El Avilés acumula galardones

El ariete Natalio y el portero Davo, ambos blanquiazules, destacaron por su olfato goleador y su buen hacer bajo los palos

Por la izquierda, Natalio y Davo Armengol.

Por la izquierda, Natalio y Davo Armengol. / Irma Collín

Noé Menéndez

Noé Menéndez

Patrocinan:
Caja Rural
Cyasa
Asturdai
PDM Siero

El resurgir del Avilés la temporada pasada, llegando a meter en el Suárez Puerta a más de siete mil personas, tuvo su reflejo en la gala del fútbol asturiano de LA NUEVA ESPAÑA. Cuatro jugadores del cuadro blanquiazul, Davo Armengol, Natalio, Isi Ros y Primo, recibieron sus respectivos galardones, pero no fueron los únicos. Lora, que acudió a la gala junto a su familia, se llevó el premio al mejor jugador del Lora, Adrián Torre al mejor futbolista del Langreo y Alex Cardero, actualmente en el Arenteiro, el de mejor futbolista del Vetusta.

Natalio, capitán del Avilés, fue, junto a Primo, el máximo goleador de equipos asturianos en las primeras cuatro categorías. El valenciano anotó once tantos la pasada campaña, llevando a su equipo a rozar el ascenso a Primera Federación. Además, su acierto goleador no fue flor de un día, porque el ariete es el mejor artillero de los blanquiazules esta campaña con ocho tantos. Primo abandonó el Suárez Puerta este verano para recalar en las filas del Numancia, por lo que no pudo recoger el galardón y en su nombre lo hizo Joaquín, delegado del equipo.

El otro nombre blanquiazul que no pudo recoger su premio fue Isi Ros. El extremo murciano ahora pertenece al Águilas tras brillar en el Avilés y no pudo viajar para recoger su premio al tener entrenamiento. Por su parte, Davo Armengol fue reconocido como el mejor guardameta de los equipos asturianos en las primeras cuatro categorías, encajando tan solo dieciséis tantos en 23 encuentros.

Adrián Torre, capitán del Langreo, fue una de las piezas claves de la permanencia langreana, que hasta el último instante estuvo pendiente de un hilo. Hasta el último encuentro, un disputado duelo ante el Valladolid B, los de Javi Vázquez no aseguraron su plaza en Segunda Federación. En el Marino el galardonado fue el incombustible Alberto Lora, que sigue disfrutando del fútbol en tierras gozoniegas, echándose al equipo de Sergio Sánchez a la espalda mientras pelean por la salvación. En el Oviedo Vetusta el premio fue para Álex Cardero, futbolista que tras tener un papel muy importante en el filial azul la pasada campaña, este mercado de enero se fue a las filas del Arenteiro, de Primera Federación.