Pedro Vázquez, noveno en la final de K-2 1.000 en el Europeo de piragüismo sprint

Pedro Vázquez, en la Copa de España de sprint en Trasona

Pedro Vázquez, en la Copa de España de sprint en Trasona / Jonás Pravia

J. M. Carbajal

J. M. Carbajal

El asturiano Pedro Vázquez Llenín y el vallisoletano Marcos Caballero Hernández quedaron hoy, viernes, novenos en la final de K-2 1.000 metros en los Campeonato de Europa de sprint, que se están desarrollando en aguas de Szeged (Hungría). El dorado metal fue para la tripulación italiana formada por Samuel Burgo y Andrea Schera, quienes invirtieron 3.11.138. Los húngaros Vajda y Szabo se quedaron con el metal de plata y los franceses Carré y Hubert con el bronce.

Por su parte, la canoísta madrileña María Corbera ha cosechado la medalla de bronce en el C-1 500 metros, la primera de la delegación española, con una regata muy rápida en la que consiguió mantenerse arriba hasta el final. Un resultado que le permite saborear una nueva medalla antes de afrontar el reto más importante de esta cita: El C-2 500 junto a Antía Jácome. 

El gallego Pablo Graña fue otro de los grandes protagonistas de la jornada al logró un meritorio segundo puesto en la prueba del C1 200 masculino y consiguiendo así su tercera medalla europea consecutiva. “Es una distancia ideal para mí, ya que llevo muchos años trabajando sobre ella. Es una pena que ya no sea olímpica”, señaló el canoísta al finalizar su prueba. 

La delegación española acarició las medallas en la jornada de este viernes, donde dispuso de diferentes opciones, pero el nivel europeo fue muy exigente para nuestros palistas. Este sábado se disputará la penúltima jornada del campeonato, donde España podrá luchar por seis medallas en la jornada matinal, que podrán ser más durante la tarde.