuerda en la historia de la prueba. Urban y Candy, campeones mundiales, tomaron la cabeza al entrar en la ría y batieron por muy poco a otros de los favoritos, los húngaros Adrian Boros y Bruno Kolozsvari. Finalmente los extranjeros, de máximo nivel en esta oportunidad, superaron a los ribereños. Se quedaron muy cerca Miguel Llorens y Alberto Plaza, de la Cultural de Ribadesella que marcaron el ritmo durante gran parte del recorrido pero se quedaron sin fuerzas a la hora de disputar el triunfo. Pese a todo, completaron el podio de un Sella que resultó espectacular por la lucha de casi una decena de embarcaciones en unas condiciones muy difíciles, con muy poca agua.

La salida fue impetuosa por parte de otra pareja local, la formada por Alberto Llera junior y Roberto Geringer, del Piragüismo El Sella, mientras que desde el principio se pudieron comprobar las dificultades del K-2 que había obtenido el primer puesto en la contrarreloj, el de los alemanes Max Hoff y Claas Gerbhardt, para meterse en la cabeza. Al paso por La Remolina, apenas cinco minutos después, ya eran Llorens y Plaza los que marcaban la pauta.

La pareja local impuso un ritmo infernal que descolgó a buena parte de los favoritos. Únicamente los húngaros Boros-Kolozsvari y Llera-Geringer respondían. Así sucedió durante un buen rato hasta que poco a poco se asomaron a la cabeza los franceses Quentin Urban y Jeremy Candy, los vigentes campeones selleros, que habían sido relegados de mano a la undécima posición en la contrarreloj. Su remontada fue implacable y su estrategia, inteligente: se dejaron guiar por Llorens y Plaza, muy conocedores del cauce, mientras esperaban para demostrar su mejor virtud: el sprint. Aguardaron su momento, fueron pacientes hasta que los palistas de la Cultural bajaron su marcha asfixiante, que por un momento pareció que iba a romper la carrera. 

Al paso por Fries ya se pudo percibir el reagrupamiento en cabeza, con hasta siete K-2 con opciones: los mencionados Llorens-Plaza, Boros-Kolozsvari, Urban-Candy y Llera-Geringer, más Miguel Fernández Castañón-Luis Amado Pérez, asturianos del Fluvial de Lugo; Álvaro Fernández Fiuza y Guillermo Fidalgo, del Oviedo Kayak, y los sudafricanos Matthew y Joshua Fenn. De los demás candidatos, Hoff y Gerbhardt venían en el segundo grupo, como los sudafricanos Andy Birkett y Uli Hart. Los daneses Mads Pedersen y Thorbjorn Rask, fuera de juego por problemas con el timón.

VÍDEO: La espectacular salida del Descenso del Sella en Arriondas

Marta Cercadillo

A la entrada de la ría de Ribadesella, Urban y Candy tomaron el mando y ya no lo soltaron. Fue un larguísimo sprint, con varios esfuerzos postreros de las embarcaciones ribereñas, pero los franceses no dieron su brazo a torcer y volvieron a levantar los brazos bajo el puente.

Algo que también hizo el palista local Walter Bouzán, del Piragüismo El Sella, al que se le iluminó la cara al conseguir su undécima victoria total en la prueba. En este caso salió primero en su categoría y no dio opción a Javi López, el sotobarquense de Los Cuervos, que había ganado el año pasado y se tuvo que conformar con el segundo puesto.