Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bisturí azul del partidazo de Asturias: Un buen Oviedo, muy serio atrás, dejó sin opciones al Sporting

El Oviedo celebra su victoria en El Molinón

El Oviedo celebra su victoria en El Molinón Marcos León / Miki López

Un buen Oviedo se llevó el derbi. Al igual que sucedió la pasada temporada, el partido se decantó para el que estuvo mejor. A los azules les bastó el acierto de Diegui en el tramo inicial para anular a un Sporting que nunca estuvo cómodo. En la primera mitad, el Oviedo salió mejor. A los azules les hizo falta muy poco para ponerse por delante en el marcador. Su primera acción ofensiva, en una buena combinación entre Sangalli y Nahuel, finalizó con un centro desde la banda izquierda de Lucas que Diegui remató a la red. El gol asentó al Oviedo y sembró dudas en el Sporting. Los azules con la ventaja en el marcador dejaron la posesión al Sporting, pero apenas pasaron por situaciones apuro porque se armaron bien en defensa y concedieron muy poco ante un rival que carecía de profundidad y velocidad. Además, el Oviedo salió muy bien desde atrás y al contraataque tuvo una buena oportunidad, la más clara de la primera mitad, para ampliar su ventaja en el marcador. Fue en un córner a favor del Sporting: los azules recuperaron rápido el balón y un buen pase de Borja Sánchez desde la izquierda dejó a Nahuel en un mano a mano con Mariño, pero el disparo del delantero argentino se marchó rozando el poste izquierdo de la portería rojiblanca. En la segunda mitad, el Oviedo mantuvo su orden defensivo, especialmente en el centro de la zaga, ante un rival que quiso, pero no pudo. El Sporting volvió a tener la posesión, pero sin recursos suficientes, sin profundidad por las bandas, para poner en aprietos a un seguro conjunto azul que solo sufrió al final, más por la incertidumbre del resultado que por el acoso del Sporting.

La clave

Diegui, la sorpresa en el once, fue decisivo en la victoria

La sorpresa en el once inicial del Oviedo fue la presencia de Diegui. El habitual en esa posición, Juanjo Nieto, sufrió molestias en el entrenamiento del viernes, lo que obligó a Ziganda a modificar el lateral derecho. Diegui solo había jugado dos partidos de titular esta temporada, ante el Alcorcón y el Leganés, mientras que su otra aparición en el equipo fueron los últimos siete minutos del derbi de la primera vuelta disputado en el Tartiere, en el que salió en lugar de Mossa. Con el de ayer son cuatro partidos y ayer logró el gol de la victoria que supone un gran paso para el Oviedo en su intento de alejarse de la zona de descenso. La paradoja es que además lo consigue un jugador que finaliza contrato el próximo 30 de junio y no va a continuar la próxima temporada. A pesar de todo, su comportamiento tanto en los entrenamientos como fuera es un ejemplo, y así se lo reconocieron todos los compañeros a la finalización del partido.

Un balance de lujo

Pleno de Ziganda: tres derbis y tres victorias

El balance de Ziganda en los derbis no admite discusión. Tres partidos y tres victorias. Un pleno del que pocos pueden presumir. La primera victoria de Ziganda en el partido de rivalidad fue la temporada pasada en El Molinón, con gol de Borja Sánchez. La segunda fue en el partido de la primera vuelta, en el Tartiere, con el gol de Tejera de penalti y la última la de ayer con el tanto de Diegui. Tres triunfos y los tres por 1-0.

Fin a la mala racha

Los azules conservaron con comodidad su ventaja tras marcar en los primeros minutos

Con la victoria de ayer, los azules pusieron fin a su peor racha de la temporada. El Oviedo no ganaba fuera de casa desde el pasado 6 de diciembre, cuando lo hizo ante el Sabadell por 0-1. Además, el triunfo en El Molinón sirve para que los azules cierren sus peores registros del año ya que acumulaban siete partidos sin conocer la victoria, con solo cinco puntos de 21 posibles. Su último triunfo había sido en el Tartiere ante el Zaragoza, el pasado 28 de febrero.

Dominio azul en los derbis

Cinco victorias, dos empates y una derrota en cuatro años

La victoria del Oviedo en El Molinón confirma el dominio de los azules en los partidos de rivalidad desde su regreso al fútbol profesional. Desde la temporada 2017-18, en la que se volvieron a encontrar los dos equipos en Segunda División, el Oviedo lleva cinco victorias, dos empates y una sola derrota en los partidos de rivalidad. La única derrota de los azules se produjo en El Molinón, en la temporada 2018-19, por 1-0, en un partido en el que se anuló un gol a Ibrahima en el tramo final.

Compartir el artículo

stats