Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pequeño Dani sacrifica la siesta para ver al Real Oviedo salir hacia Gijón

"Vamos a ganar 0-2, con goles de Borja y Blanco Leschuk", dice el niño de 3 años de Pola de Lena, acompañado por su abuela a la salida del autobús azul

El pequeño Dani sacrifica la siesta para ver al Real Oviedo salir hacia Gijón

Daniel Fernández Pérez es de Pola de Lena, ha empezado a ir al Colegio de El Pilar y es muy del Oviedo. Tanto que su tía abuela, Maribel Pérez, ovetense y de la Peña Azul La Casuca, como reflejaba la mascarilla que la protegía, se lo llevó desde el barrio de El Cristo hasta Vallobín, más de media hora de paseo, para ver la salida del equipo azul, que partió a las 16:20 horas hacia Gijón, donde se las verá con el Sporting en el partidazo de Asturias.

A Daniel le tocó sacrificar la siesta y se le notaba. Estaba algo dormido, cuando, montado en un carricoche que empujaba su tía abuela, llegó a donde estaba aparcado el autobús del Oviedo, en la puerta de un hotel de la ciudad donde se habían concentrado los jugadores. Igualito que el vehículo que había en la puerta, pero de juguete, llevaba Dani uno en las manos. Y le hacía gracia comprobar lo mucho que se parecían.

Dani fue un afortunado, puesto que, a diferencia del resto de aficionados, que tuvieron que guardar cierta distancia con los jugadores azules, él pudo ver de cerca la salida. No pasó inadvertido y Jorge Menéndez Vallina, presidente del club, y Manuel Paredes, vicepresidente, se acercaron y le regalaron un pin. Maribel Pérez se lo agradeció de corazón. Paredes dio la mano a todo el mundo y hubo cierto punto de emoción en todos los gestos. Maribel no se cansó de agradecer el gesto a los rectores del club: "A Jorge se le ve mucho mejor", decía

Menéndez Vallina dijo, mientras esperaba la salida de los jugadores, que para él este derbi es aún más especial porque puede verlo después del susto que se llevó con su salud hace un tiempo. "Puedo verlo", dijo. Paredes, por su parte, solo acertaba a decir una cosa sobre el partido: "Ganar". Una vez que fueron saliendo los jugadores hubo abrazos, palabras al oído y mucha concentración. La de los jugadores, la de los directivos y la de Dani, que se quedó sin siesta pero que difícilmente olvidará la primera vez que vio a su equipo salir hacia Gijón para ver el gran partido de fútbol de Asturias. Aunque le costara la siesta.

Compartir el artículo

stats